*

X

Así se vería el mundo si pudiéramos ver las señales de teléfonos celulares (FOTOS)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/15/2013

De acuerdo a las ilustraciones de Nickolay Lamm, si pudieramos ver la red de señales celulares a nuestro alrededor sería como estar en un rave con luces estroboscópicas y psicodélicas que cambian todo el tiempo y no terminan nunca.

ku-xlarge

Recientemente Nickolay Lamm realizó una serie de ilustraciones en las que colorea las miles de señales Wi-Fi en Washington D.C., que como arcoíris de datos, se extienden sobre el espacio público de la ciudad. Pero hay muchas más señales rebotando alrededor de nosotros todo el tiempo, y el mundo sería un lugar muy distinto si pudiéramos verlas. Ahora, Lamm regresó para iluminar las señales telefónicas que nos envuelven.

A primera vista, la visualización parece una suerte de panal de abejas psicodélico e indescifrable, pero está basada en datos científicos. El consultor de este proyecto fue Danilo Erricolo, un profesor de ingeniería eléctrica y computacional de la Universidad de Chicago, y explica:

Los sitios de una estación base de una red celular hexagonal son conceptualizados para Chicago [arriba], con estaciones en las esquinas de los hexágonos. El área dentro de cada patrón de radiación de antenas tiene diferentes usuarios que están siendo asignados distintas frecuencias y sus señales se combinan para formar un sólo color percibido en ese instante. De sector a sector, las distintas combinaciones de canal están indicadas por diferentes colores. Las combinaciones de canal que se muestran no son estáticas, sino que cambian rápidamente en el tiempo mientras se les asignan distintos canales a distintos usuarios. Pero, si fueras a tomar una fotografía de estos cambios rápidos, lo más seguro es que verías un vasto arreglo de colores como se ve en la ilustración.

 

La siguiente imagen es Nueva York, con sus cientos de transmisores en los techos:

New York City Manhattan midtown

 

 Hollywood, con una torre monolítica de larga distancia:

ku-xlarge-2

 

Y la estación base del Edificio Herbert C. Hoover en Washington D.C.:

Washington Monument and downtown washington dc

 

Por fortuna no podemos ver todas estas señales cegadoras, que probablemente nos volverían un poco locos. Sin embargo es importante saber que estamos rodeados, y lo estaremos cada vez más, de redes de información que pulsan alrededor nuestro con estrambóticos colores invisibles a nuestros ojos, y que el hecho de que no los podamos ver no significa que no afecten nuestra salud y nuestro mundo.

Te podría interesar:

"La Mano de Dios": inesperada pareidolia cósmica capturada por un telescopio de la NASA (IMAGEN)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/15/2013

Como resultado de la explosión de una supernova, esta formación cósmica ha adquirido el aspecto de una mano extendida, por lo que ha comenzado a circular bajo el mote de “la mano de Dios”.
[caption id="attachment_69019" align="aligncenter" width="540"]NASA/JPL-Caltech/McGill NASA/JPL-Caltech/McGill[/caption]

De cuando en cuando, la exploración cósmica y los instrumentos que se utilizan para ese fin ofrecen imágenes que coquetean con la casualidad y la coincidencia, formaciones que si bien son azarosas, encuentran una inesperada semejanza con símbolos acuñados por la mente y la cultura humanas.

Así, por ejemplo, hace unos meses, el vehículo Curiosity Rover de la NASA dio con una piedra en Marte que parecía una lagartija; también está el caso de un par de constelaciones que informalmente se conocen como “el Ojo de Dios”, porque parecen atisbar insomnes lo que sucede en el universo; finalmente, en una de las coincidencias más épicas, se encuentra la lucha sostenida entre un hombre y un dragón en la nebulosa de Orión, imagen captada en 2011.

Ahora un fenómeno cósmico se agrega a esta singular lista, con una formación surgida por la explosión de una supernova a 17 mil años luz de distancia de la Tierra y la cual dio origen a esta nebulosa de viento de púlsar —o plerión— que ha comenzado a conocerse como “la mano de Dios” por su semejanza con una titánica extremidad (su nombre técnico, menos memorable, es PSR B1509-58).

La imagen fue captada por el Observatorio de rayos-X Chandra de la NASA, instrumento que por sus características ha generado tanto la forma, como la particular coloración que observamos. El viento púlsar que alimenta la nebulosa rota a una velocidad de 7 revoluciones por segundo, arrojando partículas que interactúan con los campos magnéticos cercanos, provocó ese efecto de un guante de rayos X que cubre una mano. Por otro lado, según se explica en el sitio space.com, la nube roja en torno a los “dedos” es una estructura diferente, la RCW89, originada por el aumento de temperatura asociado con el efecto del viento púlsar.

Curiosamente el aspecto pareidólico de esta nebulosa podría ser una de las primeras pistas para indagar y descifrar la naturaleza tanto de la propia B1509, como de los agujeros negros y la interacción entre éstos y las galaxias.

*Haz clic en la imagen para ampliarla.

También en Pijama Surf: Las 6 cosas más estrambóticas descubiertas en el espacio exterior