*

X

Nueva tendencia en Japón: modificar quirúrgicamente las líneas de la mano para cambiar el destino

Por: corrector - 07/22/2013

Superstición o subversión del destino, una nueva técnica de modificación corporal busca retar al destino a través de la quiromancia quirúrgica.

manos

Una nueva tendencia místico-cosmética se apodera poco a poco de los consultorios de cirugía plástica en Japón --y es que desde hace un par de años los japoneses acuden a los cirujanos para tratar de cambiar su destino haciéndose modificar las líneas de la mano.

La creencia en la quiromancia (adivinación del destino por medio de las líneas de la mano) está lejos de ser sólo una superstición, y la gente paga alrededor de $1,000 dólares para tratar de modificar ese destino a su propio antojo. El procedimiento consiste en hacer más largas las líneas asociadas con la suerte, el dinero o el matrimonio a través de un escalpelo eléctrico.

El doctor Takaaki Matsuoka, cirujano plástico de la clínica de belleza Shinjuku en Tokyo afirma que "si tratas de crear líneas de la mano con un láser, estas se curan, y no dejan una marca limpia. Debes usar un escalpelo eléctrico y hacer una incisión temblorosa a propósito, porque las líneas de la palma nunca son completamente rectas."

Pero aunque el número de personas que se han sometido a este procedimiento ha ido en aumento, solamente unas 40 se han realizado en la clínica Shinjuku, con una duración de entre 10 y 15 minutos para modificar entre 5 y 10 líneas. Hombres y mujeres por igual han acudido a realizarse esta operación, la cual tarda aproximadamente un mes en sanar completamente (aunque nos preguntamos a partir de cuánto tiempo se empezarán a sentir los efectos en la modificación del propio destino...).

[Fox News]

Te podría interesar:

Fin del mundo: artista ilustra diferentes escenarios apocalípticos (IMÁGENES)

Por: pijamasurf - 07/22/2013

Ron Miller es un artista e ilustrador que durante las últimas tres décadas ha combinado su pasión por la ciencia y el arte, colaborando con su talento y su capacidad para traducir conceptos en imágenes para revistas como Scientific American, National Geographic y Discover, además de ser ilustrador de películas como Dune (1984) y Total Recall (1990.)

En la serie creada con motivo del libro Is the End of the World Near? From Crackpot Predictions to Scientific Scenarios, Miller se montó en la ola apocalíptica del 2012 para retratar algunos de los escenarios apocalípticos más descabellados, además de algunos muy reales e inminentes, como el crecimiento eventual de nuestro sol en una gigante roja que engullirá al sistema solar.

Sus imágenes están basadas en cálculos aproximados del impacto de los desastres naturales según una metodología científica, aunque como el mismo afirma, "la ciencia tiene mucho de especulación sobre la especulación." Así, por ejemplo, podemos suponer que un tsunami golpeando Nueva York tal vez no alcanzaría el alto de la cintura de la estatua de la libertad, pero probablemente un meteorito que cayera en el mismo lugar dejaría un boquete como el de la correspondiente imagen.

[Smithsonian Mag]