*

X

Un hotel de lujo que simula ser un barrio bajo para turistas que quieren vivir una experiencia de "pobreza"

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/25/2013

Vive una experiencia de pobreza extrema en Sudáfrica, pero sin ensuciarte.

En un mundo hiperreal e insaciable en el que se trafica en experiencias y en el que se quiere conocer lo que los otros viven pero sólo hasta cierto punto, tenemos el hotel boutique Shanty Town en Sudáfrica, el cual es parte del Emoya Luxury Hotel and Spa. Ubicado cerca de Bloemfontein, Shanty Town ofrece una experiencia simulada de vivir en un barrio bajo (conocidos en inglés como slums) típicamente en las afueras de la ciudad, en casas de metal corrugado o cartón ondulado, en medio de desechos, en ocasiones ambientes tóxicos o poco salubres y altos índices de crimen. En este caso el "slum tourism" es sólo simulado, es decir, el lugar sólo parece ser un barrio bajo y por debajo es un resort de lujo.

Shanty Town consta de doce cabañas pseudo-pocilgas que mantienen una fachada de pobreza pero que tienen calefacción y Wi-Fi, para que los amantes del simulacro puedan seguir cómodos y conectados. Las habitaciones cuestan 82 dólares la noche, lo que significa algo como la mitad del salario al mes que gana un trabajador promedio en Sudáfrica. Algunos de los huéspedes han calificado la experiencia en Trip Advisor como "muy real" y otro  anuncia haciendo gala de obviedad: "no se queden en Shanty Town, por ese mismo precio pueden quedarse en un hotel de lujo de bed and breakfast".

slums2

Para algunos este tipo de "experiencias" resultarán ofensivas, para otros divertidas y otros más creerán ver en ellas un signo de nuestros tiempos, en los que las apariencias y la simulación son parte ya indisociable del tejido de lo real.

[Gizmodo]

Te podría interesar:
Para desalentar el maltrato general de la muralla por parte de los visitantes que inscriben su nombre en este monumento, las autoridades designarán un área especial de "graffiti".

Screen Shot 2014-03-06 at 2.12.56 PM

Probablemente apelando a la máxima de "si no puedes contra ellos, úneteles", autoridades de China anunciaron la habilitación de un área de la Gran Muralla, destinada para que los visitantes puedan graffitearla. Esta monumental estructura que fue construida hace más de dos mil años ha sufrido innumerables intervenciones, que han dañado los muros de piedra originales, y esta nueva medida busca evitar que eso siga ocurriendo.

El graffiti tiene una esencia subversiva, la cual obviamente se pierde en el momento que acata normas. Por otro lado, también tiene sentido exigir un poco de criterio a quien lo practica, para evitar intervenir ciertas superficies, por ejemplo, obviamente, este monumento. Por otro lado, más que graffitis, lo que abunda en la muralla son nombres o frases conmemorativas para, apelando a un instinto primitivo, "trascender en la historia" y anunciar que estuviste ahí. Y para este segundo caso, parece que la concesión de designar un área debiera ser más que suficiente para evitar que siga ocurriendo. 

El área especial estará localizada en Mutianyu, una sección que se ubica en las afueras de la zona centro de Beijing.