*

X

Entrevista exclusiva con Amon Tobin, alquimista del sampleo y la recombinación musical

Por: pijamasurf - 10/10/2013

Amon Tobin se encuentra en México para presentar su ambicioso espectáculo audiovisual ISAM 2.0; esta charla con Pijama Surf nos permite acercanos a su estimulante obra desde la perspectiva de sus procesos creativos.

Amon-Tobin-Isam-Live

Amon Tobin es uno de los compositores de música electrónica mejor consolidados de nuestra época, un virtuoso en quien la multidisciplina propia de las manifestaciones artísticas digitales ha alcanzado notables niveles de maestría y aun perfección, un diálogo polifónico en el que la música y la proyección llevan a los sentidos a regiones insospechadas de la realidad estética.

Desde hace unos días el músico y productor brasileño se encuentra en México para presentar ISAM 2.0, un ambicioso espectáculo audiovisual que fue el estelar en la pasada edición del festival MUTEK_MX y que se montará también el 11 y 12 de octubre como parte del Festival Internacional Cervantino, en la ciudad de Guanajuato.

Durante su estancia en la ciudad de México, Tobin dio una entrevista a Pijama Surf a propósito de su labor creativa, en la cual coinciden no solo la imaginación o el trabajo disciplinado, sino también otros elementos más contingentes como la magia y el encuentro azaroso, en una suerte de alquimia existencial y artística regida por la adaptación y el cambio.

Compartimos a continuación esta estimulante charla, que nos acerca desde otro ángulo a las creaciones de Tobin.

-¿Cómo te la pasaste anoche?

-Fue divertido, no había visto al equipo en un rato… bebimos bastante, así que estoy sufriendo un poco, pero realmente es mi propia culpa.

-Pero es difícil no beber cuando llegas a la Ciudad de México...

-Sí, no lo sé, también es porque no comí muy bien y…

-¿Quieres algo de comer?

-No gracias, ya estoy bien.

-Es un honor conocerte, ayer justo después del show de Matmos me llamaron dos veces para entrevistarte, he escuchado tu música por años y estoy aquí para ayudar a mi amigo Monsieur Goma con dos entrevistas diferentes.

-Ok, entiendo

-La primera es muy especial porque es para un sitio llamado Pijama Surf, este sitio maneja temas como la magia, espiritualidad, teorías de la conspiración, etc. Sabemos que tu historial y todas las cosas que has hecho, me pregunto, ¿los sitios en los que vives (viviste en Río de Janeiro y Marruecos) influyen en tu música?

- Es imposible de decir pero con suerte su influencia es positiva, pero creo que estaría adivinando si te diera una respuesta definitiva.

-¿Consideras que tu música es cinemática? ¿Cuándo compones piensas en tu película personal?

-En realidad la música no es parte de otra cosa, tan solo es. Ya que es instrumental, creo que ocasionalmente la percepción es que tiene que ser parte de otra cosa, de algo visual. Las personas la perciben como la banda sonora de una película imaginaria pero no lo es. Está terminada y completa, y no necesita un imaginario, al menos no de mi parte. Realmente no pienso de esa manera.

- Te lo pregunto porque yo soy músico y cuando compongo imagino paisajes. Cuando escucho tu música me imagino que quizá tú haces lo mismo. 

-Eso está cool. Considero que cuando las personas escuchan mi música y la relacionan con algo es bueno. Con suerte es suficientemente ambigua y puede tener un significado diferente para cada persona. Principalmente me interesa el sonido, el ritmo, la melodía y quiero saber cómo funciona, aprender de eso para ver a dónde me lleva en un nivel sónico. No hay una moraleja o un significado más profundo, realmente solo se trata del sonido. Y creo que es suficiente, es decir tan solo ese plano es un espacio infinito para la exploración.

-¿Así que juegas con los sonidos y los escuchas?

-Tiene más que ver con comprender por qué me gustan ciertas cosas y porque no me gustan otras. Trato de desglosarlo en mi mente para entender por qué escojo esto y no lo otro: este tono, esta armonía, y por qué funcionan como funcionan. Pienso en cómo funcionan las armonías, las melodías, los acordes y algunas estructuras dentro del mundo natural. Siempre me encuentro escuchando y analizando, y  a la vez siempre estoy involucrado emocionalmente. No es como en la ciencia, más que nada se trata de un impulso emocional.

-¿Piensas también en términos de estructuras y números?

-Un poco, sí. Por ejemplo las armonías, cómo funcionan las ondas de sonido, y por qué algunas tienen que ser repetidas para tener un análisis armónico del sonido. Puedes ver que hay un patrón muy fuerte y bien definido que se encuentra en la naturaleza también. Nosotros encontramos los números, pero los patrones ya estaban ahí. Eso me parece fascinante.

-¿Consideras que la música es una fuerza de la naturaleza?

-Sí, así es. Creo que algunas cosas son armónicas y otras no lo son.

-¿Crees que hay una gran relación entre las matemáticas y la música?

-Sí, definitivamente. También en el arte, la arquitectura, todas las cosas que nos rodean. Es el balance para que las cosas sean correctas. Por ejemplo, creo que el número áureo es como una pequeña caja de Pandora. Una vez que la abres empiezas a buscar más y más, hasta que te das cuenta de que no sabes nada y tienes que seguir buscando.

-Regresando a la manera en la que desarrollas las ideas de tus discos, ¿tu música está basada en el número áureo?

- Inadvertidamente sí. Hay ciertos patrones que suceden en el sonido lo quieras o no. No es que yo intente crear un sonido basado en una estructura matemática específica, sin embargo existen estas estructuras notorias. Por otro lado también son solo canciones, ¿sabes? La música es muy misteriosa y es algo que me parece interesante. Que hablar al respecto sea tan difícil es prueba de ello. Es algo difícil de definir. Quizá esa es la razón por la que es música. Creo que es un aspecto muy mágico. Por eso es tan difícil de definir y eso es algo bueno.

-¿Te consideras una especie de alquimista?

-Exacto. Cambiamos y adaptamos sonidos. Cuando diseñamos sonidos se siente como una especie de alquimia. 

-¿Cómo es el proceso en el que diseñas sonidos? ¿Tienes una especie de guía?

-Es un proceso que desarrollo gradualmente. Hace unos quince años me interesaba la idea de combinar cosas que no pertenecían juntas, las forzaba. Buscaba en sampleos o en álbumes, encontraba una trompeta o un saxófono en un disco, tomaba unas cuantas notas e intentaba crear una melodía larga. Pensaba: esto es jazz, ¿qué podemos hacer con esto en un ambiente electrónico? Trataba de sacar las cosas de su hábitat natural para ponerlas en un sitio diferente y ver qué sucedía. Eso se transformó en cambiar los sonidos y no solo su contexto. Se trataba de cambiar la naturaleza de los sonidos, afectando y cortándolo en pedazos cada vez más pequeños.

Con este desarrollo se volvió evidente que la fuente del sonido era menos importante que la dirección en la que me llevaba. Así que comencé a unir cosas con las que sentía una conexión, por ejemplo, el sonido de una guitarra surf podía reproducirse con unas abejas y un motor. O con un tambor, hacer la cubierta con otra cosa, la cámara de resina o madera para ver que sucedía. En realidad es algo muy divertido.

Ahora lo que hago es sintetizar las grabaciones de campo, tomar ese mundo natural, analizar los sonidos, para que de nuevo queden como ceros a unos, sintetizarlos y manipularlos para crear nuevos instrumentos que luego aprendo a tocar. Ahí yace el concepto de ISAM, Invented Sound Applied to Music.

-¿Crees que los grandes libros o los grandes discos escogen a sus autores y no al revés?

 -No sé, es difícil pensar en algo escrito como algo autónomo.

-Quizá cuando analizas lo que escribiste hace unos diez años piensas, ¿cuándo escribí eso?

-Sí, eso sucede todo el tiempo, cuando escuchas algo y esto te suena extraño. Creo que estamos operando en un nivel inconsciente, y es ahí donde más me acerco a la meditación; horas pueden pasar sin que me percate y a la vez no estoy ahí realmente, surgen ideas de un estado ausente. Entonces en retrospectiva no recuerdo como creé una canción porque estaba tan involucrado en ella.

Si haces música lo entiendes. A veces no recuerdo cómo surgieron esos sonidos. Ahora es un proceso más deliberado. Es más satisfactorio tener una idea y realizarla que jugar para ver qué pasa después.  Es más satisfactorio tener un objetivo y trabajar para alcanzarlo.

Ahora mis objetivos son más precisos en términos del software y hardware, tengo más control sobre cómo le doy forma al sonido o al ritmo. Quizá no lo tenía tan claro antes.

-¿Sientes que estás más enfocado que antes?

-Sí, eso siento.

-¿Aún vas en busca de nuevos discos?

Sí, aunque ya no lo hago tanto por los sampleos. Antes lo hacía como base de mi música, tenía torres de álbumes, álbumes terribles que tenían unas cuantas notas increíbles, pero nada más. Realmente ya no trabajo de esa manera, ahora los compró para mí, para escucharlos.

Son una gran fuente de inspiración y la relación que tengo con mi colección es muy fuerte. Ir en busca de álbumes nuevos sin embargo, se torna más y más difícil. El Internet ha destruido la existencia de las pequeñas tiendas, muchas de ellas quebraron. Ahora esa experiencia es casi exclusivamente en línea. La experiencia es completamente diferente porque cuando compras un álbum en línea tienes que saber qué buscas, pero cuando entras en una tienda simplemente puedes encontrar cosas, muchas cosas que no conocías antes. Es una pena que ya no se pueda hacer eso.

-¿Crees que ahora tu búsqueda está en la naturaleza?

Así es, trato de encontrar cosas en el mundo que me rodea para incorporarlas en lo que hago.

-Siento que ISAM es una especie de máquina de sueños fractales. ¿Has experimentado una especie  de sueño lúcido durante la producción de ISAM? ¿Sabes si algunas personas tienen este tipo de experiencias cuando escuchan tu música?

-Pienso que el álbum es completamente no lineal. Supongo que por eso puede parecer un poco psicodélico, hasta cierto punto pasa porque está fracturado, es muy abierto. Como dije antes, no tengo ningún control sobre cómo reaccionan las personas. Se trata de algo emocional que no está en mis manos y no es malo.

-¿Crees que has fracturado tu propia realidad con este proyecto?

-Hasta cierto punto. Lo que hice fue abrir la puerta a cosas que ahora quiero investigar porque descubrí muchas cosas que antes no sabía. Además, leer sobre la síntesis y el sonido me dio una nueva manera de trabajar. Estoy ansioso por llevarlo un paso más adelante, ver a dónde me lleva.  

Pijama Surf agradece a Luis Clériga, Monsieur Goma y MUTEK_MX por su apoyo para realizar esta entrevista.

Te podría interesar:

La creatividad de las mujeres para cometer asesinatos supera a la de los hombres

Por: pijamasurf - 10/10/2013

Las mujeres asesinas están presentes en la cultura pop y la literatura desde Salomé, Medea o la condesa Bathory. Pero las mujeres que matan tienen una doble objeción contra la naturaleza de su furia.

media-71517-257780

Una mujer que engaña a su esposo lo besa apasionadamente cuando este llega del trabajo. Entre sus labios deja deslizar una pequeña cápsula de cianuro, lo cual mata al hombre en cuestión de segundos. Para la psiquiatra Sigrun Rossmanith, una de las más reputadas especialistas en asesinatos cometidos por mujeres, cree que la mujer anterior "combina un acto de amor con el asesinato. ¿Podría un hombre hacer eso?"

Luego de haber participado en más de 3 mil casos donde las mujeres son las victimarias, Rossmanith acaba de publicar Are Women the Better Murderers?, donde analiza las razones por las que las mujeres no sólo matan, sino lo que sus métodos nos indican sobre sus motivaciones y lo que llama "el lado oscuro de las mujeres."

Y es que se supone que las mujeres no son tan violentas como los hombres --lo que deja de lado la cuestión de que la violencia en nuestra sociedad, en su aplicación como en su recepción, es una cuestión que el género también determina: "La mayoría de las mujeres asesinas nunca habían cometido crímenes antes... Raramente matan extraños. La mayoría de los conflictos ocurren dentro de las propias cuatro paredes, y luego crecen. A menudo ocurre que las víctimas, en una reversión de roles, se vuelven perpetradores."

Para compensar la fuerza física, las mujeres que matan suelen dejar a sus víctimas indefensas para así poder llevar a cabo el asesinato. "Una herramienta frecuentemente usada es el cuchillo, un recurso plenamente europeo comparado con los Estados Unidos, donde se utilizan predominantemente armas de fuego."

Rossmanith cuenta que el esquema básico es cuando una mujer ha sido víctima de alguien (probablemente un familiar) durante mucho tiempo y ha recibido una forma de abuso y humillación que nunca termina de normalizarse; cuando la víctima ve que, por ejemplo, sus hijos están en peligro, o que el abuso ha llegado a un punto intolerable, algo se activa en la mujer, algo que la doctora llama "la esquina oscura del alma", las cuales no existen únicamente en las mujeres, sino que es una posición humana, por decirlo así, normal.

"Uno siempre asume que los hombres tienen potencial para ser violentos, brutales y egocéntricos. Ellos no tienen que cubrir ese lado de sí mismos. Pero se espera que las mujeres actúen como si eso no existiera en nosotras. El problema específicamente femenino es cómo lidiar con este lado oscuro. Si siempre es reprimido y nunca reconocido, podrías verte superada por esta fuerza oscura en momentos drásticos."

Desde mujeres que golpean a su esposo-violador con sartenes hasta matarlo hasta las que, como Medea, matan a sus propios hijos para vengarse de su pareja o pretendiendo castigarla, las mujeres tienen tanto potencial destructivo como los hombres, pero nuestra sociedad no lo reconoce, según Rossmanith, por el feminismo: "Soy una mujer. Pero ya sabes, soy fan del feminismo: ha logrado mucho. Sólo me da problemas el que las mujeres siempre sean retratadas como más amables y menos dadas a la violencia. En mi experiencia ese simplemente no es el caso. En mi vida, a menudo he atestiguado cuán duras pueden ser las mujeres. Cuán tortuosas pueden ser unas con otras."

Las mujeres como víctimas de violencia física y sexual es una constante intolerable que está presente en todas partes, con alarmantes ejemplos en ocasiones. Pero para construir una verdadera igualdad en nuestra sociedad debemos pensar que los hombres y las mujeres tienen no sólo los mismos derechos y potenciales, sino los mismos problemas con qué lidiar dentro de sus vidas --problemas que socialmente las mujeres no pueden manifestar abiertamente, como el abuso de una pareja que dice amarlas o el maltrato físico que puede acumularse desde la infancia. Sin embargo, en esto Rossmanith es lapidaria: "Personalmente me atemoriza más la venganza de una mujer que la de un hombre."

También en Pijama Surf:

La “asesina” Amanda Knox, entre las 100 mujeres más bellas del mundo de la revista Maxim

20 claves para detectar a un psicópata