*

X

Tropical Data VII: literatura, curiosidades y encantamientos con swing traídos de Internet

AlterCultura

Por: Rafael Toriz - 06/04/2013

Una nueva entrega de Tropical Data, los paseos solitarios pero compartidos por las corrientes azarosas de la literatura, el erotismo y las curiosidad que se encuentran en Internet.
swim

The Swimmer (Frank Perry, 1968; adaptación fílmica del cuento homómimo de John Cheever)

El año ya se encuentra a medio día –primavera allende el norte, otoño-casi-invierno al sur del hemisferio– pero en el corazón de este galeón con la brújula imantada seguimos siendo tropicales.

Literatura, curiosidades y encantamientos con swing para navegar por las inesperadas corrientes de la red. Y celebrar, compartiendo vastos horizontes, las primeras 30 primaveras de su almirante alucinado. 

Y para seguir el viaje, nada tan recomendable como La Nave, revista de literatura dirigida por Sergio Pitol. Diseño exquisito, coleccionable, variadas colaboraciones y, lo mejor de todo, absolutamente gratis. Todos los números publicados hasta la fecha disponibles en línea. 

Libros para una isla sobrepoblada. En esta oportunidad, consigno unos relatos de John Cheever junto con los estupendos Amores de segunda mano de Enrique Serna. Continúa el boca a boca con un libro extraño del todavía más extraño Mario Levrero, que obliga a leerlo con un ojo de vidrio: Caza de conejos.

Para quienes gustan de libros temerarios y exigentes –escritos desde el nervio literario– nada tan memorable como Foucault tal y como yo lo imagino del misterioso Maurice Blanchot; y para quien gusta de los desafíos intelectuales que obligan a leer con la enciclopedia a un costado, nada como la Alicia anotada de Martin Gardner, un viaje por las fascinantes inquietudes de la ciencia, en clave literaria.

Para terminar, una antología de cuentos de Julio Ramón Ribeyro y como broche, a la distancia de un click, el Diccionario Etimológico de Joan Corominas, una herramienta poética para palpar los fantasma de la lengua que habitamos. Sin pagar un centavo.

*Pilón: el Codex Seraphinianux

Entrevista con George Steiner. “Hoy se nos cierra una inmensa parte del universo. Nuestro mundo se encoge. Las ciencias son inaccesibles para nosotros. ¿Quién puede comprender las últimas aventuras de la genética, de la astrofísica, de la biología? ¿Quién puede explicarlas al profano? Los saberes ya no se comunican; los escritores y los filósofos ahora son incapaces de hacernos comprender la ciencia”. 

Se nos había olvidado comentarlo: murió la perra. ¡Qué viva el rock! 

Lorca in his words. Una de sus conferencias principales al respecto de Poeta en Nueva York. 

El evangelio según Kurt Hollander. Como a tantas otras maravillas, soy un recién llegado a la obra y gracia del neoyorquino que juega como local en la ciudad de México, un hombre que lleva un par de décadas gozando, padeciendo y fotografiando las entrañas del Distrito Federal.

Su libro, Several ways to die in Mexico City, del que se anuncia un próxima edición en castellano, delata, por lo que puede leerse en línea, una mirada acuciosa sobre especie autodestructiva y convaleciente: los inclementes mexicanos.

Blogs con estupendas imágenes. Una cortesía de los inmensos arcanos del New York Times. 

Habla Antonio Alatorre. De quien no se pone en duda su inteligencia ni erudición y mucho menos la veracidad de sus palabras. Así como tampoco dudamos en atisbar una ligera, burbujeante envidia: “Juan tuvo siempre el habito de la mentira. Empleo la palabra mentira sin ninguna carga moral, en el sentido desnudamente objetivo de 'falta de verdad'. Juan rodeó su persona y su obra de toda clase de mentiras, o digamos ocultaciones, ficciones, inventos, medias verdades, silencios”. 

Sugar Man. Un documental indispensable para conocer a un temperamento sensible y atormentado. No lo lamentarán

Cocaína. Manual de usuario. Si bien en los ámbitos más trendys el perico ha derivado en una droga demodé, no está de más echar un vistazo a un documental de la BBC al respecto de sus efectos en el cuerpo. Una mirada inglesa sobre uno de los activos esenciales de la economía global. 

Textos de un aforista plebeyo. “El olor del sándalo, la delicada osatura de una mano, la lluvia como una expansión pánica de los amantes, la luz de la Luna reflejada en un charco de agua, el ladrido nocturno de los perros, las sábanas recién cambiadas y el rumor del mar son pretextos para escribir cuentos”, escribe Villoro al respecto de sus encuentros de luna.

Comenta también, en un ensayo memorable, la juventud eterna de la literatura, con el pretexto de presentar una estupenda antología en español de escritores rusos. 

Finalmente, firma sus credenciales como un aforista de medio tiempo. 

Mujeres desnudas. Muchas, demasiadas sin duda, a cargo de curadores cuasi anónimos; espíritus serviciales que, como los ignotos arquitectos de las catedrales, prodigan horas de grato regocijo a los internautas siderales. Todas la galerías implican una forma de mirar, algunas enervantes y otras decididas. Otras sólo son elegantes.

Viaje de ida y vuelta hacia los palacetes de Onán.

Y ya que estamos sobre el tema, conviene echar un vistazo a los hábitos globales de consumo pornográfico, se trata de datos objetivos y delirantes

Internet ha destruido a la clase media, sostiene uno de los pioneros de la ciencia computacional. Una opinión radical y argumentada de Jaron Lanier que pone en perspectiva algunos de los aspectos más ojetes de la economía simbólica y real instaurada por la red. Imperdible. 

Y porque nunca se tiene demasiado Werner Herzog, en esta ocasión se dan cita tres clásicos y unos zapatitos nuevos.

 Primero, Aguirre o la cólera de Dios.

Segundo, The Cave of Forgotten Dreams.

Tercero, Grizzly Man.

Cuarto y último, su brevísimo documental sobre los Killers.

Enjoy! 

 

El pasado es un lugar extraño. Hacen las cosas distintas allí.

El tiempo pasa de prisa, tan rápido que ni siquiera nos dimos cuenta. 

¡Salud goliardos! Can can por sus madres…y por la mía también.

Twitter del autor: @Ninyagaiden

El testimonio del ex ministro de Defensa Paul Hellyer sacudió a los entusiastas del fenómeno OVNI hace unas semanas manifestando su firme creencia en que estamos siendo visitados por razas extraterrestres, pero, ¿acaso no es más que una creencia? ¿Y cómo desligar el fenómeno OVNI de un estado de percepción no ordinario?

white+house+alien+president

 

Con la era científica, ellos sólo han cambiado la forma de su juego. Por ejemplo, ahora fingen viajar en naves mecánicas para encajar con la idea extraterrestre --pero como todos los escépticos apuntan, las naves hacen movimientos que desbaratarían un vehículo mecánico. Ellos básicamente están manipulando nuestras mentes, no la realidad física.- Masks of the Illuminati, Robert Anton Wilson

 

El psiconauta Terence Mckenna había advertido a la contracultura psicodélica estadounidense que no esperaran que los extraterrestres aterrizaran en el cesped de la Casa Blanca --que buscaran la experiencia de la radical otredad al interior, en la oscuridad (probablemente quemando una molécula oralmente activa de triptamina). Pero justo algo así de estremecedor de la realidad convencional --aunque por el momento no visible en prime time TV--  es lo que sostiene el ex Ministro de Defensa de Canadá Paul Helyer (uno de los whistleblowers de más alto perfil que tiene el movimiento de disclosure).

En su testimonio para el Citizen Hearing on Disclosure en mayo, Hellyer declaró que por lo menos cuatros especies de extraterrestres han estado visitando nuestro planeta por "miles de años" y tiene indicios de otras más. Esto incluye civilizaciones de las Pléyades, Zeta Reticuli, Orión,  Andromeda y el sistema de Altair,  con diferentes agendas de política cósmica --aparentemente los pleyadianos y los andromedanos más ligados a la luz y a la asistencia evolutiva y los de Zeta de Reticuli (los llamados grises) y los de Orión, en consonancia con la mitología moderna que predomina en la Red, dedicados a una agenda predatorial. Hellyer acusa a un cartel en la sombra compuesto por organismos como los Bilderberg y la Comisión Trilateral de conspirar para crear un nuevo orden mundial (anteriormente había acusado a George W. Bush de incitar una "guerra intergaláctica").

Hellyer es usado como testigo estrella, junto con algunos militares, por la comunidad que busca desclasificar la presencia de seres extraterrestres en la Tierra, supuestamente encubierta por el gobierno de Estados Unidos. Pero lo cierto es que más allá de su alto perfil político --ha detentado numerosos puestos en el gobierno de Canadá-- Hellyer no tiene ninguna evidencia, ni siquiera sostiene tener acceso a algún tipo de documento clasificado.  En una ocasión, según cuenta, observó un OVNI con su esposa. Luego leyó una serie de libros sobre ufología, lo que lo ha convertido en un entusiasta, una especie de periodista amateur de alto perfil que ha recopilado bits de información que le sugieren la existencia de extraterrestres. Por ejemplo, Hellyer cita una pregunta que realizó una reportera al presidente Bill Clinton, sobre si sabía de la existencia de este fenómeno: “Hay un gobierno dentro del gobierno, y yo no lo controlo”, respondió Clinton.

La "evidencia" de que existen extraterrestres trabajando en el gobierno de Estados Unidos, que se le adhiere al discurso de Hellyer, proviene de una conversación que mantuvo con el piloto de las Fuerzas Aéreas, Charles Hall, quien le habría revelado que dos extraterrestres blancos muy altos colaboraban con el Ejército. Hall cuenta esta misma historia a detalle en su libro "Millenial Hospitality". Podemos utlizar aquí lo que Robert Anton Wilson llama la "navaja de Hume", ¿qué es más extraordinario, que un par de extratererstres ponchen tarjeta en laboratorios secretos del Ejército de Estados Unidos en Nevada o que Hall esté mintiendo o haya sido engañado por las mismas agencias que supuestamente trabajan con los aliens? Por supuesto que es menos milagroso o extraordinario que Hall esté mintiendo. Se utiliza a Hellyer bajo la lógica de que debido a su puesto no estaría hablando de cosas tan extrañas --casi como si una mentira o una desinformación de su parte fuera más rara que los extraterrestres. Considero que a falta de evidencia no se debe de tomar demasiado en serio estos testimonios (si bien no descartarlos en automático). Una prueba de la desinformación que predomina en el movimiento de Disclosure es el humanoide del desierto de Atacama que presentó Steven Greer previamente a su documental Sirius como un extraterrestre --y que luego  fue desvelado en el mismo como un ser humano con raras mutaciones, no sin antes haber cosechado toda la expectativa en un burdo truco de marketing.

Como parte de una visión poliédrica y multimodal recomendamos ver también el documental "Mirage Man", en el que se explora la labor de las agencias de inteligencia saboteando y tergiversando la investigación ufológica. Los productores del documental en un guiño lúdico espectral se hacen llamar Perception Managment Productions y este es quizás el nombre que más nos dice sobre lo que sucede en torno al fenómeno OVNI y extraterrestre. Es, como bien apunta Greg Taylor del sitio Daily Grail, una "casa de espejos fracturados": es difícil saber que es real ante tanta alteración de la percepción y manejo de información según agendas ocultas (la ufología es ya un cóctel de gelatina y plasma de creencias y conciencias alteradas). Y en esto incluimos posiblemente a los mismos extraterrestres que ciertamente, de existir, deben de ser capaces de manipular la percepción con instrumentos más sofisticados que los que utilizan las psy-ops de nuestras agencias de inteligencia --una tecnología suficientemente avanzada nos sería indistinguible de la magia.  Esto hace que incluso la misma ciencia establecida no pueda descartar del todo la posibilidad de que nuestra mundo sea un programa informático o simulacro, posiblemente diseñado por una inteligencia extraterrestre. Personalmente me parece más probable, si acaso, que aquello que llamamos "extraterrestres" exista de una forma sutil --me cuesta incrustar a estos seres dentro de la misma realidad física en la que cotidianamente vivimos. Creo que son un estado de percepción (al igual que los dioses de la antigüedad que poseían a los hombres a través de la manía) o formas de conciencia inmaterial (y esto explicaría la gran confusión, dificultad de aprehensión, disonancia cognitiva y falta de evidencia). No espero cruzarme proximamente con un reptil espacial vestido de humano en el supermercado comprando productos industriales para condimentar su cena de bebés humanos... pero quizás si descubrir una voz alienígena en mi mente --cuyo origen podría estar en las estrellas (una forma alterna de constelación neural).

Twitter del autor: @alepholo