*

X

Crónica de un encuentro inolvidable (porque el futuro es justo ahora)

Por: Mitsy Ferrant - 08/16/2013

El reciente ciclo TEDX San Miguel Allende fue una experiencia altamente catártica que marcó a cada uno de los participantes.

 

TEDxSMA_tree

 

El cambio como constante y la aceleración como característica de nuestros tiempos. Todos, cada quién a su manera, sentimos la urgente necesidad de llegar a nuestro destino.  No hay tiempo que perder -o eso es lo que parece percibirse. Pero cabe preguntarse: ¿a dónde vamos y cómo pretendemos llegar? Esas fueron justamente las preguntas que planteó la tercera edición de TEDX San Miguel Allende, el pasado 2 de agosto.

La selección de 18 ponentes manifestó, como hilo conductor, la intención de honrar la sabiduría impresa en nosotros desde el principio de los tiempos. Esto mientras cada uno de ellos construye un camino inspirado en las mejores cualidades humanas –el amor, la congruencia, y el respeto a todo y todos como parte/espejo de nuestro Ser.

Llegué manejando, esquivando tráileres a la par que meditaba en el camino y su paisaje, por San Juan del Río –claro, sin olvidar la parada obligatoria en la Barbacoa de Santiago. Era una tarde exquisita de jueves y esa noche había un coctel de bienvenida. Abandoné el coche y salí a recorrer las calles, redescubrirlas y disfrutar la tarde. Me encanta la vida de pueblo -el contacto humano que estos generan, lugares donde los encuentros casuales con extraños que te iluminan el día son costumbre. San Miguel de Allende es especialmente mágico –tal vez por que está cimentado sobre montes de cuarzo. Su gente es cálida, amorosa; se logra una mezcla ecléctica que reúne sin tomar en cuenta idiomas, procedencias, o diferencias generacionales, simplemente celebra el ahora generando sinergias extraordinarias.

En el camino me encontré a Xavier Fux, querido amigo, DJ y también mago permacultor, y a Klaudia Oliver, la directora de orquesta del maravilloso fin de semana que empezábamos a vivir. Recorrimos distintas casas camino al coctel -joyas coloniales conservadas en su gloria, con jardines diseñados para mantenerte en un estado de asombro continuo. Mansiones, estudios y hoteles que abrían sus puertas para hospedar a los distintos ponentes e involucrados; testimonios del esfuerzo en conjunto que se hizo para realizar este evento.

Team_Photo

Llegamos con la noche a la terraza del Hotel Matilda donde se celebró el brindis que inauguró el encuentro. Estaban todos reunidos ahí –ponentes, familiares, amigos, organizadores, turistas y locales– conociéndose, presentándose, descubriéndose. Siguió la noche entre copas, pláticas y caminatas que se extendían por el parque Juárez hasta que llegó el momento de irse a dormir -el viernes era el gran día y la cita era a las 10 de la mañana en los Cines Aldama.

Se llenaron los asientos temprano, todos estábamos ansiosos por descubrir como iban a finalmente combinar los elementos presentes y en lo que iba a resultar todo.

Abrió el escenario Sarah Hoch, fundadora y directora del GIFF. Una mujer proactiva, esencial en el desarrollo de la industria cinematográfica en México y su proyección. Presentó La Fábrica GIFF, un complejo de producción y difusión dedicado al desarrollo e impulso de las artes visuales; involucra paralelamente formación, capacitación y la difusión. Tras ella subió Carlos Bolado con un documento escrito, sin imágenes para su presentación, hablando del pasado y generando risas sabrosas con anécdotas familiares. Carlos jugó hábilmente con los clichés y con el pasado para entender y construir un mejor futuro. Nos recuerda: “Un pueblo sin memoria está condenado a repetir su pasado.”

Continuó Kathleen B. Lowenstein, productora, escritora, música y actriz co-productora del primer Fringe Festival en Español de América Latina, y luego Judith Fein, escritora enfocada en viajes, y que reflexionó sobre el comportamiento humano al viajar, sobre el rol que encarnamos al estar fuera de nuestro hogar. Somos embajadores de nuestro origen en el momento en que ponemos pie fuera de él. Propone una lista de pasos sencillos que me parecen esenciales en todo intercambio: Detente, Observa, Sé curioso, y Pregunta si generas curiosidad. Nos comparte su sueño: un mundo donde todos aportemos calma, paz y respeto; donde el otro funciona como imán, generando curiosidad creativa en ti, sacándote de tu burbuja.

La inolvidable sesión incluyó a Martha Ortiz Chapa, quien nos mantuvo durante 18 minutos imaginando colores, olores y sabores de nuestro hermoso país. Concluyó dejándonos llenos de antojos y escalofríos pidiendo “México, quiero que me sepas a Esperanza”. Al terminar esta fabulosa chef, el  escenario fue de Fernando Balderas, fundador del Instituto Tecnológico Sanmiguelense de Estudios Superiores, una institución socialmente responsable que promueve una economía basada en conocimiento, y posteriormente el embajador Cecilio Garza abordó la muerte silenciada. Habló del suicidio, de la eutanasia; de su impacto y su costo tangible en la sociedad; de la dignidad en la muerte. Propone legalizar la eutanasia; crear una agencia gubernamental de ayuda al suicida, una red de apoyo que contemple psicólogos, una red de empleo y tanatólogos.

Jason Bryan, especialista en telecomunicaciones conocido como el “Roaming Jedi” (www.roamingconsulting.com), nos presentó las conclusiones de su trabajo más reciente: como los cambios en la manera en que nos comunicamos afectan la manera en que nos conectamos cuando viajamos: la clave está en abrazar cada vez más la conexión humana.

nicko nogues

El inspirador desfile prosiguió con Nicko Nogués, quien vistiendo una playera blanca que dice Hacer is the new Decir, nos advirtió: “Ya nadie necesita una empresa, ni una marca, ni siquiera un gobierno para hacer que cambien las cosas. Cualquiera con una conexión a Internet que detecte un problema y tenga una idea relevante que intente solucionarlo, puede convertirse en lo que yo llamo un Activista Creativo”... Actuar is the new Protestar, la revolución desde el individuo para el bien común. Vivimos en tiempos donde la persona que hace puede contar, el cambio está en nosotros y para probarlo nos presenta el proyecto Humanity #21díasdebondad.  Nogués concluye afirmando que hay dos tipos de personas, las que dicen y las que hacen y nos pregunta ¿Tú que tipo eres?

Ya en la segunda mitad del memorable maratón, toco el turno a Kate Stone, originaria de Inglaterra, y quien dedica su vida a “electrificar el papel”. Stone fundó Novalia, compañía cuyo objetivo principal es el de darle vida a lo impreso. Fusionan tecnologías nuevas y antiguas, combinan arte y ciencia para dar vida a fantasías lúdicas. Nos deleitó con una breve sesión musical usando como instrumento un poster de cartón con una batería impresa – demostrándonos que además es posible divertirnos en el proceso.

Llegó el turno de Xavier Fux (http://www.greenbeat.org), quién nos habló del karma energético de nuestra comida “Somos lo que comemos”. Insiste en que se trata de hechos y no palabras. Expuso distintas maneras de crecer/cuidar/regenerar lo que consumimos y nuestro entorno. Nos mostró ejemplos de bosques urbanos comestibles, sistemas comunales para “rentar” un huerto, parques y hortalizas en bio-domos, granjas de aquaponia y azoteas verdes. Actualmente, de hecho, está a cargo de una azotea que producirá 3000 lechugas a la semana para consumo local en el DF.

Rob Lerne, biólogo y emprendedor, propuso al biochar -carbón vegetal- como eje/estrategia para mitigar el cambio climático y promover la agricultura sustentable. “El carbón es negativo y el planeta es positivo” entonces cuando reintegras el biochar con la tierra aceleras la extracción del dióxido de carbono de la atmósfera.

Después de la comida siguió Bernardo Greenham, fundador de Basura Cero –facilitadora que propone una manera distinta de hacer negocios, dándole especial enfoque al beneficio económico y la creación de una conciencia social. Empezó recordándonos que el ser humano es la única especie que se propuso someter su entorno en vez de adaptarse a él y cerró proponiéndonos ·”hacer tierra”, regresar a nuestro circulo sagrado y encender la luz de nuestros corazones.

También subió al escenario Gaz Alazraki quien nos habló de los 9 maestros improbables que se encontró a lo largo de su camino, y que lo llevaron a ser lo que hoy es, el director de la película mexicana más exitosa en taquillas locales de todos los tiempos, Nosotros los Nobles. A continuación Joseph Arthur nos compartió como la vulnerabilidad para él siempre puede ser transmutada en una fuente de poder. Es cantante, compositor y artista, y  disfruta de combinar estas prácticas… En este caso, inspirado/retado por Spencer Tunick, nos tocó su canción “I miss the Zoo”  mientras usaba a tres chicas desnudas pintadas de blanco como canvas. 

Al atardecer apareció el Dr Octavio Rettig Hinojosa, médico –cirujano y partero- y también portavoz del mensaje de los consejos de ancianos de las comunidades indígenas del norte. Lleva más de 7 años trabajando con la medicina del Bufo Alvarius, y es co-fundador de la Fundación OTAC,  trabajando en la preservación de la especie, la zona y sus tradiciones.  Nos explica que solo en este sapo, originario de Desierto de Sonora, encontramos la molécula 5 MeO-DMT -molécula en la cual se encuentra comprimido el lenguaje en código de la naturaleza. En las más de 4000 sesiones/terapias que ha dado ofrece una nueva forma de entender/percibir la vida, son minutos de vacuidad donde logras alinearte con lo más puro de tu esencia, con la conciencia universal, generando cambios drásticos en tu calidad de vida. La clave está en elevar nuestra frecuencia, somos a la vez lectores y editores de nuestra entorno, y nuestros corazones son los que moldean nuestra realidad.

Continuamos con Rafael Y. Herman, artista israelí que juega con la luz para explorar la oscuridad. Nos compartió su trabajo –su exposición más reciente fue en Nueva York-, su historia y nos reveló los colores de la noche. Se dio cuenta que la búsqueda reflejada en su obra artística resumía en cierta manera todo lo que había oído durante el día: la clave está en la luz y como la percibimos/reflejamos. 

El ciclo de ponencias llegó a su fin con Santiago Pando quién se subió al escenario con una planta de lavanda y la puso frente a nosotros. Nos habló de cómo la Montaña le enseña, de cómo la naturaleza en todas sus expresiones ha sido su mayor fuente de sabiduría, y nos habla de los niños con Síndrome de Down… ellos resuenan en armonía con la frecuencia del amor incondicional, están aquí -mapeados estratégicamente alrededor del mundo-, para recordarnos también que debemos elevar nuestra frecuencia y entregarnos al amor sin miedo alguno.  

Ahí estábamos, las distintas formulas habían sido reveladas y la magia compartida. Habíamos escuchado y descubierto como estas 18 personas estaban generando cambios en la estructura central de nuestra realidad. Cada uno desde su rincón, modulando desde lo individual nuestro entorno colectivo, usando al corazón como eje rector. Alterando las percepciones, transmutando obstáculos, enfocándose en soluciones… haciendo magia.

Era tiempo de celebrar la catarsis bailando, para así poder empezar a transmutar la información revelada. Xavier Fux musicalizó exquisitamente la noche. Florecieron los encuentros, los brindis, las sinergias, se revelaron los puntos de convergencia y empezaron las colaboraciones. Esto había sido solo el principio.

Siguieron varios eventos/encuentros mágicos el resto del fin de semana que merecen también ser narrados (al igual que las ponencias merecen mucho más detalle), sin embargo esto ya empieza a parecer novela y prefiero dejarlo para próximas entregas.

El equipo detrás de TEDX San Miguel Allende se dedicó a apapacharnos el alma e inspirarnos –lograron crear más que un evento excepcional,  tejieron lazos y alianzas,  y sobre todo sembraron amor, inspiración y esperanza -creando un antes y un después de esta experiencia.

No me queda duda alguna, el cambio es ahora, estamos sucediendo.

La magia, como la luz, es cuestión de percepción. El futuro es justo ahora, y el pasado ya no es lo que solía ser. 

Twitter de la autora: @ellemiroir  

La inevitable decadencia de las princesas Disney: metáfora fotográfica del mundo contemporáneo

Por: pijamasurf - 08/16/2013

Disney puede considerarse una de las máquinas ideológicas más efectivas de la era moderna. Desde sus inicios, a mediados del siglo XX, sus productos de entretenimiento han estado íntimamente aparejados con un modo de vida y aun de producción en los que la adecuación mental a determinados patrones de pensamiento, es indispensable.

En el caso de las llamadas “princesas”, tomadas además en varios casos de historias reconocidamente folclóricas, estas han servido para difundir y asentar ideas determinadas de lo que supuestamente significa ser mujer, una feminidad sumamente estrecha, sumisa, limitada a las necesidades de un modelo patriarcal de pensamiento. La mujer debe ser bella, delicada, cortés, servicial y tener otras cualidades afines para, encima, merecer eventualmente la condescendencia de un príncipe azul sin el cual su vida carece de sentido.

En un ejercicio fotográfico que retoma estas y otras críticas tanto a las “princesas Disney” como al estilo de vida contemporáneo que evidentemente entra en contradicción con dichas ilusiones, Dina Goldstein ha presentado su serie Fallen Princesses, Princesas caídas, en la cual toma la característica más señalada de cada uno de estos personaje y, no sin cierta perversidad intelectual, lo convierte en la razón misma de su caída, su renovación conflictiva (porque no puede ser de otro modo) en las circunstancias del mundo contemporáneo.

Así, la falsa demanda de la belleza que da sentido a la cirugía plástica, el ciclo de producción, consumo y desecho que alcanza incluso las relaciones personales, la práctica de no ser capaces de admirar algo hermoso en el mundo si no está encerrado en una galería o un zoológico, son algunas de estas situaciones que la fotógrafa combina con dichos iconos culturales inmediatamente reconocibles.

Fallen Princesses es, en suma, una buena oportunidad para reflexionar sobre aquellas ideas y hábitos que, sin ser del todo nuestros, sin beneficiarnos ni hacernos crecer, aun así, casi siempre inconsciente e involuntariamente, terminamos por hacerlos propios, por reproducirlos y contribuir así en su persistencia en el mundo.

También en Pijama Surf:

¿Dónde están las princesas de Disney? Todas han sido asesinadas

Disasterland, el arte de la decadencia de los personajes de Disney

Imágenes vía The Daily Beast