*

X

Candidaturas Ciudadanas: ¿Una solución a la hegemonía de los partidos políticos tradicionales?

Por: Miguel Angel Esquivel - 08/29/2013

En las pasadas elecciones de julio en México ocurrió algo inédito: se eligió a un alcalde que contendió por la vía independiente, terminando así con el monopolio del partido político como único medio para acceder al poder.

boleta

Durante muchos años se formuló en México un amplio debate acerca de la forma en que la constitución garantizaba el derecho a todos los ciudadanos de votar y ser votados, lo cual en la práctica nunca ocurrió como tal, ya que solo por medio de un partido político se podía participar como candidato en una elección No sería hasta el año pasado que a través de una iniciativa enviada por Felipe Calderón al Congreso se aprobaran modificaciones a las leyes que permitieran la participación de un ciudadano en una elección sin la necesidad de un partido político.

Uno de los primeros casos –si no es que el primero- que atrajo la atención sobre este tema de las candidaturas ciudadanas fue el de el ex-canciller Jorge Castañeda Gutman quien en el 2004 presentó ante el IFE su candidatura independiente para la presidencia de la república en el 2006, sin embargo fue rechazada debido a que el Código Electoral no contemplaba las candidaturas independientes a pesar de que la constitución en el artículo 35 no menciona ninguna restricción para que los ciudadanos hagan uso de este derecho.

La iniciativa enviada por Calderón en el 2009 y aprobada finalmente en el 2012 por la mayoría de los congresos locales, contenía una serie de reformas políticas importantes para la vida democrática del país entre ellas: reelección de alcaldes, iniciativas de ley ciudadanas, segunda vuelta electoral (ballottage), iniciativas que provienen de la Suprema Corte de Justicia entre otras no menos importantes, cabe mencionar que muchas de estas figuras democráticas de usan a lo largo del mundo desde hace varios años, incluyendo a Europa, Estados Unidos y también varios países de Latinoamérica, estas reformas políticas son de suma importancia en nuestro país para superar la falta de credibilidad en el que han caído los procesos e instituciones electorales, ya que parece que se ha vuelto una tradición el conflicto postelectoral en nuestro país.

En Marzo de 2013 en Quintana Roo se validan por primera vez las candidaturas independientes para presidente municipal y síndico en varios municipios, comenzando así la historia de esta figura democrática. Finalmente en julio de este año en el municipio de General Enrique Estrada en el estado de Zacatecas gana la presidencia municipal Raúl de Luna Tovar, un eximilitante panista que no obteniendo la candidatura de su partido decidió ir por su propia cuenta en la contienda aprovechando la última reforma.

Existen varios puntos que deben considerarse al evaluar las candidaturas independientes; por ejemplo el financiamiento, el cual debe ser regulado eficazmente ya que, al provenir los recursos para financiar la campaña de un ciudadano o de sus simpatizantes deberán crease instrumentos para la regulación recursos y su procedencia, así como mecanismos que vislumbren una contienda equitativa, también el acceso a los medios de difusión principalmente radio y televisión para cuidar que se garantice la equidad entre todos los contendientes.

Es probable que las candidaturas independientes logren una mayor inclusión de las demandas de la sociedad en el sistema político, así como el surgimiento de liderazgos que beneficien a la ciudadanía, pero también pueden presentarse prácticas nocivas; una podría ser el empoderamiento de un líder que llegue a consolidarse en la arena política por medio de una candidatura independiente para posteriormente formar un grupo o finalmente un partido político y así estaríamos regresando al mismo monopolio del que se hablaba en un principio.

Otro práctica dudosa podría presentarse cuando las candidaturas independientes –específicamente el líder- funcionaran bien para una sola elección, pero sería difícil consolidar una ideología o una agenda que responda a las demandas de los ciudadanos si no hay un nivel simbólico mínimo para la identificación o simpatía con un proyecto definido que vaya más allá del carisma de un personaje.

Existe una mayor posibilidad de que las candidaturas ciudadanas cobren fuerza primero a nivel local o regional, se apuntalen los códigos electorales estatales así como también los institutos y se vayan corrigiendo sobre la marcha los defectos que puedan traer consigo estas candidaturas, y se posibilite así que pueda llegarse a puestos legislativos, gobernaturas o incluso contender a la presidencia de la república a través de la vía independiente pero garantizando la eficacia de las instituciones encargadas.

Al hablar de candidaturas independientes es inevitable pensar en caudillismo y la facilidad con que un líder en nuestro país y la región se degenera en un ente populista, un mártir, o una personalidad mesiánica. Es  por ello que una alternativa a las candidaturas independientes o además de ellas, sería fomentar la creación de asociaciones políticas o partidos políticos locales, regionales y nacionales que logren aglomerar las diferentes corrientes de pensamiento y demandas ciudadanas, con la intención de darse a conocer y formar posteriormente organizaciones más grandes que incluyan la mayoría de las necesidades, y competir electoralmente en coalición con otros partidos afines a su actuar político, apostando así a una mayor institucionalización y no depender de un liderazgo si no de una estructura de partido compuesta por un grupo de personas con una ideología común. Hoy en día la sociedad a través de los medios de comunicación ha logrado integrarse en grupos con intereses y pensamientos similares lo cual facilita la organización e interacción entre sus miembros, una buen opción sería que estos grupos con sus particulares demandas y propuestas accedieran a los espacios de poder y lográramos tener un sistema político a la altura del mundo actual.

Twitter del autor: @m_alarmant

Periodista realiza entrevista topless para cuestionar por qué la desnudez femenina, aunque legal, es "inapropiada" (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/29/2013

Históricamente las mujeres, como grupo social, han recibido un trato distinto al de los hombres, fundamento casi exclusivamente en la dominación. Una vez que el modelo patriarcal triunfó y se convirtió en el hegemónico, el indiscutible, las mujeres pasaron a ocupar un segundo plano en el estrato colectivo, como si se trata de seres de una categoría inferior que, por diferentes razones, no merecían la misma consideración social que una persona del sexo masculino.

Así, en distintas épocas, las mujeres no pudieron votar, estudiar o trabajar, las mujeres tenían que permanecer a la sombra y el cuidado de una figura tutela y, en general, muchas de sus capacidades como persona, su libertad y sus posibilidades de decisión, quedaron limitadas a la aprobación de un hombre.

En esta entrevista se evidencia un elemento que revela a través de un detalle la forma de dicha inequidad. Se trata de la desnudez, específicamente de la desnudez del torso. ¿Por qué, socialmente y sin mayor escándalo, podemos ver a un hombre ir por la calle con el torso desnudo, pero no así si quien hace lo mismo es una mujer?

En Canadá las mujeres tienen derecho a mostrarse topless desde 1996, luego de que una corte determinara que no había “nada de degradante o deshumanizante” en el hecho.

Pero si es así, si la ley lo permite, ¿por qué persiste el trato distinto?

En este video Lori Welbourne, periodista, decidió desnudar su pecho ante Walter Gray, alcalde de Kelowna, una ciudad de la Columbia Británica, en Canadá. Y la reacción del político mucho tiene de esta perturbación que posee amplias raíces morales.

“¿Qué está usted haciendo?”, dice el político, entre sorprendido e inquieto, apenas ve que la Welbourne ha comenzado a quitarse la parte superior de su vestido. Y a partir de entonces parece vacilar cada vez que responde a las preguntas de la entrevistadora.

“¿Por qué entonces no lo hacen?”, pregunta Welbourne ante la aparente contradicción de que aun siendo una acción legal, no es sin embargo frecuente públicamente. “Tal vez porque lo encuentra inapropiado”, responde el alcalde, recurriendo a un término sin duda polémico y al mismo tiempo elocuente.

“¿A qué se refiere con ‘inapropiado’ en una mujer en topless?”, revira la periodista, a lo que Gray, de nuevo no sin dificultad, responde: “La diferencia tal vez sea que el pecho de una mujer causa distracción”.

Y si podría decirse que al final la actitud de la entrevistadora, al invitarle una cerveza al alcalde, no sale de la posición de objeto sexual de la mujer que al parecer intentaba poner a prueba, al menos el momento puede tomarse como uno de esos ejercicios disruptivos que nos permiten dudar de nuestras convicciones y, en el caso específico de la inequidad de género, preguntarnos por el lugar que damos a la mujer en nuestras prácticas cotidianas.

En este enlace: La policía de Nueva York a favor de la equidad de género: mujeres podrán caminar topless por las calles

[Alternet]