*

X

Así se ve el baile en código (VIDEOS)

Arte

Por: corrector - 10/01/2013

Universal Everything trae un nuevo proyecto en el que teorías matemáticas son diseñadas para ser hermosas y elaboradas figuras humanas bailando.

Universal-Everything-Colour-Presence-2-716x402

¿A qué nivel de abstracción debe llegar a ser un cuerpo humano para que dejemos de percibirlo como humano? La respuesta no es fácil de definir, sin embargo al ver estos videos pareciera que lo “humano” no se pierde nunca, incluso si las formas del cuerpo se vuelven rayos de luz moviéndose en todas direcciones.

Universal Everything ha estado preguntándose estas cuestiones por mucho tiempo mediante sus increíbles proyectos audiovisuales. Su más reciente pieza, creada para el Museo de Ciencia de Londres, transforma los movimientos de bailarines en luces y líneas abstractas. Sus obras se llaman Presence y 1000 Hands y ambas son instalaciones formadas por cámaras de video concéntricas dentro de un espacio del museo. Cada pieza tiene su particular ejecución y las dos son ejemplos espectaculares de lo que la era digital ha venido a hacer con el arte.

 

Estos “disfraces digitales” abstraen tanto al cuerpo humano que uno tiene mirar dos veces para corroborar lo que se está viendo. Simon Pyke, uno de los creadores, apunta:

 “Estamos encontrando este balance entre algo muy abstracto pero que aún da la sensación de que hay un humano bailando”, explica Pyke. “Si aún puedes sentir que hay vida dentro, entonces los espectadores tienen una conexión emocional y empatía con lo que están viendo. No es sólo una fría pieza de tecnología”.

 

Además de esto, el público de todo el mundo puede intervenir la pieza desde la galería en línea, y el público presente en la exposición puede usar su smartphone para contribuir e interactuar con el show.

 

Flama de agua: una fuente de fuego que hace entrar en comunión a los elementos

Arte

Por: pijamasurf - 10/01/2013

Esta instalación de Jeppe Hein genera la ilusión de una flama surgiendo del corazón de una fuente, mostrando al agua y al fuego en convivencia y comunión.

 

Las fuentes son probablemente uno de los ornamentos más antiguos en la historia de la arquitectura, adornos públicos y privados, de calles y ciudades pero también de palacios y casos, que asimismo generan la sensación de tranquilidad y sosiego, incluso de belleza y experiencia estética gratuita, que se ofrece sin más, como en Les jeux d’eau à la Villa d’Este de Franz Liszt.

Y si bien esta tradición ha sido intervenida, esta modificación ha sido sobre todo en la forma de las fuentes, en los materiales utilizados, pero casi nunca en que aquello que mana y que da cuerpo al espectáculo: el agua.

De ahí uno de los elementos más sorpresivos de esta pieza realizada por el artista Jeppe Hein quien sin dejar de utilizar dicho líquido, montó una fuente en la que también hay fuego, el cual convive con el agua en sus saltos y sus caídas.

Flama de agua” es el nombre de la instalación, posible gracias a un mecanismo que despide gas natural en medio del agua, generando así la ilusión de comunión de ambos elementos.