*

X

Redención en el arte: artista pinta cotizadas obras desde prisión

Arte

Por: ps mexico - 12/04/2013

Como recluso en una cárcel de la Ciudad de México, este artista ha creado más de 200 cuadros: su trabajo evoca una reinterpretación de la tradición plástica mexicana. Este 5 de diciembre habrá una venta y exposición de su arte, mismo que, asegura, lo ha ayudado a armonizar su vida.

3 “De repente el arte deja de ser belleza,

pero también la verdad es belleza”

Más allá de que conseguir los medios para dedicarte a la pintura en una cárcel mexicana es, en sí, un arte, Francisco Javier Tejeda Jaramillo, condenado a prisión por cuarenta años y quien hasta hoy ha cumplido al menos 28 de estos, ha logrado salir de la tristeza, "vivir catarsis", como él mismo dice, a través del arte, e inspirar a sus alumnos para repensar sus vidas.

Tejeda ha creado un estilo propio, mediante un sello estético que proyecta personalidad plástica, pero que también pareciera manifestar una reinterpretación de la tradición plástica mexicana: sus trabajos pueden evocar a José Luis Cuevas, pero también a Tamayo, o quizás a algo de Raúl Anguiano. Consciente o inconscientemente, este artista está devolviendo un ADN impreso en la plástica mexicana, pero concebido desde su esencia.

En el Reclusorio Preventivo Norte de la Ciudad de México tiene su taller, enfrente del corredor artesanal instalado en este lugar. Ha producido más de 200 cuadros, e incluso, ha ideado artefactos innovadores montando telas sobre tableros en lugar de bastidores, y también caballetes giratorios que ya usan algunos pintores.

Para este creador, el arte es una vía por la cual el inconsciente habla, y advierte que éste no solamente transmite los sentimientos sublimes, sino también los de tristeza o frustración, que, al igual, son parte de las historias de vida de casi todos; pero más aún de aquellos que han vivido historias difíciles. En una entrevista para el diario Milenio advierte “De repente el arte deja de ser belleza, pero también la verdad es belleza”.

1

En su proceso creativo, Tejeda ha dejado de supeditarse a las técnicas o ideas preconcebidas, y así, ahora él deja que su inconsciente pinte. “Dejar que pinte el inconsciente: pinta lo que quieras, y uno le presta la mano”, y de esta manera, sus pinturas para él son liberadoras: “El arte es catarsis, dice uno, ese cuadro ya me liberó de repente”.

En el 2008 recibió la visita del pintor mexicano José Luis Cuevas y a partir de este suceso confirmó que la pintura era su vocación, hoy, también imparte cursos de pintura a más reclusos. Su más emblemática inspiración es ayudar a que las personas, mediante el arte, cambien su forma de pensar, para que vivan su vida desde una manera honesta, liberando, a través de la pintura sus mentes y así encontrar serenidad.

Este 5 de diciembre se realizará una venta de arte de este pintor, cuyo trabajo ha comenzado a ser reconocido internacionalmente. Aún si se carece de los recursos para adquirir algo de  su obra, resulta interesante percibir los sentimientos e historia de este personaje a través de su plástica individualmente liberadora.

Evento: Venta de Arte

Fecha: 5 de diciembre de 2013,  20:00 hrs.

Lugar: Foro 69 / Periférico de Sur a Norte 469, a un lado del 445

Una crónica del accidentado pero interesante inicio del primer Boiler Room en México.

boiler-room-mexico-

Por primera vez en México se celebró el afamado Boiler Room para dar una muestra del diverso talento que existe en nuestro país, con una amplia gama de géneros y productores. El proyecto suele ser importante para dar un empujón  a la escena local electrónica y exhibir su talento en otros países.

El primer día se mostró a un grupo de productores que son claves para entender el underground mexicano como: Javier Estrada, productor que mezcla la cultura bass y la música étnica mesoamericana, quien ha sido admirado por personajes como DJ Rupture y Diplo; Daniel Maloso, regiomontano miembro del sello Cómeme, que trabaja con sonidos tecno e influencias latinas. También se presentó Meneo con sus desenfrenados bailes y su gameboy. Siete Catorce es uno de los productores que más ha dado de qué hablar con su llegada al D.F. y trabajo editado por N·A·A·F·I: el joven productor hizo que los asistentes empezaran a balancearse con los beats que conformaron su set. La primera sesión sufrió un contratiempo al producirse un apagón, por lo que se tuvo que cerrar la sesión para que Teen Flirt pudiera llegar para abrir el concierto de James Blake.

Día 2:  Con  la idea, según los organizadores, de "mostrar talento que juega con sonidos que no existen en otras partes del mundo, más que en nuestras calles: la música popular", se presentaron personajes como el holandés Dick el Demasiado, que se ha puesto la corona como el pionero de la cumbia experimental desde hace muchos años; Los Macuanos, un trío de Tijuana cuya electrónica tropical y tenebrosa ha llegado a lugares como Suecia. Quienes conocen su música sabrán que tiene como base la protesta, así que no fue extraño que su set incluyera un bolillo a lado de un producto planeado para salir a cuadro;  la sesión continuó con BN Loco-Uriel Esquenazi, un productor con décadas de carrera y remixes para proyectos como Thievery Corporation. La segunda sesión la cerró G-Flux, productor/dj mexicano que forma parte del colectivo Súper Cumbia Futurista junto con El Hombre que Odiaba Las Naranjas. Su especialidad, la electrocumbia, fue el broche de oro para contrastar con la sesión que le seguía, la cual se enfocaría más al Deep House.

Día 3: El line-up consistió de Soni Cerón, una joven dj que ha ganado su lugar en el circuito del mundo housero; Louie Fresco, quien desafortunadamente canceló por cuestiones de logística; Metrika, que garantizó el inicio de una noche llena de baile con años de experiencia y siendo uno de los productores mexicanos más consolidados en el plano internacional, parte del sello Crosstown Rebels de Londres. Sin embargo, quizás lo más esperado era Balcazar & Sordo, dos leyendas del house que han dado la vuelta al mundo y que son absolutamente imparables. El pequeño estudio se convirtió en una licuadora de beats donde la sorpresa más grande fue Josep, su set pasó por house, techno, bass...todo perfectamente calculado. 

El último día fue dedicado a talento más nuevo: Century, del Distrito Federal y parte del sello Cobra Voyage, al igual que Pettro. Esta disquera mexicana no lleva muchos años, pero tienen muy buena selección de artistas mexicanos enfocados en el techno y la electrónica. Ana Helder se la llevó al ser uno de los sets más divertidos e inesperados. La joven argentina lleva poco de ser parte de la familia Cómeme y ya promete mucho. Para cerrar la tercera sesión, esta vez transmitida desde el clásico Casino Metropolitano estuvo White Visitation, con un techno atmosférico que pone en obviedad su relación con RVNG INTL. 

Esto fue una muestra comprensible (o no...) de la escena en México y Latinoamérica, un inicio incluyente que podrá exponer talento local e internacional. Si bien el Boiler Room tuvo una primera edición mexicana un tanto accidentada y vacilante, criticado por muchos debido a las sesiones interrumpidas, cambios de line-up y demás, el proyecto sigue siendo interesante en tanto que es una vitrina para el talento nacional. Más de la mitad de los views que se generaron a lo largo de estos tres días vinieron del extranjero: una muestra de que hay un genuino interés en los ritmos periféricos que México tiene que ofrecer. Algo también que nos hace reflexionar si acaso los mexicanos preferimos generalmente lo que viene del extranjero, imbuyéndole un aura superior y mostrando quizás también un complejo de inferioridad (o en este caso simplemente nos volvemos más exigentes), pero eso es tema para otro artículo muy distinto a éste.