*

X

Cómo ordenar bebidas en un bar utilizando lenguaje no verbal

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/23/2013

La ciencia te dice cómo dejar de gritar en la barra sin que el barista te preste atención.

Happy-Hour-Los-Angeles

Investigadores de la universidad de Bielefeld en Alemania intentaron extraer del lenguaje corporal humano aquellos rasgos que indudablemente atraen la atención de los bartenders en las atestadas barras de los bares; esto con la finalidad de construir un robot barista que pudiera ser capaz de identificar a los consumidores potenciales y servirlos, más allá de la comunicación verbal.

Tenemos la imagen: uno o dos bartenders van de un lado a otro de una barra, digamos, de unos 10 metros de largo, llena de hombres y mujeres empujándose y gritando al mismo tiempo, mientras otros simplemente disfrutan de su trago o platican con alguien. ¿Cómo puede saber el bartender el orden para atenderlos e identificarlos claramente, a su vez, para diferenciarlos de los demás y no confundir las órdenes?

Según Sebastian Loth, director del estudio, los consumidores se identifican a sí mismos en esta situación precisa mediante su comportamiento; para ello, dos señales son indudables de que desean pedir algo al bartender: “Primero, los consumidores se posicionan directamente en la barra y, segundo, miran a la barra/bartender.”

No parece que hayamos avanzado mucho… Sin embargo, la obviedad es sólo aparente: Loth y su equipo analizaron 105 intentos de ordenar bebidas en bares de Alemania y Escocia, evaluando el comportamiento de los consumidores 35 segundos antes de que pidieran una bebida. Estar en la barra y mirar al camarero fue la ruta más exitosa para que les sirvieran tragos: en 95% de los casos, el consumidor se coloca frente a la barra (sin darle la espalda, sin ofrecer el perfil, sino colocando el pecho y la mirada hacia el frente) y observa al bartender.

Inclinarse ligeramente hacia adelante también es una estrategia útil, pero es irrelevante si no se está de frente a la barra. Técnicas como mirar atentamente el menú o sacar la cartera para llamar la atención del camarero tuvieron éxito variable, pero sólo exitoso entre el 3 y el 7% de las veces.

El estudio buscará programar correctamente al robot bartender, “James”, que deberá reconocer y responder el lenguaje no verbal de los consumidores en los bares.

Un gran caso de ciencia aplicada a la fiesta.

Te podría interesar:

Vestirse de manera extravagante puede hacer que los demás se sometan ante ti

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/23/2013

Comportarse de manera extraña o vestirse con ropa osada, que no encajaría en la norma, podrían traer beneficios insospechado en sociedad.

bowie-glam-rock-6

Aunque muchas personas pensarían que vestirse de manera extravagante, de tal forma que una persona resalte entre un grupo, no es una conducta que asegure el loor social, lo contrario podría ser cierto. Vestimentas coloridas y atrevidas pueden hacer que una persona sea percibida como superior, dueña de su propias reglas, según sugiere un estudio de la Universidad de Harvard.

"Proponemos que, bajo ciertas condiciones, comportamientos no-convencionales pueden beneficiar a a alguien más que simplemente tratar de encajar. En otras palabras, cuando parece deliberado, una persona puede aparentar tener un estatus más alto y un sentido de competencia", escriben los autores del estudio Silvia Bellezza, Francesca Gino y Anat Keinan. Esto mismo en palabras de Wired: "Vístete con calcetines de colores y logra la grandeza".

En el estudio, los investigadores encontraron que las personas percibían un mayor nivel de estatus y de competencia en personas que no se conformaban con la norma que en aquellos que sí lo hacían. Esta no conformidad se exhibía en cosas tan sencillas como un abogado usando calcetines de colores. En otro caso un profesor de una universidad reconocida usó una camiseta y una barba sin rasurar mientras otro profesor de una universidad local usó un traje y un rostro afeitado. Las personas percibieron como de más alto estatus al profesor que apareció casualmente sin rasurar y usando una t-shirt.

Como suele ocurrir, la invetsigación podrá ser usada para el beneficio de marcas que quieren apelar a los compradores que no se conforman con las normas de la moda, capitilizando en la tendencia de "aparentar ser no conformista", de la mano de la tendencia de marcas que buscan enviar mensajes anticapitalismo y anticonsumo para que las personas consuman sus productos, buscando irónicamente empatizar con el sentimiento anticorporativo de algunas personas, muchas de ellas líderes de opinión. De este tipo de estudios surgen, por ejemplo, productos que cuestan muy caro pero que se ven como productos que usaría una persona que no tiene tanto dinero. La clave para las marcas es "entender cómo los consumidores pueden demostrar que están haciendo un acto intencional de no conformidad a través de estas marcas y productos".

La atracción por lo extravagante y diferente, puede observarse también en otro estudio que muestra que las personas prefieren una obra de arte cuando saben que el artista estaba loco o tenía ciertas conductas estrafalarias. Ambos estudios contribuyen a la conclusión de que ser raro no es tan malo como nos querían hacer creer.