*

X

¿Cómo funciona Silk Road (el Amazon de las drogas ilegales online)?

Psiconáutica

Por: corrector - 09/17/2013

¿Cómo funciona el sitio que gana $22 millones de dólares al año con la venta de drogas?

xlarge_0601_silkroadnew

Está fuera de discusión que la venta de drogas ilegales es un negocio lucrativo porque existe un mercado para ellas. Pero antes, para conseguir drogas, era necesario conocer a alguien y visitarlo, o arreglar un punto de reunión; la calidad de los productos podía no sólo no ser óptima sino francamente peligrosa (se sabe que la cocaína suele cortarse con cualquier cosa que parezca polvo blanco).

Si ponemos entre paréntesis por un momento las razones por las cuales se consumen drogas y nos enfocamos en el ámbito de las transacciones, Silk Road ha dado una enorme lección de eficiencia. Hemos hablado antes en Pijama Surf de la tienda más grande para comprar drogas en Internet, incluso preguntándonos si comprar online puede derrotar a los carteles. Pero, ¿cómo es que una tienda así puede operar y quién está detrás?

Para acceder a Silk Road es necesario estar familiarizado con el uso de Tor, un sistema para navegar de manera invisible en las aguas profundas del Internet, y todas las transacciones se realizan a través de Bitcoins, una moneda virtual igualmente difícil de rastrear.

Pongamos por caso que "alguien" quiere comprar un gramo de Alprazolam o una onza de la cannabis White Rhino: luego de seleccionar los productos en tu carrito de compras, como harías en Amazon o Mercado Libre, los compradores envían sus Bitcoin al sistema de Silk Road y se ponen en contacto con el vendedor, enviándole una dirección de entrega. Esta dirección es borrada automáticamente por el sistema luego de que ha sido vista.

Los Bitcoin permanecen congelados y el vendedor envía las drogas por correo postal. Cuando el paquete es recibido, el comprador debe confirmar de conformidad el recibo y el vendedor puede cobrar los Bitcoin. Si el paquete se pierde, los fondos permanecen congelados mientras el vendedor y el comprador llegan a un acuerdo (algunos vendedores ofrecen reembolsos parciales). Si te preguntas cómo es que el sistema de correo pasa por alto los paquetes con drogas, es porque en ocasiones se esconden estas en tarjetas de cumpleaños o paquetes de dulces, pero de todas formas el peligro de comprar en grandes cantidades ha hecho que la policía encuentre y rastree hacia el comprador la procedencia del paquete.

Al igual que en otros sitios de ventas por Internet, , los compradores pueden dejar observaciones y críticas sobre la calidad del producto que compraron, lo que constituye una diferencia importante respecto a comprar drogas en la calle, cuya calidad no puedes verificar.

Silk Road es dirigido por un personaje llamado "Dread Pirate Roberts", quien se abona 10% de cada transacción que tiene lugar en el sitio. Se estima que para agosto del año pasado sus ganancias debían rondar los $22 millones de dólares al año

Entre los riesgos de utilizar este servicio está el latente de ser descubierto por la policía digital, o que tu paquete sea requisado en la oficina de correos. Por otro lado, comprar Bitcoin también puede ser difícil en algunos países, y las tasas de cambio pueden cambiar dramáticamente su valor antes de que puedas usarlos. Pero, de nuevo, comprar drogas de esta forma es considerablemente más seguro que hacerlo en la calle, al menos en lo que refiere a la calidad del producto. 

[Economist]

Te podría interesar:

Drogas legales hechas en laboratorios chinos y entregadas a la puerta de tu casa

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/17/2013

El mercado busca los efectos, no las sustancias mismas: buscar los efectos a través de sustancias hechas ex profeso parece ser el nuevo negocio de las ventas de droga en Internet.

high

La semana pasada el FBI desarticuló el sitio de Silk Road, la mayor tienda de drogas ilegales online, e hizo responsable a su webmaster Ross Ulbricht de 29 años por cargos de lavado de dinero, venta de drogas, hacking y contratos de asesinos a sueldo en Baltimore y Nueva York. Pero una vez desarmado el mayor bazar ilegal de las profundas aguas de la deep web, ¿el comercio online de sustancias ilegales desaparecerá? ¿O, por el contrario, como muestra la investigación del periodista Mark Power, las prohibiciones sólo sirven para generar nuevos mecanismos de distribución?

Power dedicó dos meses a investigar sobre un nuevo negocio para tener acceso a drogas online. Este consiste en explotar el mercado de las drogas legales y comisionar a laboratorios en China a que produzcan las sustancias, las cuales llegan por via postal a cualquier lugar del mundo. El periodista resume así su experiencia:

"Todo lo que me tomó fueron una docena de llamadas a Shanghai, una cuenta en gmail, una transferencia bancaria, un buzón postal a nombre falso, algunos emails a contactos de foros web que me dieron las síntesis [de las sustancias] y la modificación y el nombre de un laboratorio confiable, y algo de lectura. Trabajo hecho." 

Y es que los legal highs son la respuesta del mercado a las nuevas prohibiciones internacionales, lo cual vuelve irrelevante la guerra contra las drogas, al menos desde el enfoque de etiquetar como ilegal una sustancia. Las primeras legislaciones globales contra las drogas datan de 1961 y 1971, convenciones donde fueron proscritas 234 sustancias según su grado de peligrosidad. Pero utilizando datos del Centro Europeo de Drogas y Adicción, Power encontró que entre 2009 y octubre del 2013 se han identificado 243 nuevas drogas: más drogas nuevas de las que se conocían hace casi medio siglo.

Los laboratorios chinos que comercializan sustancias sobre pedido evaden las regulaciones internacionales con una astuta cláusula donde aceptan producir la sustancia pero anunciando que no es apta para consumo humano, lo que deja toda la responsabilidad en manos de las leyes: al ser variantes y modificaciones de sustancias ilegales, "técnicamente" no son sustancias ilegales, puesto que no existían antes. Solamente en el curso de la investigación de Power, cinco nuevas sustancias fueron etiquetadas como ilegales por las autoridades inglesas.

La paradoja es clara para el periodista: "El verdadero problema es éste: estamos confundiendo causa y efecto. La razón de que tantas nuevas drogas aparezcan es precisamente que sigamos prohibiéndolas. Ese enfoque funcionó en los '60 y '70, y tal vez hasta los '80. Pero en la era del Internet es imposible controlar este mercado. Más leyes significa más drogas. Si yo, un periodista que hasta hace poco no sabía nada de química, puedo comisionar una nueva droga en cuestión de semanas, también puede hacerlo más gente. Y lo harán."

Al igual que Silk Road fue una tentativa para comprar y vender drogas en línea de manera anónima (y relativamente segura gracias a los Bitcoin), el mercado busca los efectos, no las sustancias per se, volviendo rentable el negocio de encargar drogas por pedido, aunque parece poco probable que llegue a masificarse como práctica. Mientras tanto, las "drogas legales" se vuelven peligrosas debido, paradójicamente, a las legislaciones que tratan de prohibirlas. Tomen como ejemplo la N-Bomb, la metoxetamina o las ranas psicoactivas, que no siguen sino la misma ruta de variantes alrededor de una fórmula. Y mientras la gente sigue tomando Prozac como si fueran pastillas de menta, las autoridades del mundo parecen más preocupadas por proscribir actos que por regular los actuales.