*

X

Descubren regla universal entre mamíferos: tardamos 21 segundos en orinar

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/17/2013

Investigadores estadounidenses descubren que casi todos los mamíferos tardan aproximadamente 21 segundos en orinar y vaciar sus vejigas, un fenómeno en el que la fuerza de gravedad posee un papel importante.

perro

En un hallazgo profundamente importante que quizá compita para la próxima edición de los Premios Ig Nobel, un grupo de investigadores  del Georgia Institute of Technology de Atlanta han encontrado una ley anatómica y fisológica que se cumple en todos los mamíferos, desde los elefantes hasta los seres humanos o cabras: todos tardan aproximadamente 21 segundos en vaciar de orín su vejiga.

Patricia Yang y otros de sus colegas llegaron a esta conclusión luego de observar videos de animales del zoológico de la ciudad, en los que se dieron cuenta que los mamíferos, sin importar su tamaño ni su sexo, se tomaban un tiempo más o menos igual en todos los casos para orinar.

El equipo confrontó estudios previos al respecto en los cuales, sin embargo, para explicar este fenómeno, solo se toma en cuenta la presión dentro del sistema urinario. Yang y compañía consideraron también tanto el efecto de la gravedad como la longitud de la uretra.

“Muchas de estas investigaciones son en humanos o en animales más pequeños que los humanos”, declaró Yang, haciendo ver que por esta diferencia de dimensiones la fuerza gravedad debe ser un factor a considerar (en los elefantes, por ejemplo, la uretra tiene un diámetro de 10 centímetros y una longitud de 1 metro).

En este sentido, la relación entre tamaño de la vejiga y extensión de la uretra es proporcional entre mamíferos sin importar sus dimensiones, pues si bien por un lado cada uno tiene depósitos de orina que se corresponden con su tamaño general, por el efecto de la gravedad mientras los desechos líquidos transitan por la uretra estos se vacían en el mismo tiempo: en los animales grandes porque dicha fuerza acelera la caída y la consecuente expulsión y en los medianos y pequeños porque esta aceleración es mucho menor.

Las pocas excepciones a esta ley se encuentran en mamíferos sumamente pequeños como murciélagos y ratas, que pueden orinar y vaciar sus vejigas en menos de 1 segundo.

De acuerdo con los investigadores, este descubrimiento podría servir para diagnosticar infecciones urinarias en mamíferos de gran tamaño.

Los hongos "producen viento" para que se esparzan sus semillas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/17/2013

Un reciente estudio encontró que los hongos tienen la capacidad de "crear viento" para que este se lleve sus esporas a lugares húmedos y protegidos.

946912_521919084540910_1800593924_n

El mundo de los hongos es un mundo discreto y lleno de extrañeza. Varios científicos se refieren al reino Fungi como “la materia negra de la biología”, porque hay muy poco que se sabe de ellos. Apenas hace poco descubrieron, por ejemplo, que gracias a unos hongos que se añaden a las raíces de los árboles, éstos pueden comunicarse entre ellos y enviarse nutrientes unos a otros. Pero además de que permiten la comunicación arbórea, los hongos también pueden producir viento para que lleve sus esporas a otras partes del bosque.

Por mucho tiempo se pensó que los hongos se reproducían pasivamente tirando sus esporas al suelo para que una corriente de aire las recogiera y las depositara en otro lugar. Pero este nuevo estudio muestra como el fungi es mucho más activo al esparcir sus semillas.

Para “crear viento”, los hongos sólo tienen que dejar que su humedad se evapore. Esta evaporación les permite enfriarse ya que el cambio de fase de agua líquida a vapor usa energía calórica. El aire frío es más denso que el aire caliente y tiene tendencia a fluir y esparcirse.

Esta habilidad para crear viento es lo que les permite nacer adentro de troncos, en hendiduras de árboles, debajo del pasto: lugares donde el viento común no llega fácilmente. Según uno de los investigadores, si llevas una linterna al bosque en la noche podrás ver esporas moviéndose en grandes nubes, con su propio viento.