*

X

¿Puedes encontrar a las madres ocultas en estas fotografías victorianas?

Arte

Por: pijamasurf - 12/04/2013

En la era victoriana, el tiempo de exposición para tomar una fotografía era aproximadamente de medio minuto (quizá una de las razones para tomar tantas fotografías post-mortem), por lo tanto, las madres victorianas que querían un retrato de sus bebés se tenían que disfrazar de sillas, sillones y cortinas para tenerlos quietos. En las fotografías se pueden ver claramente los cuerpos adultos tapados para parecer parte del inmobiliario. Cada foto (alguna más que otra) revela una ingenuidad graciosa, las mamás parecen más una representación de fantasmas que una silla o una mesa, pero ello le da una estética tanto afectiva, como perturbadora a la colección. 

La serie es parte del libro The Hidden Mother, de Linda Fregni Nagler.

Te podría interesar:
Una crónica del accidentado pero interesante inicio del primer Boiler Room en México.

boiler-room-mexico-

Por primera vez en México se celebró el afamado Boiler Room para dar una muestra del diverso talento que existe en nuestro país, con una amplia gama de géneros y productores. El proyecto suele ser importante para dar un empujón  a la escena local electrónica y exhibir su talento en otros países.

El primer día se mostró a un grupo de productores que son claves para entender el underground mexicano como: Javier Estrada, productor que mezcla la cultura bass y la música étnica mesoamericana, quien ha sido admirado por personajes como DJ Rupture y Diplo; Daniel Maloso, regiomontano miembro del sello Cómeme, que trabaja con sonidos tecno e influencias latinas. También se presentó Meneo con sus desenfrenados bailes y su gameboy. Siete Catorce es uno de los productores que más ha dado de qué hablar con su llegada al D.F. y trabajo editado por N·A·A·F·I: el joven productor hizo que los asistentes empezaran a balancearse con los beats que conformaron su set. La primera sesión sufrió un contratiempo al producirse un apagón, por lo que se tuvo que cerrar la sesión para que Teen Flirt pudiera llegar para abrir el concierto de James Blake.

Día 2:  Con  la idea, según los organizadores, de "mostrar talento que juega con sonidos que no existen en otras partes del mundo, más que en nuestras calles: la música popular", se presentaron personajes como el holandés Dick el Demasiado, que se ha puesto la corona como el pionero de la cumbia experimental desde hace muchos años; Los Macuanos, un trío de Tijuana cuya electrónica tropical y tenebrosa ha llegado a lugares como Suecia. Quienes conocen su música sabrán que tiene como base la protesta, así que no fue extraño que su set incluyera un bolillo a lado de un producto planeado para salir a cuadro;  la sesión continuó con BN Loco-Uriel Esquenazi, un productor con décadas de carrera y remixes para proyectos como Thievery Corporation. La segunda sesión la cerró G-Flux, productor/dj mexicano que forma parte del colectivo Súper Cumbia Futurista junto con El Hombre que Odiaba Las Naranjas. Su especialidad, la electrocumbia, fue el broche de oro para contrastar con la sesión que le seguía, la cual se enfocaría más al Deep House.

Día 3: El line-up consistió de Soni Cerón, una joven dj que ha ganado su lugar en el circuito del mundo housero; Louie Fresco, quien desafortunadamente canceló por cuestiones de logística; Metrika, que garantizó el inicio de una noche llena de baile con años de experiencia y siendo uno de los productores mexicanos más consolidados en el plano internacional, parte del sello Crosstown Rebels de Londres. Sin embargo, quizás lo más esperado era Balcazar & Sordo, dos leyendas del house que han dado la vuelta al mundo y que son absolutamente imparables. El pequeño estudio se convirtió en una licuadora de beats donde la sorpresa más grande fue Josep, su set pasó por house, techno, bass...todo perfectamente calculado. 

El último día fue dedicado a talento más nuevo: Century, del Distrito Federal y parte del sello Cobra Voyage, al igual que Pettro. Esta disquera mexicana no lleva muchos años, pero tienen muy buena selección de artistas mexicanos enfocados en el techno y la electrónica. Ana Helder se la llevó al ser uno de los sets más divertidos e inesperados. La joven argentina lleva poco de ser parte de la familia Cómeme y ya promete mucho. Para cerrar la tercera sesión, esta vez transmitida desde el clásico Casino Metropolitano estuvo White Visitation, con un techno atmosférico que pone en obviedad su relación con RVNG INTL. 

Esto fue una muestra comprensible (o no...) de la escena en México y Latinoamérica, un inicio incluyente que podrá exponer talento local e internacional. Si bien el Boiler Room tuvo una primera edición mexicana un tanto accidentada y vacilante, criticado por muchos debido a las sesiones interrumpidas, cambios de line-up y demás, el proyecto sigue siendo interesante en tanto que es una vitrina para el talento nacional. Más de la mitad de los views que se generaron a lo largo de estos tres días vinieron del extranjero: una muestra de que hay un genuino interés en los ritmos periféricos que México tiene que ofrecer. Algo también que nos hace reflexionar si acaso los mexicanos preferimos generalmente lo que viene del extranjero, imbuyéndole un aura superior y mostrando quizás también un complejo de inferioridad (o en este caso simplemente nos volvemos más exigentes), pero eso es tema para otro artículo muy distinto a éste.