*

X

Tianguis del C.A.C.A.O: cuando una economía simbólica es relevante

Por: ps mexico - 11/25/2013

La carga simbólica, intelectual, social y ecológica de los productos debería determinar los precios; éste es el mensaje del Tianguis del C.A.C.A.O que se realizará todos los sábados y domingos hasta el 8 de diciembre en el Museo del Chopo de la Ciudad de México.

cacaoCada producto que está disponible para su venta lleva consigo una carga simbólica, no únicamente sobre la utilidad futura que ese objeto o servicio tendrá en nuestra vida, sino también sobre la dinámica de producción que éste tuvo, por ejemplo, bajo qué condiciones se hizo, qué repercusiones sociales y económicas tuvo su elaboración y quienes se quedarán finalmente con la distribución de la riqueza generada por su venta, entre otras cosas.

Afortunadamente, son cada vez más las personas que dan valor al concepto final del producto, el cual no puede zafarse de todo lo que representa su proceso de producción y venta, pues no se trata únicamente del costo-eficiencia, es decir, de maximizar tiempo y finanzas, sino de valores como la calidad, propuesta, y la responsabilidad social de los creadores de los productos.

Así pues, yéndonos a aspectos más profundos, ¿por qué algo vale lo que vale? Si una bolsa de plástico costó dos centavos, ¿deberá ser ése el precio final, aunque tarde cientos de años en descomponerse? El valor simbólico trata de resolver lo anterior, tomando en cuenta muchos más criterios para tasar algo.

El Tianguis del C.A.C.A.O, realizado en el Museo de Chopo, responde a esta necesidad de repensar los procesos de producción y venta de los productos, a partir de criterios más responsables y artísticos. Entonces, ¿cuánto valdría qué? Para este encuentro, eso  dependería del concepto de ese algo; es decir, de su carga simbólica.

Los fines de semana hasta el ocho de diciembre, más de cien puestos venderán o intercambiarán artículos con valor conceptual y técnico, pero que, sobre todo, intentarán promover una reflexión sobre la tradicional cadena de producción del sistema capitalista, pues en sus objetivos las ganancias son compartidas por todas las personas que hicieron posible la realización del producto, cuidando, además, las repercusiones que éste tendría sobre el medio ambiente.

La intención de este  Tianguis es también formar una red entre las personas interesadas en nuevos sistemas de producción y consumo, es decir, que artistas y productores logren establecer cadenas de fortalecimiento para situar, promover y vender sus productos a un público interesado en nuevas formas de entender la economía, la cual también ha generado un mercado homogéneo de consumo; pero hay personas que están proponiendo cosas distintas, y que incluso, evitan entrar en esa dinámica, que únicamente privilegia la producción con fines financieros.

Entre las propuestas de este tianguis habrá giros de tipo editorial, juguetes, lámparas, cerámica, ropa, comida,  diseño, muebles, micro huertos, cine, ilustraciones, arte contemporáneo, bicicletas, huertos urbanos, entre otros. Además, se impartirán también talleres y pláticas, y durante el resto de la semana habrá una muestra sobre expresiones conceptuales de los participantes acerca de un cambio en la concepción del comercio, cuya  prioridad es el valor simbólico, intelectual  y social de las cosas.

 

Evento:

Del 15 de noviembre al  8 de diciembre

Sábados y domingos

9:00 a 18:00 hrs

 

Para más información da click aquí.

"Quiero dar a luz a un delfín": un plan para embarazar mujeres con delfines y que después puedan comerlos (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/25/2013

La diseñadora Ai Hasegawa propone un futuro en el que las mujeres puedan incubar a un delfín, darlo a luz. y, si quieren, comérselo.

3-dolphinbirthbloody

La diseñadora japonesa Ai Hasegawa ha visualizado el proyecto más bizarro y seguramente controversial de los últimos tiempos. Para “resolver la hambruna, la crisis de especies en extinción y nuestra avidez para reproducirnos”, Hasegawa propone dar a luz a delfines mediante placentas sintéticas, y luego, si se quiere, consumir su carne.

El proyecto imagina un punto en el futuro en el que los humanos ayudarán a las criaturas en peligro de extinción por medio de la tecnología avanzada de la biología sintética. Una “placenta delf-humana” que permita que una mujer pueda dar a luz a un delfín y así volverse madre adoptiva de una especie en peligro de extinción. “Más allá de eso”, apunta en su sitio, “los gourmets podrán disfrutar del lujo de comer un animal raro hecho por su propio cuerpo”.

El video que presenta está envuelto de romanticismo. Y aunque sería algo que la mayoría de las mujeres gratamente experimentaríamos en un sueño, difícilmente querríamos siquiera considerar el hecho en la realidad. Además, si esta idea teórica se volviera biológicamente posible, lo más seguro es que ninguna mujer querría comerse a su propio hijo delfín.

La propuesta tiene muchas fallas, muchas perversiones y un poco de crueldad. Para empezar, el instinto maternal se puede aliviar adoptando a un ser humano bebé; la hambruna no se resolvería comiendo delfines incubados por humanos (hay muchos otros proyectos más viables); y el proyecto está más bien presentado para satisfacer el placer gustativo por lo exótico, algo con lo que los japoneses se relacionan muy bien, pero no podemos asegurar lo mismo del resto de habitantes del planeta.

“Quiero dar a luz a un delfín”, sin embargo, plantea una serie de preguntas importantes. Introduce el argumento de dar a luz a tu propia comida y cuestiona la maternidad de maneras hasta ahora inexploradas. Quizás también pueda verse como un proyecto artístico y no como algo a realizarse, más como un sueño de extrañeza poética que como una propuesta ecopolítica: un perturbador amor instintivo al agua y  a las formas cetáceas atravesado y enrarecido por la intelectualidad y el utilitarismo.

 

I Wanna Deliver a ... en Vimeo.