*

X

Plática con Chögyam Trungpa Rinpoche: la depresión como un estado altamente inteligente

Salud

Por: pijamasurf - 12/05/2013

Chögyam Trungpa Rinpoche platica con un estudiante acerca del estado de depresión y lo describe como "la energía más dignificada de todas”.

AmandaCharchian-calm+sea+c

La depresión es un estado mental que todos los humanos compartimos, y es absolutamente reconocible ya que conlleva una suerte de apatía, o nihilismo, ante la vida. Uno de sus síntomas más fuertes es que nos despoja de inspiración y por lo tanto de las buenas ideas. A ningún hombre deprimido se le ocurre que hacer ejercicio, meditar, salir a caminar, escribir o leer pueden ayudarlo a salir de la pesadez porque en ese estado todo, absolutamente todo, pierde sentido. Pero la depresión, también, es un estado increíblemente profundo y pone a la persona en contacto consigo misma. Ninguna de las cosas externas parece lograr un diálogo con el deprimido; el diálogo es sólo hacia adentro, con las profundidades.  

El siguiente texto es un pasaje de una plática de Chögyam Trungpa Rinpoche, que puede servir de ayuda para entender el sentimiento, o, como él la llama, “la textura” de la depresión. Trungpa enfatiza que la depresión es “la energía más dignificada de todas”, e imbuye una especie de sacralidad a la experiencia. Logra sacar a luz la inspiración donde aparentemente sólo existe oscuridad.

 Screen-shot-2011-03-18-at-4.04.46-PM

La siguiente plática fue adaptada del seminario “Budadharma sin credenciales” que tuvo lugar en Dharmadhatu, Nueva York, en Marzo de 1973. La charla completa se encuentra aquí (en inglés).

 

Estudiante: ¿Qué hay de la depresión? Todas las cosas de las que habla parecen ser energías, emociones de energías, pero un estado de depresión parece ser una energía negativa, o una ausencia de energía.

Chögyam Trungpa Rinpoche (CTR): La depresión es una de las energías muy poderosas, una de las energías más comunes que tenemos. Es energía. La depresión es como un tanque de oxígeno que quiere reventar, pero sigue envasado. Es un banco fantástico de energías, mucho más que la agresión y la pasión, las cuales se desarrollan y luego se dejan. Son, en cierto sentido, frívolas, mientras que la depresión es la energía más dignificada de todas.

Estudiante: No estoy muy satisfecho. Usted dice que es un banco de energías. ¿Cómo sacas el dinero del banco? ¿o sólo se queda en la bóveda?

CTR: Bueno, trata de relacionarte con la textura de la energía en la situación de depresión. La depresión no es sólo algo en blanco, tiene todo tipo de cosas inteligentes pasando dentro. Quiero decir que, básicamente, la depresión es extraordinariamente interesante y un estado mental altamente inteligente. Es por eso que estás deprimido. La depresión es un estado mental de insatisfacción en el que sientes que no tienes salida. Así que trabaja con la insatisfacción de esa depresión. Lo que sea que esté dentro es extraordinariamente poderoso. Tiene todo tipo de repuestas en él, pero las respuestas están ocultas. Así que, de hecho, creo que la depresión es una de las más poderosas de las energías. Es una energía extraordinariamente despierta, aunque tú te puedas sentir cansado.

Estudiante: ¿Es porque arrasa con todo? ¿Podría ser una especie de vacío, una suerte de puerta hacia la meditación? Me refiero a que en ese tipo de depresión existe el sentimiento de que no está pasando nada en absoluto.

CTR: Eso es. Eso es algo bastante profundo. Tiene sus propias texturas. Digamos que te sientes extraordinariamente deprimido, y no hay punto en hacer nada. Parece que estás haciendo lo mismo una vez más. Te das por vencido de todo, pero no puedes dejarlo. Y en general, estás extremadamente deprimido y tratar de hacer algo es repetitivo. Y tratar de no hacer algo también es irritante. ¿Por qué habrías de hacer algo? Toda la empresa es absolutamente insignificante. Te sientes extremadamente pesado. Intentar involucrarte en las cosas que te inspiraban te genera más depresión, porque solías divertirte con ellas y ya no puedes hacerlo. Eso es muy deprimente, y todo es realmente ordinario, extremadamente ordinario y muy real, y tú no quieres tener nada que ver con ello. Es un peso extraordinario que te aplasta. Comienzas a experimentar que los techos son más pesados de lo que solían ser, y el piso se vuelve mucho más pesado de como era antes. Hay una pared entera hecha de plomo, comprimiéndote por todos lados; no hay salida en lo absoluto. Incluso el aire que respiras es metálico, o de plomo, o muy denso. No hay frescura en lo absoluto. Todo lo que trae la depresión es realmente, realmente real y muy pesado. Y no puedes salir de ahí porque la idea de salir trae más depresión, así que estás constantemente embotellado y empujado a esa situación y quisieras solamente sentarte por ahí.

Estudiante: Bueno, si todo empeora, entonces el sólo hecho de tratar de escapar, lo cual parecería la única respuesta, es un acto suicida. Las cosas se vuelven muy pesadas y muy lentas. Ver a amigos inspiradores, que solían ser amigos inspiradores, se vuelve deprimente. Cuando tratas de poner un disco de la música que solía inspirarte, también trae depresión. Y sin embargo nada se mueve. Todo es negro, negro absoluto.

CTR: Pero, al mismo tiempo, estás experimentando una textura tremenda, la textura de cómo trabaja el estancamiento del samsara, lo cual es fantástico. Sientes la textura de algo. Ese entretenimiento no funcionó. Este entretenimiento no funcionó. Referirte al pasado no funcionó; proyectar al futuro no funcionó. Todo está hecho de textura, así que podrías experimentar la depresión de una manera muy inteligente. Podrías relacionarte con ella completamente, enteramente. Y una vez que comienzas a relacionarte con ella como una textura de algún tipo, como una situación real y sólida que contiene texturas tremendas, olores tremendos, entonces la depresión se vuelve un sendero hermoso. No podemos realmente discutirlo. Tenemos que, de hecho, meternos en una depresión fuerte y luego sentir acerca de eso.

Estudiante: Unirse con la depresión.

CTR: Sí, te conviertes en la depresión.

Estudiante: ¿Qué hay del pánico físico extremo o la incomodidad, la náusea, el dolor de cabeza, pensar que vas a salir de ese estado, y a veces el sudor, el sudor frío, la falta de aliento donde no puedes respirar?

CTR: Parece ser psicosomático. De acuerdo a la manera budista de ver la salud física, cualquier enfermedad que llega es cien por ciento, si no es que doscientos por ciento, psicosomática. Siempre.

Estudiante: ¿Así es que sólo sigues regresando a ese punto?

CTR: Sí, de regreso a la mente, de regreso al corazón. Hay un escrito Zen llamado “Confía en el corazón”. Deberías leerlo.

Estudiante: ¿Así que lo que está diciendo es que todo lo que experimento y todo lo que pienso como “yo experimento” es realmente la mente búdica experimentándose a sí misma?

CTR: Sí, sin miedo. Ese es el rugido del león. Eso es rugido de león.*

*De acuerdo a Chögyam Trungpa Rinpoche, el rugido de león es la proclamación valiente de que cualquier cosa que surja en nuestro estado mental, incluyendo emociones poderosas, es trabajable.

Te podría interesar:

¿Estás enfermo? Las demás personas pueden olerlo

Salud

Por: pijamasurf - 12/05/2013

Nuestro organismo está capacitado para discriminar a las personas según su sistema inmune.

people_walking_blurred

Contribuyendo a la paranoia y al pánico social que algunas personas padecen, un nuevo estudio muestra la implacable capacidad de la selección natural de distinguir aquello que amenaza a los genes. Publicado en el jornal Psychological Science, el estudio realizado por investigadores del Karolinska Institutet en Suecia muestra que la enfermedad tiene un olor particular que se genera como consecuencia de un sistema inmune excesivamente activo, al combatir una infección.

Estudios anteriores ya mostraban que algunas enfermedades detonan un cierto olor, como la fiebre amarilla que huele "como una carnicería" o la escrófula (una forma de infección similar a la tuberculosis) asociada con un olor a cerveza rancia. Ahora los investigadores suecos buscaron determinar si la carga inmunológica en sí, señal de una patología, produce señales distintivas que pueden ser olfateadas. Para ponerlo a prueba, los participantes fueron inyectados con una endotoxina que genera una respuesta inmunológica similar a la que ocurre cuando una bacteria o un virus invade el cuerpo; en otra sesión se les inyectó una solución salina que no genera respuesta alguna. Los participantes usaron camisetas para absorber el sudor y compilar muestras de olor corporal.

Los resultados mostraron que las camisetas usadas por personas en momentos que habían sido inyectados con la endotoxina para generar una reacción similar a una enfermedad fueron evaluadas como las más "desagradables", "menos sanas" y de olor "intenso".

La investigación hace pensar que la capacidad para detectar la diferencia entre personas sanas y enfermas se trata de una conducta adaptativa que permite que una persona se proteja al alejarse de personas que podrían contagiarla. Además, los voluntarios lograron oler la enfermedad sólo horas después de que el mecanismo inmune había sido detonado —esto es, antes de lo que una persona suele tomar en descubrir que está enfermo, lo cual representa una importante señal de advertencia.

La capacidad del organismo de recoger señales de la inmunología de otra persona es asombrosa y rige muchas de nuestras relaciones sin que seamos conscientes, tal es el complejo de histocompatibilidad, a través del cual una persona puede detectar, vía el olfato, si una potencial pareja tiene un sistema inmune más compatible. También se ha descubierto que las mujeres suelen tener más orgasmos con personas con rostros más simétricos —lo cual no parece ser algo relacionado a un paradigma estético, sino que la simetría facial es una señala de mayor salud.