*

X

La belleza oculta de la polinización (la fascinante coevoulción de las flores y sus polinizadores)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/21/2013

El acto de polinización es el acto fundacional del erotismo natural: un espectacular video celebra la coevolución de las flores y sus polinizadores.

Uno de los mecanismos más hermosos que tiene la naturaleza para perpetuarse es la polinización: la danza entre insectos, aves y hasta mamíferos con la eclosión de las plantas. Una relación naturalmente erótica, seducción de los sentidos (colores, aromas, formas y hasta hormonas, una química sutil del amor en el jardín): la planta se desarrolla, con toda  su microcósmica magnificiencia, para estimular a su polinizador, quien transporta  granos de polen a cambio de libar el néctar (la miel femenina que ofrece la naturaleza).

Inspirado por el preocupante síndrome del colapso de las colonias de abejas, Louie Schwartzberg produjo la película Wings of Life, en la que se hace un homenaje a "la historia de amor que alimenta la Tierra", es decir la polinización, el vuelo erótico que efectuan con sublime gracia las abejas, las mariposas, los murciélagos y los colibríes, entre otros. "La belleza y la seducción, creo, son el arma que tiene la naturaleza para sobrevivir, porque protegemos aquello de lo que nos enamoramos", dice Schwartzberg en su platica de TED.

La polinización generalmente se da dentro de un espectro de mutualismo; muchos de lo animales y las plantas en realidad evolucionaron juntos.  Por ejemplo, las flores ornitofílicas que polinizan los colibríes tienen un néctar especialmente equipado para la dieta de estas aves solares, su color sintoniza especialmente con su visión y su forma encaja con su pico. Incluso su florecimiento coincide con la estación reproductiva  de los colibríes, una fiesta sincronizada de eros. 

En el caso de la polinización una cierta monogamia entre especies parece ser benéfica. Las flores que atraen polinizadores específicos tienen la ventaja de gastar menos polen que aquellas que atraen polinizadores promiscuos. Es una ventaja para el polinizador tener su fuente de comida "privada", ya que tiene menos competencia.

"La intersección entre el mundo animal y el mundo de las plantas es en verdad un momento místico en el que la vida se regenera una y otra vez", sugiere Schwartzberg .

Si te interesa participar en la conservación de estas y otras especies visita lanaturalezanosllama.com y entérate de todo de los que esta haciendo Telcel para contribuir a la preservación de la biodiversidad.  ¡Respondamos el llamado!

*Contenido publicitario

Te podría interesar:

Bluestar, una colonia espacial de delfines que programarán supercomputadoras

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/21/2013

El descabellado y genial Bluestar, el sueño de Doug Michels de llevar delfines al espacio y crear con ellos un think-thank de alta tecnología, debería de ser retomado.

El visionario arquitecto y prankster Doug Michels dedicó los últimos 25 años de su vida a un proyecto que a muchos les parecerá disparatado y a otros simplemente brillante. Construir una colonia espacial basada en una esfera perfecta de agua rodeada por una dona en la que se instalarían laboratorios para investigar las ideas, el pensamiento puro, libre de las limitantes de la gravedad. Este sería Blue Star, una colonia flotante en la que convivirían delfines y humanos, colaborando en la exploración de los misterios cósmicos.

En el  fascinante video que presentamos aquí, vía Alexis Madrigal de The Atlantic, podemos ver a Doug en un programa de TV japonés explicando su vanguardista visión espacial --la cual excita de sobremanera a las conductoras japonesas.  Esto ocurre al minuto 4 y luego un promo de Bluestar.

Bluestar, en  la visión de Michels --creador del colectivo de arquitectura Ant Farm--, sería el primer think thank del espacio exterior, aprovechando que en gravedad cero nuestra mente funciona mejor, según creía Michels. Su visión fue inspirada por el descubrimiento de que el agua en el espacio flota en esferas perfectas --geometría sagrada sideral-- y de la levitación acústica, por lo que se podrían usar los  sónares de delfines como instumentos de construcción. La idea más radical quizás sea que, confiando en la inteligencia de estos cetáceos, liberada de la presión terrenal, los delfines pudieran utilizar su sónares para programar supercomputadoras. Una versión de Flipper se encuentra con Star Trek.

Los calculos de Michels apuntaban a que en el 2022 se tendría ya la tecnología para construir este desaforado y bello proyecto. Lamentablemente este brillante arquitecto en la tradición de Buckminister Fuller murió en el 2003 cuando intentaba escalar un punto para observar ballenas. Antes de morir, junto con su amigo, el director de TV Joe Cortina, Michels llevó Bluestar a la realidad virtual, creando un juego de video en CD-ROM.

Una de sus obras más famosas fue Media Burn, un a farsa mediática en la que dos conductores de un Cadilac arreglado atropellan una pirámide de televisores.

¿Se realizará algún día el proyecto Bluestar? Tal vez si el director de la NASA empieza a fumar mucha marihuana o si las personas indicadas, con una mente amplia, llegan a las altas esferas de poder. O cuando la colonización espacial este al alcance de la esfera privada, posiblemente algún excéntrico millonario busque llevar a cabo el sueño de Michels. Pero no hay duda de que ver a delfines en una esfera perfecta de agua flotando y jugando con programas informáticos, o levitando objetos con sus rayos de sonido, es algo que haría al mundo un mejor lugar --uno más divertido.