*

X

¿Podemos influenciar eventos futuros con tan sólo pensarlos?

Por: pijamasurf - 11/22/2013

La consciencia colectiva es una de las formas de la telepatía involuntaria. Científicos de distintas épocas han tratado de elucidar cómo es que funciona la telepatía y, si es que existe, qué implicaciones temporales (como la precognición), podría tener.

260305_48

 

El término “consciencia colectiva” tiene mucho en común con lo que llamamos “percepción extrasensorial” o “telepatía”. Es usado por científicos para describir la práctica humana y animal de compartir comportamientos e ideas con otros por medios puramente mentales. Ya desde el año 1983, Durkheim relacionó este fenómeno con la moral y las normas sociales compartidas por los hombres, y en 1970 se lanzó la teoría de los cien monos.

Esta última, arrojada por el zoólogo sudafricano Lyall Watson y su colega Lawrence Blair, utilizó a los monos macacos de Japón para avalar su teoría. Durante los años cincuenta, los macacos de la isla de Koshima aprendieron a lavar camotes y explícitamente le enseñaron a las generaciones más jóvenes a hacer lo mismo. Este comportamiento después se expandió inexplicablemente hacia islas vecinas, entre grupos de macacos que nunca habían tenido contacto entre sí.

Pero recientemente, en el año 2010, el profesor Daryl Bem, un físico de la Universidad de Cornell, se empeñó en demostrar lo mismo en los humanos. Algo definitivamente complicado tomando en cuenta lo elusivo y poco cuantificable que puede ser un fenómeno extrasensorial.

En una de sus pruebas se les dieron a estudiantes algunas palabras para memorizar. Después se les pidió que recordaran las más posibles, y finalmente se les dio una selección de estas para que las escribieran.

Como era de esperase, casi todos los participantes recordaron las mismas palabras, pero estas palabras, también, tendieron a ser las que después se les pediría que escribirán. Esto sugiere que un evento futuro había afectado su habilidad para recordar.

En otro experimento, se les mostró a los estudiantes la imagen de dos cortinas en la pantalla de una computadora y se les dijo que una de ellas escondía una fotografía erótica. Los estudiantes escogieron la que escondía la foto más a menudo de lo que podía explicarse mediante el azar. Lo importante es que la posición de la fotografía fue asignada aleatoriamente por una computadora que no tomaba su decisión hasta después de que el voluntario escogiera una cortina o la otra.

Para los creyentes en lo paranormal, esto sugirió que los estudiantes estaban, de hecho, influenciando eventos futuros. El profesor Bem llevó a cabo nueve experimentos distintos, todos los cuales tuvieron resultados parecidos.

A todos nos ha pasado alguna vez que antes de que suene el teléfono sabemos quién es; o soñamos con alguien y lo vemos muy pronto; o soñamos con algo que luego pasa en el plano de la vigilia. Pero es difícil saber si estos fenómenos (¿aleatorios?) son una predicción del futuro o más bien un conjuro para que sucedan. En el año 2012, investigadores de la Universidad de Edimburgo quisieron poner a prueba las afirmaciones de Bem y repitieron los mismos experimentos de manera exactamente igual.

No pudieron repetir los resultados; no encontraron nada. El profesor Bem declaró que el escepticismo de los investigadores pudo haber influenciado los resultados. Los investigadores, por supuesto, negaron esto.

Te podría interesar:
La televisión, como plataforma, parece estar en vías de inevitable extinción; lo anterior obligaría a las grandes compañías a producir buen contenido, pues jinetear concesiones ya no será suficiente.

tv_static_by_tbh_1138-d3jmbjq

En la medida en la que Internet se fue consagrando entre nuestra generación, la incertidumbre de otros medios, por ejemplo los impresos o la televisión, ha sido una constante. En el caso de los primeros, tenemos por un lado los diarios y las publicaciones periódicas, que han visto cómo su circulación se desploma, mientras que los libros presentan un panorama un poco menos apocalíptico.

En cuanto a la TV, ésta se ha debatido entre afirmaciones que condenan su futuro a corto plazo, y momentos en los que parece proyectar una especie de supervivencia adaptativa. Y aunque ya no es algo novedoso o estridente anunciar el próximo funeral de la televisión, los números de la industria, tomando como muestra el caso de Estados Unidos, sugieren que el fin podría estar más cerca de lo que creemos. 

Algunas cifras

De acuerdo con Business Insider, el negocio de la TV ha tenido el peor año en su historia, fenómeno asociado al "colapso de sus niveles de audiencias". Más allá de la caída en suscriptores de servicios de televisión por cable, situación compartida por los grandes proveedores en EU (por ejemplo TV Warner Cable, en lugar de ganar suscriptores durante el tercer cuarto de este año, perdió 306,000), y más allá de que cada vez más clientes de servicios de banda ancha rechazan el combo de incluir televisión de paga, lo que parece innegable es que cada vez menos personas se conectan a "la caja". Las cifras apuntan a que el rating general de las cableras va en picada, incluso cuando se trata de eventos 'mundialmente' populares, como las finales deportivas de la NBA y la MLB

Contenidos en video, pero ya no en TV

La 'muerte' de la TV es un tanto peculiar, ya que no se trata del formato de sus contenidos, el video, sino de la plataforma. Tanto las computadoras, como los móviles se han consagrado como verdugos de la televisión, la gente sigue consumiendo video, tal vez más que nunca, pero la TV ya no forma parte de su vida cotidiana.

Contenido, autonomía y estrés corporativo

Para bien o para mal, ese viejo ritual que consistía en un cuarto con personas, por ejemplo una familia, reunidos alrededor de una caja emitiendo video, parece que pronto pasará a ser un recuerdo en el imaginario colectivo. Ahora cada quién puede estar 'conectado' a su propio dispositivo, experimentando túneles de videorealidad independientes, decidiendo al instante qué programa usar para programarse un par de horas, y disponiendo de, literalmente, millones de contenidos para elegir a cuál regalar su atención.

Más allá de las implicaciones culturales, morales, o conductuales que este nuevo modelo de consumo mediático pueda tener, lo cierto es que el poder se ha volcado por completo al contenido y no a las plataformas de distribución ni los dispositivos para producir, pues en ambos casos son cada vez más accesibles. Esto le da una mayor movilidad al entorno mediático, ya que las grandes televisoras que operan las frecuencias y tienen la infraestructura para distribuir contenidos han dejado de tener exclusividad sobre estos dos recursos hasta hace poco fundamentales. Con la aparición de Internet, prácticamente cualquiera tiene la posibilidad de distribuir sus propios contenidos, y con el abaratamiento y sofisticación de los dispositivos para producir contenidos, por ejemplo una videocámara, entonces la bola queda del lado del contenido, de su calidad o al menos de qué tan atractivos resulten a la audiencia. 

Las televisoras, cableras, y demás están en una situación que, comparada con su posición histórica, debe resultar más que incómoda, pues están obligadas a competir con millones de potenciales generadores de contenido. Ojalá que estas compañías puedan traducir el estrés que, asumo, les provocan estas cifras, en una voluntad puntual para volcarse a la producción de buenos contenidos. Pero lo mejor es que si no lo hacen, el problema será sólo suyo, ya que la ola digital, las tendencias y hábitos que en ella florecen, seguramente no se detendrán a esperarles. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis