*

X

Así se ve el baile en código (VIDEOS)

Arte

Por: corrector - 10/01/2013

Universal Everything trae un nuevo proyecto en el que teorías matemáticas son diseñadas para ser hermosas y elaboradas figuras humanas bailando.

Universal-Everything-Colour-Presence-2-716x402

¿A qué nivel de abstracción debe llegar a ser un cuerpo humano para que dejemos de percibirlo como humano? La respuesta no es fácil de definir, sin embargo al ver estos videos pareciera que lo “humano” no se pierde nunca, incluso si las formas del cuerpo se vuelven rayos de luz moviéndose en todas direcciones.

Universal Everything ha estado preguntándose estas cuestiones por mucho tiempo mediante sus increíbles proyectos audiovisuales. Su más reciente pieza, creada para el Museo de Ciencia de Londres, transforma los movimientos de bailarines en luces y líneas abstractas. Sus obras se llaman Presence y 1000 Hands y ambas son instalaciones formadas por cámaras de video concéntricas dentro de un espacio del museo. Cada pieza tiene su particular ejecución y las dos son ejemplos espectaculares de lo que la era digital ha venido a hacer con el arte.

 

Estos “disfraces digitales” abstraen tanto al cuerpo humano que uno tiene mirar dos veces para corroborar lo que se está viendo. Simon Pyke, uno de los creadores, apunta:

 “Estamos encontrando este balance entre algo muy abstracto pero que aún da la sensación de que hay un humano bailando”, explica Pyke. “Si aún puedes sentir que hay vida dentro, entonces los espectadores tienen una conexión emocional y empatía con lo que están viendo. No es sólo una fría pieza de tecnología”.

 

Además de esto, el público de todo el mundo puede intervenir la pieza desde la galería en línea, y el público presente en la exposición puede usar su smartphone para contribuir e interactuar con el show.

 

Te podría interesar:

Cómo Hermann Rorschach logró interpretar las excentricidades de la psique humana

Arte

Por: pijamasurf - 10/01/2013

A pesar de las grandes divergencias de opinión en cuanto a las interpretaciones que hacen los psicólogos de aquello visto por sus pacientes en las manchas de tinta, la prueba Rorscharch se sigue utilizando como herramienta psicológica.

Rorschach_blot_04

El joven suizo Hermann Rorschach no imaginaba que su afición por la clecsografía lo llevaría a desarrollar una prueba que pudiera dar luz a los psicólogos sobre las diferencias en las personalidades humanas. Hijo de un profesor de arte, Rorschach entró en contacto desde muy pronto con la pintura y con la importante capacidad de aprender a expresarse uno mismo. No obstante, al momento de elegir carrera, se decantó por la Medicina, influído por el consejo del biólogo alemán Ernst Haeckel, y se especializó en Psicología. 

Mientras estudiaba medicina, recordó que Justinus Kerner, aquel autor de unos poemas acompañados cada uno por un inkblot o mancha de tinta, había sido, nada más y nada menos, doctor también. Cuando finalmente se especializó en Psicología y conoció la técnica de asociación de palabras que utilizaba Carl Jung en su psicodiagnóstico, el sensible médico unió sus dos marcados intereses y creó lo que hoy se conoce como "test de Rorschach", una serie de manchas de tinta que, según sus observaciones, eran interpretadas más o menos igual por las personas "normales", mientras que los esquizofrénicos otorgaban respuestas bastante atípicas.

 

[caption id="attachment_66157" align="alignleft" width="300"]Rorschach_blot_02 Uno de los inkblots de la prueba, en el que generalmente se ven dos humanos de perfil uniendo sus manos.[/caption]

Así, esta prueba nació como un intento para diagnosticar la esquizofrenia, pero, incluso desde su nacimiento, Rorschach no ponía las manos al fuego para asegurar que todos aquellos que dieran una respuesta rara a las manchas de tinta eran necesariamente esquizofrénicos. Es decir, que la prueba nunca se aceptó realmente como "objetiva" y fue criticada desde muy temprano por tres cosas, a saber:

1) Algunos psicólogos han argüido que su propio inconsciente se manifiesta al momento de interpretar las interpretaciones de sus pacientes, por ejemplo, si un paciente ve en una de las manchas un sostén, un psicólogo masculino podría pensar que ello es una respuesta sexual, mientras que una psicóloga podría clasificarlo simplemente como "ropa".

2) No queda claro qué es exactamente lo que está midiendo la prueba. En efecto, Rorschach la ideó para diagnosticar un pensamiento desordenado, pero queda en duda si realmente mide la personalidad de un individuo o no, de manera que su validez científica no puede ser comprobada.

3) Los que han aplicado la prueba se han dado cuenta de la falta de certeza que ésta ofrece, pues dos aplicadores distintos han obtenido interpretaciones divergentes sobre una misma persona.

Pese a estas objeciones, el test todavía es utilizado por algunos psicólogos que consideran que, aunque no obtendrán la verdad absoluta sobre el paciente, la aplicación de la prueba sí les servirá para crear un ambiente de confianza y como una manera de incitaren el paciente la mirada hacia sí mismo. 

Las sugestivas imágenes elaboradas por el suizo no se podían quedar sólo en el mundo de la ciencia. Su naturaleza artística las ha hecho eliminar estas barreras conceptuales y podemos encontrarlas como fuente de inspiración para algunos artistas. Tal es el caso de Andy Warhol, que en 1984 produjo una serie de dibujos llamados "Rorschach's paintings", pues Warhol encontraba en los inkblots la cualidad artística de provocar algo en el espectador, de hacerlo proyectarse a través de la obra. Acerca de esta serie, Warhol dijo:

Estaba intentando hacerlos para realmente leerlos y escribir sobre ellos, pero nunca tuve el tiempo para eso. Entonces iba a contratar a alguien para que los interpretara, pretendiendo que era yo, de manera que fueran un poco más... interesantes. Porque todo lo que veía era la cara de un perro o algo como un árbol, un pájaro o una flor. Otra persona podría ver mucho más.

Hermann Rorschach murió a los 37 años, nunca afirmó la validez científica de su prueba, aunque quizá sí haya imaginado que los artistas no lo olvidarían.

[caption id="attachment_66167" align="aligncenter" width="660"]rorsachmain Andy Warhol, "Rorschach paintings", 1984.[/caption]