*

X

"Invócame bajo las estrellas", el amor bajo voluntad de Aleister Crowley

Por: Lucia Ortiz Monasterio - 07/21/2013

Sumergirse en la poética de Aleister Crowley para apenas atisbar lo que quiso decir con Amor bajo Voluntad.

1699921273825795

Pocas cosas tan ocultas como el verdadero significado de "voluntad" y "amor" en el trabajo de Aleister Crowley. Ocultas en el sentido de que están situadas y envueltas en la filosofía de Thelema, y Thelema es un cuidadoso tejido que reteje estos conceptos en una madeja mistérica, despojándolos de sus sentidos comunes o veleidosos; y a la vez Thelema es voluntad, Amor bajo Voluntad. Sólo que aquí la voluntad (Will) es sutilmente distinguida del capricho o de los confusos deseos de una mente que es dominada por su inconsciente, y el amor es la conservación del universo en tanto que es una fórmula de múltiplicación que da a luz a un tercer elemento (al igual que las leyes físicas del universo). Pero es mucho más que eso. Y en su visión, el amor debe ser bajo voluntad (Love under Will), de no serlo se vuelve: “una operación de magia negra”.

Aunque mi conocimiento de la obra de Crowley sea mínimo, y por lo tanto Thelema sea un territorio casi ignoto, es precisamente la fascinación con el descubrimiento (Will’o the wisps de entendimiento) de nuevas posibilidades semánticas lo que genera este texto. El Amor y la Voluntad, conceptos por lo demás gastados, se renuevan cargados de territorio. De espacio que no habíamos mapeado dentro de nuestra pequeña comarca .

Una de las frases más famosas (y malentendidas) de Crowley es “El Amor es la ley. El Amor bajo Voluntad”. El malentendido viene precisamente de que voluntad, en el universo mágico de Crowley, es otra cosa. Quizá Robert Anton Wilson sea quien mejor a elucidado este problema. En su prefacio a The Eye in the Triangle, explica: 

Uno no puede errar al estar guiado por ella [la voluntad verdadera], aunque esta voluntad sea distinta en cada persona. Estas diferencias son dadas por la evolución, como supo Crowley, y no pueden ser permanentemente destruidas por ninguna especie de tiranía. […] “Si Dios hubiera querido que fuéramos unidades replicables, seríamos hormigas, no primates”. Este es el sentido de la famosa frase CADA HOMBRE Y CADA MUJER ES UNA ESTRELLA. Crowley fue siempre fiel a ese “gobernador” interior, esa estrella oculta en cada psique humana.

Entonces, si cada hombre y cada mujer es una estrella, el verso “invoke me under the stars” [invócame bajo las estrellas] hace poético sentido. Significa que escojas, de entre todas las estrellas del universo, una sola. Esto necesariamente requiere voluntad, y distingue el Amor bajo Voluntad de otro tipo de afectos. El amor bajo voluntad es para consumar, más no para frustrar, nuestra calidad de “separación” (separateness) de la mónada perfecta. Porque Crowley, hablando del amor en uno de sus ensayos, lo describe como “un alivio de la separación” a la que estamos condicionados. Una suerte de unión de elementos químicos que, cuando se ven, se dan cuenta de su dividualidad y desean destruirse a sí mismos para unirse y crear una tercera cosa.

El amor puede ser mejor definido como la pasión del Odio al punto de la locura, cuando toma refugio en la autodestrucción.

El amor es de mirada limpia con la lujuria de una rabia mortal, anatomizando a su víctima, buscando dónde es mejor golpear mortalmente al corazón; se vuelve ciego sólo cuando su furia lo ha subyugado por completo, y lanzado dentro de las rojas fauces de la caldera de la auto-inmolación. […] Es por ello que el amor debe ser bajo voluntad.  (Love.)

Aquí queda clara –violentamente clara-- la distinción entre amor y amor bajo voluntad, que a su vez resume la emblemática frase: “todo acto intencional es un acto mágico”. Pero también este acto mágico requiere de una ética perceptiva, la ética que determina que, si estamos actuando bajo nuestra voluntad verdadera, estamos haciendo la voluntad del universo. “Hay amor y hay amor”, escribe Crowley, “Existe la paloma y existe la serpiente. Escoge bien”. Choose ye well.

En sus muchos ensayos al respecto, Crowley concluye que nuestra misión es conocer nuestra voluntad, y luego llevarla a cabo con puntualidad y desapego. “Ahí, y sólo ahí, estas en armonía con el movimiento de las cosas, tu voluntad parte de, y por lo tanto es igual a, la voluntad de Dios”. Quizá mi infatuación con esta extensión del concepto de voluntad, y con su decreto “Haz lo que tu quieras será toda la ley” tenga que ver con que la única verdadera confianza que tengo (dudo de todo lo demás) es en las decisiones que tomo guiada por una “sensación” (¿cómo podemos amar si no podemos percibir la luz oculta?). En otras palabras, y muy a pesar de mis sentimientos encontrados con Mr C., creo que si se desarrolla una especie de sabiduría perceptiva, de poder escuchar el susurro de esa estrella que escoges, entonces todo lo que hagas será toda la ley.

"Sólo tú puedes establecer tu propia Voluntad Verdadera, ningún dios, ningún hombre, ninguna institución o nación sobrepasa tu Autoridad Divina sobre ti mismo".

Twitter del autor: @luciaomr

Te podría interesar:
La escuela nos da palos y nos quita entusiasmo. Nos orada la resistencia y nos desvitaliza paulatinamente. ¿Cómo hacer que la escuela sea menos aburrida, más vital?

school__boring¿Alguna vez te golpearon duro en la quijada con un guante de box? Seguramente no. Es como ir a la escuela. Se siente el mismo sopor, las mismas ganas de dormir para siempre.

El cerebro entra en un coma temporario y se abruma; no sabes quién eres ni qué hacer y acabas sucumbiendo. Es temporario, ya lo sé. Después nos reponemos y parece que la vida vuelve a la normalidad. Dura un par de minutos, en general. Quedamos “groggys”.

La escuela que tenemos es profesionalmente soporífera. Ha ido puliendo su modelo para no fallar. Nadie se siente vitalizado en su telaraña; no hay manera. Te domina.

Me refiero a la escuelas de las aulas, no a la de los recreos. En los recreos nos llegan el slash de agua fresca, el hielo en la nuca, los masajes regeneradores. ¡Menos mal que hay recreos! Una vez recuperados volvemos al ring, a pelear de nuevo, hasta el nuevo cross de aula y de nuevo el sopor.

Así día tras día, durante muchos años. Todos pasamos por eso y es verdad que sobrevivimos, pero no sabemos a ciencia cierta si nos quedan secuelas. Yo creo que sí. Tanto estupor debe dejarnos alguna tara. Pero la vida sigue y seguimos…

La escuela nos da palos y nos quita entusiasmo. Nos horada la resistencia y nos desvitaliza paulatinamente. No lo hace con esa intención –ya lo sé-, ni con mala intención –también lo sé-, pero no entiende que los dogmas pasivizan, que las certezas aburren, que las taxonomías nos aplastan y que el monopolio humilla. Que tanto de eso junto es como estar contra las cuerdas recibiendo arriba y abajo golpes a destajo. Y a aguantar.

Claro, y después los educadores nos preguntamos por qué nuestros alumnos no participan, son abúlicos, no se interesan por nada y nos dan las espaldas. Están “zombies” de tanto palo. Les estamos dando y dando y no nos damos cuenta.

Los golpes de los que hablo no son la exigencia de la escuela, ni su rutina ni su seriedad general, son la índole del trabajo diario y su sustrato. Son los feroces estereotipos, los modelos ramplones de conocimiento y esas cosas… Eso es lo que castiga. Nuestro error conceptual está lastimando a nuestros alumnos.

La falta de vitalidad en el aula proviene de la estructura y la índole del saber que en ella ponemos a circular. Somos asfixiantes porque no damos espacio para que nuestros alumnos se encuentren consigo mismos. Nuestro positivismo avasalla. Nuestra escuela apuna.

Cuando digo “la escuela” estoy hablando del arquetipo y de sus componentes basales: el aula y su esquema de funcionamiento, que nos aliena en el frente y nos postra en la silla; el maestro, que nos domina hablando y nos hipoteca evaluándonos; y el saber, representado soberanamente en los libros de texto, que nos destroza con dogmas sin sentido y definiciones tautológicas, que blinda el saber y lo subsume a un cúmulo informe de información acumulada. Y la institución, encima de todo, que sacraliza lo inútil y condena lo vital.

La escuela tal como la conocemos atraviesa una crisis muy grave y, sobre todo, muy honda. Sus raíces están enfermas. Se ha descontextualizado. La escuela se concibió para la transmisión del saber y eso ya no nos vale. No estamos sabiendo cómo transformarnos en un aparato organizado creador de situaciones abiertas, forjadoras de competencias esenciales para la vida. No sabemos, y nos revisamos en la superficie, cuando el modelo está determinado e infectado en el fondo. Por eso decíamos que el recreo puede, hoy día, ser más educativo que el aula.

Tengo miedo. Sé que yo también puedo, en cualquier momento, recibir mi golpe en la mandíbula, quedar groggy y ya no estar más en pie. Lo vengo esquivando hace unas horas, pero en la menor distracción me agarra y borro el archivo y pierdo mi artículo y mis agallas. Zum! Debo mantenerme alerta y seguir adelante; debo resistir. Up! Esquivar ahora y atacar otra vez, cuando recupere el aire. Shhhh! Pensar… Insistir y no retroceder. Mantener la calma. No avergonzarme de autocriticarme y criticarnos. Zang! Aguantar estos golpes que ahora pasan por encima de mi cabeza y los otros, que vendrán luego. Ufff! Mantener el pie y no dejar de creer. Hop! Quebrar la cintura a un lado y al otro mientras pueda y escribir y decir y hacer… Zaz, zaz! Y si en algún momento mi contrincante cede, pasar a mi ataque; erguirme, levantar la vista, fijar la mirada y atacar retomando mi eje y argumentar de nuevo, con convicción, a favor de que seamos valientes y hagamos una escuela nueva, reformateada desde la médula, que asuma que está fallando (avanzar tirando golpes, para no perder la vertical), que está tóxica y generando más efectos adversos que benéficos –aún en su buena voluntad-. Gong!

Ffffffff!... Todo esto recién empieza. Por eso voy a tratar de aprovechar el descanso para tomar aire. No vaya a ser cosa…

Twitter del autor: @dobertipablo

Sitio del autor: pablodoberti.com