*

X
Una enorme tormenta que podría llevar siglos forma un hexágono en el polo de norte de Saturno, esta imagen es la más nítida que tenemos del misterioso fenómeno.

New Hi-Res Footage Shows Saturn's Mysterious Hexagon Like Never Before

En el polo norte de Saturno yace uno de los fenómenos más enigmáticos que hemos podido observar dentro de este sistema solar: una tormenta similar a un huracán de un enorme tamaño, que forma un héxagono de sorprendente precisión geométrica y que ha durado por lo menos tres décadas, pero que podría llevar varios siglos, según todo lo que se sabe. Esta animación de 8 cuadros a partir una reconstrucción digital de imágenes tomadas por la Sonda Cassini es el material de mayor resolución jamás revelado de este misterioso objeto atmosférico que mantiene su danza vortical en la cúspide del planeta de los anillos, dios del tiempo.

La imagen evoca un sublime vórtice de jabón, jugando fluidamente entre estados de la materia, en un paso vertiginoso entre las dimensiones. En realidad, la imagen (los colores son añadidos, visualizaciones que lo mismo embonan con la ciencia, que con la estética) representa un sistema de nubes simétricas sin paralelo de más de 32 mil kilómetros de ancho, con un ojo de huracán en el centro (un ojo apenas 50 veces más grande que el huracán más grande jamás ocurrido en la tierra). El poderoso sistema meteorológico que comprende este hexágono es dos veces del tamaño de la Tierra.

Si la dinámica del clima en nuestro planeta sigue siendo relativamente elusiva, sobra decir que los procesos meteorológicos de un planeta de una composición tan distinta como Saturno toman un cariz hermético. Por supuesto, algunas personas especulan que dicha geometría hexagonal es un signo de un diseño inteligente, como suele ocurrir en estos casos con sólo la imaginación o una veta paranoica. Es curioso encontrar entre los foros de conspiración la idea radical de que el hexágono de Saturno es una supercomputadora que emite un programa de realidad virtual... esa supercomputadora es Satán (oscuro Arconte de la realidad simulada). Antes ya se había escuchado al polémico investigador Richard Hoagland decir que el hexágono de Saturno era una prueba de la física hiperdimensional que irrumpe en nuestra matriz de realidad, pero esta teoría es aún más desaforada y divertida. Para algunas personas allegadas a las teorías de la conspiración, sin una base etimológica clara, Saturno es equivalente a Satán (si bien es cierto que Saturno ha sido históricamente asociado con el concepto del diablo). Mejor quizás habría que recordar, ante la cosmopoética de la imagen, que Saturno es también el planeta de la melancolía, esa naturaleza contemplativa que según grandes filósofos y alquimistas era la señal del hombre de verdadero genio... y que en el heremetismo, Saturno es el planeta de la transformación, el guardián del oro.

Sin poder concluir si existe un misterio mayor en torno a esta estéticamente sublime imagen, podemos contemplarla sin definiciones, girando, girando y girando...

Twitter del autor: @alepholo

 

¿Existen soluciones para la causalidad? Aquí, una explicación del teléfono de taquiones y sus paradojas.

telefono

Los taquiones son un tipo de partícula fantástica que permanentemente reaparece para luego volver a desaparecer de las teorías de la física moderna. Esta partícula hipotética que viajaría a una velocidad superior a la velocidad de la luz es invocada en algunas teorías para explicar fenómenos cuánticos, como podría ser el entrelazamiento y otros fenómenos de comunicación que parecen violar el límite de velocidad del universo. Generalmente, los taquiones son el anatema de los modelos de la física, ya que no sólo presentan un problema para la teoría de la relatividad, sino también presentan una inconsistencia para un modelo que incluya la causalidad, ya que si viajan a velocidades superiores a la de la luz entonces podrían viajar en el tiempo y producir todo tipo de paradojas, como puede ser recibir un mensaje antes de que éste se emita.

El científico y autor de ciencia ficción Gregory Benford ha desarrollado el fascinante gadget teórico: el teléfono de taquiones o antiteléfono, lo que podría ser muy útil si es que olvidaste hablarle a tu novia en su cumpleaños o algo así, o incluso podría servir para prevenir de tragedias o para cosas más egoístas (como mandarte un What's App a ti mismo antes de que salieras a la lluvia y te enfermaras). Benford señala que es difícil saber hasta qué punto los taquiones serían programables para enviar llamadas al pasado distante, aunque bajo cierto andamiaje teórico es posible.

El antiteléfono de taquiones presenta una clara paradoja. Alicia y Boole, que se encuentran en diferentes sistemas solares, coordinan previamente que se enviarán un mensaje un día en la mañana. Alice promete mandar un mensaje a las 12 pm solamente si no ha recibido un mensaje de Boole a las 10 am. El problema aquí es que si usa el teléfono de taquiones, los mensajes supralumínicos pueden viajar atrás en el tiempo. Por lo que si Alicia envía su mensaje a las 12 pm, el mensaje de Boole le podría llegar antes de las 10 am, lo cual significa que el intercambio de mensajes ocurre solamente si nunca ocurrió.

Este teléfono supralumínico nos hace pensar en los paradigmas de la ciencia moderna. ¿Es absolutamente necesario planetar un universo inexorablemente regido por la causalidad? Aunque nos parezca radical, existen algunas personas, como Carl Jung por ejemplo, que se han atrevido a imaginar alternativas para la causalidad, entre ellas un universo sincrónico asociativo no regido por la causa y el efecto, sino por el significado (un significado trascendente). Este universo nos hace pensar más en una especie de matriz de realidad virtual, donde las cosas, la misma física, no son más que una representación de un substrato de información. En un juego de video las cosas no tienen que seguir una causa y un efecto: el jugador puede aparecer en un lugar sin tener que recorrer una distancia (como lo que sucede con las partículas en la mecánica cuántica) y el programador puede modificar el algoritmo del juego sobre la marcha, como si cambiara las leyes del universo.

Twitter del autor: @alepholo