*

X

Cómo ordenar bebidas en un bar utilizando lenguaje no verbal

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/23/2013

La ciencia te dice cómo dejar de gritar en la barra sin que el barista te preste atención.

Happy-Hour-Los-Angeles

Investigadores de la universidad de Bielefeld en Alemania intentaron extraer del lenguaje corporal humano aquellos rasgos que indudablemente atraen la atención de los bartenders en las atestadas barras de los bares; esto con la finalidad de construir un robot barista que pudiera ser capaz de identificar a los consumidores potenciales y servirlos, más allá de la comunicación verbal.

Tenemos la imagen: uno o dos bartenders van de un lado a otro de una barra, digamos, de unos 10 metros de largo, llena de hombres y mujeres empujándose y gritando al mismo tiempo, mientras otros simplemente disfrutan de su trago o platican con alguien. ¿Cómo puede saber el bartender el orden para atenderlos e identificarlos claramente, a su vez, para diferenciarlos de los demás y no confundir las órdenes?

Según Sebastian Loth, director del estudio, los consumidores se identifican a sí mismos en esta situación precisa mediante su comportamiento; para ello, dos señales son indudables de que desean pedir algo al bartender: “Primero, los consumidores se posicionan directamente en la barra y, segundo, miran a la barra/bartender.”

No parece que hayamos avanzado mucho… Sin embargo, la obviedad es sólo aparente: Loth y su equipo analizaron 105 intentos de ordenar bebidas en bares de Alemania y Escocia, evaluando el comportamiento de los consumidores 35 segundos antes de que pidieran una bebida. Estar en la barra y mirar al camarero fue la ruta más exitosa para que les sirvieran tragos: en 95% de los casos, el consumidor se coloca frente a la barra (sin darle la espalda, sin ofrecer el perfil, sino colocando el pecho y la mirada hacia el frente) y observa al bartender.

Inclinarse ligeramente hacia adelante también es una estrategia útil, pero es irrelevante si no se está de frente a la barra. Técnicas como mirar atentamente el menú o sacar la cartera para llamar la atención del camarero tuvieron éxito variable, pero sólo exitoso entre el 3 y el 7% de las veces.

El estudio buscará programar correctamente al robot bartender, “James”, que deberá reconocer y responder el lenguaje no verbal de los consumidores en los bares.

Un gran caso de ciencia aplicada a la fiesta.

"Año del arbusto": ¿Será el 2014 el regreso del vello corporal en las mujeres?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/23/2013

El empeño en convencernos de que el vello corporal femenino es antinatural y sucio ha sido extremadamente exitoso, pero quizá las tendencias estén a punto cambiar.

115418204

Aparentemente, el 2014 será el año del arbusto. O al menos así lo pronostica el periodista de The Guardian, Elmer O’Toole y así lo publicita American Apparel, que llenó sus aparadores de Nueva York con maniquíes con vello púbico cubiertos por diminutas pantaletas. Un vocero apuntó que están tratando de inducir conversaciones acerca de los tipos de feminidad que se consideran bellos y sexies.

article-2540819-1AB7D3D300000578-469_634x499

Pero, ¿qué es lo que fomentó la cera de depilar en las últimas décadas de la cultura occidental? De acuerdo a las reflexiones de O’Toole, pudo haber sido el porno. Pero, apunta, también hay muchas mujeres que no ven pornografía y que remueven todo el vello de su cuerpo. “En realidad es la industria de belleza la que se beneficia y la que promueve la tendencia”.

Antes de la primera guerra mundial, supuestamente ninguna mujer se rasuraba las piernas. Para 1964, 98% de las mujeres menores a 44 años lo hacían. Antes de la guerra, el vello de las axilas no era una consideración cosmética. La moda en ese momento, aunque a veces ajustada y reveladora, cubría casi toda la piel de las mujeres. Pero la moda femenina se volvió ostentosamente más libre, y la primera rasuradora Gillette para mujeres salió en 1915, fomentando campañas de publicidad agresiva para el beneficio de más de una docena de compañías de “belleza”. El vello corporal de las mujeres de repente se volvió desagradable.

Pero al parecer ahora las mujeres están desechando esa tendencia para regresar a la libertad y naturaleza de tener vellos en el cuerpo y aceptar que si están ahí es para cumplir una función. Una de las razones para ello es quizá que el proceso para remover el vello, sobre todo el púbico, pues es invasivo y doloroso. Y la otra es que las partes privadas del cuerpo son esencialmente privadas, y la mayoría de las parejas sexuales tienden a querer al otro como es (con evidentes excepciones).

Sea o no el 2014 el “año del arbusto”, lo afortunado es que quizá sí habrá mucho más variedad y libertad de gustos entre las mujeres de occidente, que dejarán de sentir vergüenza (las que lo hacen) por preferir no recortar el vello de su cuerpo. Será una cuestión de preferencia estética y no una inoculación mediática subyugante.