*

X
La lista de este año de los hombres que ganan inmensas bolsas de dinero por poner tracks pregrabados en público es al menos desalentadora.

clavin

Mientras la popularidad de la música para sacarle brillo a la pista escala como meteoro, los sueldos de los deejays lo hacen también. Lamentablemente, como suele suceder en muchos casos, entre más aumenta el gusto por la electrónica pareciera que, proporcionalmente, la calidad se diluye, influenciada por agendas comerciales, tendencias masivas, y la búsqueda del show por encima de un compromiso genuino por jugar con las realidades sonoras.

Este mes Forbes publicó su segunda compilación anual de los Electronic Cash Kings [Reyes Electrónicos del dinero]. El año pasado, la superestrella holandesa Tiësto fue el primero en la lista con un ingreso estimado de $22 millones de dólares; este año estará ganando 10 millones más, pero queda en segundo lugar detrás del productor escocés Calvin Harris. El ranking de Skrillex ha bajado a la novena posición, pero no porque el semi-dios del dubstep esté ganando menos, sino porque sus colegas están ganado mucho más. De acuerdo con la metodología de Forbes, Deadmau5, Swedish House Mafia, Afrojack y Avicii han doblado sus ingresos en un año.

2013

1. Calvin Harris ($46 millones)
2. Tiesto ($32 millones)
3. David Guetta ($30 millones)
4. Swedish House Mafia ($25 millones)
5. Deadmau5 ($21 millones)
6. Avicii ($20 millones)
7. Afrojack ($18 millones)
8. Armin van Buuren ($17 millones)
9 (empate) Skrillex ($16 millones)
9 (empate) Kaskade ($16 millones)
11. Steve Aoki ($14 millones)
12. DJ Pauly D ($13 millones)
13. Diplo ($13 millones)

 

2012

1. Tiesto ($22 millones)
2. Skrillex ($15 millones)
3. Swedish House Mafia ($14 millones)
4. David Guetta ($13.5 millones)
5. Steve Aoki ($12 millones)
6. Deadmau5 ($11.5 millones)
7. DJ Pauly D ($11 millones)
8. Kaskade ($10 millones)
9. Afrojack ($9 millones)
10. Avicii ($7 millones)

 

[Gawker]

Te podría interesar:

Estos países son los predadores más importantes del mundo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/27/2013

Los siguientes infográficos muestran el consumo de carne de acuerdo a cada país del mundo, y es increíble observar cómo ha cambiado este hábito en los últimos cincuenta años.

20130909141832_9334759301156112612

Los humanos somos parte de la cadena alimenticia, aunque a veces parece que lo olvidemos. Los siguientes infográficos muestran los niveles tróficos (conjuntos de especies o de organismos de un ecosistema que coinciden por el lugar que ocupan en el flujo de energía y nutrientes) del ser humano. Al parecer nuestros hábitos de consumo han variado muchísimo en los últimos cincuenta años. Los datos fueron publicados en La Academia Nacional de Ciencias, que también documentó a un mundo cada vez más hambriento de carne.

3023061-inline-trophicgraph

Para explicarlo mejor: los niveles tróficos cubren el espectro de los hábitos alimenticios, de herbívoros a los predadores más carnívoros. Un nivel trófico de 1 significa que eres una planta o un plancton, un nivel de 2 significa que te alimentas del nivel 1. Un nivel de 2.5 significa una dieta mezclada de plantas y comedores de plantas, y un nivel trófico de 5.5 (el más alto) significa que eres algo así como un oso polar. Los humanos estamos entre el nivel 2 y el 2.6, lo cual significa que ocupamos el mismo lugar en la cadena que los puercos y las anchoas.

3023061-inline-landanimal1961

Así, contrario a lo que muchos piensan, no somos el depredador número 1 del mundo. Lo que los mapas muestran es la historia de consumo de energía a través de nuestras bocas por los últimos 49 años. Un nivel trófico más alto significa que estamos agotando más recursos naturales, y subsistiendo de comida que, para hacerse, requiere la mayor energía de la cadena alimenticia.

3023061-inline-landanimal2009

En suma, el nivel trófico mediano ha crecido 3% durante los últimos cincuenta años, y la mayoría de ese crecimiento viene de India y China, mientras poblaciones de Norte América, Europa, Australia y Nueva Zelanda, que llevaban la delantera en los resultados de 1961, han declinado en cuanto a niveles tróficos. Debido también a la conciencia de los riesgos cardiovasculares por consumir demasiada carne, los niveles de Estados Unidos han declinado también. Pero al parecer el mundo aún no pone suficiente energía en cultivar vegetales.

3023061-inline-ustrophicgraph