*

X
La organización que fomenta la libre distribución y uso de la creatividad en Internet al tiempo que cuida tu trabajo.

cc.large_

 

Creative Commons es una organización sin fines de lucro que te permite compartir y usar la creatividad y el conocimiento mediante herramientas legales gratuitas. Podría decirse que es de las mejores cosas que le han pasado al Internet; ese gigante bosque de información y de ideas. Lo que vino a hacer, básicamente, es acomodar el acceso a la investigación y a la educación, y a potencializar la completa participación en la cultura de todos los usuarios que deseen hacerlo. Llevó a la red a una nueva era de desarrollo, crecimiento, productividad y, sobretodo, de remix.

Las licencias de propiedad intelectual de CC te proporcionan una manera simple de dar permiso público para compartir y usar tu trabajo creativo, bajo las condiciones que tú quieras. Por ejemplo, si quieres permitir que los usuarios compartan, e incluso elaboren sobre tu trabajo, deberías considerar publicarlo bajo una licencia que permita el uso no comercial de tu obra. Con esto te proteges a ti y proteges a las personas que utilizan tu obra: les evitas la tediosa preocupación de estar infringiendo alguna licencia de propiedad intelectual.

Si estás del otro lado y lo que buscas es utilizar el contenido de alguien más, hay una alberca gigante de creatividad licenciada bajo CC que puedes utilizar. Esta está llena de música, videos, material de investigación científica y académica que, dependiendo de las condiciones de cada una, puedes copiar, distribuir, editar, remixear y utilizar como soporte para construir algo nuevo.

Y aunque es lógico que las licencias en sí mismas no puedan evitar que la gente utilice contenidos creados por otros en maneras que las licencias mismas excluyen, se pueden usar en una corte si existe evidencia de un mal uso de obra. No pueden hacer que los usuarios actúen éticamente, pero están creando una cultura en la cual la Red mundial ya no es una tierra de nadie.

Te podría interesar:
Las redes sociales pueden ser un poderoso detonador de sentimientos bajos y estados depresivos, pero Instagram se gana el cuadro de honor. La explicación es esta:

2544572ee4a811e1985822000a1d011d_7_large beach-desconhecidas-girls-instagram-Favim.com-680236

 

El Instituto Human-Computer en Carnegie Mellon encontró que tu “consumo pasivo” del historial de tus amigos, y tu propia emisión de contenido hacia grandes audiencias en Facebook se correlacionan con sentimientos de soledad e incluso de depresión. Otro estudio anterior había mostrado que el “seguimiento pasivo” en Facebook detona emociones como la envidia y el resentimiento en muchos usuarios, principalmente los que dedican tiempo a ver “fotos vacacionales” de sus amigos.

Todos estos estudios hacen hincapié en que no es Facebook per se lo que genera estados de desconexión y celos, sino usos específicos del sitio. Si las horas que pasas en Facebook las inviertes en ver estatus y fotos de los demás (especialmente fotos vacacionales), entonces la ciencia confirma que has entrado en una relación sadomasoquista semi-consensual con Facebook y necesitas romper el ciclo.

Ahora, Facebook no es el número uno en fomentar este tipo de ciclos emocionales de baja frecuencia; es Instagram. Esto hace sentido si pensamos que en Instagram sólo hay fotografías, la mayoría de las cuales son auto halagadoras y muestran una edición cuidadosa de la vida de los usuarios. Una que normalmente los exalta. En Instagram “tienes claves más explícitas e implícitas de personas siendo felices, ricas y exitosas que en una actualización de estatus”, apunta Hanna Krasnova, coautora del estudio sobre Facebook y la envidia. “Una foto puede ser poderosa al provocar comparaciones sociales inmediatas, y puede detonar sentimientos de inferioridad. Uno no envidia un estatus”.  

Instagram, también, incrementa tus posibilidades de violar la “delgada línea del acoso virtual”. Es común que los usuarios de Instagram se metan a ver el perfil de alguien que apenas conocen y vean todas sus fotografías (sobre todo las que retratan personas) y caigan, silenciosamente, en el mero “chisme” de lo que hacen los extraños. Pero, por supuesto, Instagram ofrece muchas otras posibilidades estéticas y relacionales, que es lo que lo hace una red social bastante nutritiva. Hay muchos usuarios --aunque lamentablemente sean la minoría-- que utilizan esta plataforma para mostrar instantes seductores de la vida, publicados más para inspirar que para cualquier otra cosa. Habrá que utilizarlo de esta manera, que es la mejor de sus versiones.

[Slate]