*

X
Robert Wilson logró esta extraordinaria grabación de unos grillos, la cual evoca un coro de ángeles en la hierba.

¿Cuántos ángeles caben en la punta de un aguja?, reza la frase popular. Muchos de nosotros en la infancia asociamos el canto de los grillos con las estrellas, con noches en las que salíamos al bosque. Los grillos parecen ser tan innumerables como las estrellas; las estrellas parecen ser los ángeles, como decía Borges, ya que son lo único que podemos comprobar que existe en el cielo. Las estrellas, nos dice la sabiduría pitagórica, hacen una música: la armonías de las esferas. Matemáticamente, reduciendo la velocidad de una grabación de grillos, sin ningún otro efecto, Robert Wilson ha conjurado un coro angelical. Los ángeles están en la hierba.

Los grillos producen su emblemático sonido --llamado "estridulación" -- frotando sus alas con sus fémures. Éste, por supuesto, es un sonido sexual. Chirp, Chirp, así soñamos que también hacen las estrellas: onomatopeya del brillo, cintilación sonora.

 Sobre el trabajo de Robert Wilson, dice Tom Waits: "Wilson siempre está jugando con el tiempo. Oí hace poco una grabación de unos grillos. Suenan como un coro, suena como música de los ángeles. Algo brillante, celestial, lleno de armonía y bajos, no podrías creerlo. Como un arrobador coro del cielo, y sólo está ralentizado, no manipularon la grabación para nada".

Twitter del autor: @alepholo

 

 

Te podría interesar:

Ante excesiva contaminación, en China el azul del cielo es sólo una imagen en una pantalla (FOTO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/30/2013

Adiós al azul... En días de contaminación, los ciudadanos de Pekín observan el cielo azul brillante en una pantalla de video, en una especie de nostalgia futurista de lo que se viene

sky-china

Esta imagen tomada en la Plaza Tiananmen, en Pekín, durante un día de alta contaminación ha circulado el internet generando sentimientos encontrados. Ante un cielo gris, con una capa de contaminación que obnubila la visión, algunos turistas parecen tomar fotos de este  sitio histórico al tiempo que un majestuoso cielo azul aparece en una pantalla brillante que constrasta con el aire. La imagen fue tomada por un fotógrafo de Getty Images con un pie de foto que recalca que se muestra el cielo el azul en la pantalla justamente debido a que se trata de un día de alta contaminación. No sabemos si es una especie de propaganda del Estado para fomentar una menor contaminación o una psicoterapia visual ante lo depresivo del día (una ventana luminosa a otro tiempo). De cualquier forma la imagen resulta perturbadora, oscuramente poética, reminiscente de una distopia similar a Blade Runner. 

El cielo azul digital en un mundo tóxico nos hace pensar en la posibilidad de una civilización futura que sólo podrá observar los cielos azules que tanto inspiran al alma humana en pantallas y archivos de computadora, los grandes paisajes brillantes, árboles, animales y ríos sólo recuerdos museográficos o acaso clones con los cuales interactuaremos buscando la mecha de la empatía y ese especial brillo de la vida. Lo anterior es claramente hiperbólico, pero quizás algún día no lo sea y entonces habremos destruido la matriz orgánica del planeta --aunque podríamos vivir en paraísos artificiales post-biológicos.

Ver galería de los cielos y ciudades tóxicas de China