*

X

Neurociencia pretenderá "curar" los fanatismos religiosos (sobre los límites de la ingeniería cerebral)

Por: pijamasurf - 06/05/2013

¿Hasta qué punto la ingeniería neuronal podría hacer del nuestro un mundo más sano y seguro, y cuánta de nuestra libertad individual estaríamos dispuestos a perder para alcanzarla?

religious-fanatic

La neuróloga Kathleen Taylor de la Universidad de Oxford sorprendió a los asistentes al Festival Literario de Hay, en Gales, cuando anticipó que durante los próximos sesenta años la ciencia del cerebro tratará los fanatismos religiosos como hoy en día trata las enfermedades mentales.

La doctora Taylor igualó las creencias "nocivas" de las personas con enfermedades psíquicas, refiriéndose específicamente a la radicalización de los cultos religiosos y las ideologías que  promueven comportamientos o soluciones violentas a conflictos.

"No hablo sólo de los candidatos obvios, como el Islam radical o cultos más extremos", dice la investigadora, "hablo sobre cosas como la creencia de que está bien golpear a tus hijos. Estas creencias son muy dañinas y no son categorizadas normalmente como enfermedad mental."

En su libro The Brain Supremacy ("La supremacía del cerebro"), Taylor afirma que los neurólogos de las próximas décadas no pueden evadir el tomar una posición moral respecto a la manipulación del cerebro humano. "Las tecnologías que cambian profundamente nuestra relación con el mundo a nuestro alrededor no pueden ser simplemente herramientas para el bien o el mal si alteran nuestra percepción mágica de lo que es el bien y el mal."

¿Será que lo único que la ciencia podrá ofrecer para mejorar --o sin ir tan lejos, para comprender-- el comportamiento humano serán nuevos diagnósticos para nuevas enfermedades? Debemos pensar que hace poco el médico Leon Eisenberg, quien describió el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) por primera vez durante los años 60, confesó que se trataba de una "enfermedad ficticia"; la película Hysteria (estelarizada por Maggie Gyllenhall) sugiere que el tratamiento prescrito a finales del siglo XIX, a saber, la masturbación del sexo femenino en condiciones clínicas, también se encaminaba a patologizar el deseo sexual femenino, un tema tabú en la sociedad victoriana.

Por otra parte, ¿hasta qué punto el interés por interpretar de manera transparente la conducta y las intenciones de los seres humanos obedece a una neurosis generalizada de seguridad, tal vez una ola más del tsunami que pasó sobre la historia moderna desde el 9/11? ¿Qué criterio determinará qué prácticas sociales pueden ser calificadas de extremistas o radicales y cuáles pueden ser admitidas, de modo que los derechos civiles sean respetados, pero también las libertades de culto y expresión?

La pregunta que debemos tener en mente es por los alcances últimos de la ingeniería de la conducta y sus peligros, que han sido abordados más ampliamente por la ciencia ficción que por la ciencia "como tal" (que muchas veces se disfraza a sí misma de ficción.)

[Raw Story]

Te podría interesar:

Candigato: felino con experiencia en exterminio de ratas compite por una alcaldía de México

Por: pijamasurf - 06/05/2013

Por su amplia experiencia con las ratas además de en descansar y retozar, el "candigato" Morris se presenta como un serio aspirante a la alcadía del municipio veracruzano de Xalapa, en México.

ratas

Es conocida la aversión que en años recientes (y posiblemente desde hace mucho más tiempo) han despertado en países como México los políticos profesionales, hombres y mujeres cuyo oficio cotidiano ocurre en los ámbitos del gobierno y la administración pública, esas instituciones que supuestamente regulan nuestra vida colectiva y social.

El devalúo de estos personajes, sin embargo, es notorio. La corrupción en la que viven y de la cual se aprovechan, los sueldos desmedidos, la poca o nula rendición de cuentas, el saltimbanqui ideológico que tiene como único denominador común los intereses personales y de grupo, son solo algunos de los factores que han ampliado la brecha entre la llamada “clase política” y los ciudadanos comunes y corrientes.

Como muestra de este cansancio en Xalapa, una de las ciudades más antiguas del país, localizada en el estado costero de Veracruz, en el Golfo de México, circulan los afiches y estampas de una campaña que postula al “Candigato Morris” para ocupar la alcaldía. ¿Su promesa? Exterminar las “ratas” que al parecer abundan en dicho cargo de la ciudad veracruzana.

El candigato Morris se postula para que votes por él este 7 de Julio. Ante la cantidad de ratas que acechan esos puestos solo un gato podrá poner orden. El candigato no promete nada más que los demás candidatos: Descansar y retozar.

legis

La singular postulación se da en el marco delas elecciones locales que tendrán lugar el 7 de julio próximo en todo el estado, en las cuales se elegirá a 50 diputadoslocales y 212 presidentes municipales.

También en Pijama Surf: La exitosa incursión de 8 animales en la política

[Milenio]