*

X
Con su ambicioso proyecto Loon, Google busca la cobertura global de Internet, conseguir que tantas personas como sea posible tengan acceso a este recurso decisivo de la evolución contemporánea.

 

Internet es uno de los desarrollos tecnológicos más importantes de la historia reciente, un recurso que ha moldeado nuestro presente, lo mismo en términos amplios que en lo cotidiano, fomentando muchas prácticas nuevas, modificando otras y quizá contribuyendo a desaparecer algunas más.

Sin embargo, no menos cierto es que esta es una realidad parcial, que si bien parece general por el alcance global de la Red, dista mucho de ser total. Según estadísticas recientes, actualmente son casi 5 mil millones de personas quienes no tienen acceso a Internet y poco más de 2 mil millones de personas que sí cuentan con este servicio, en otras palabras, la razón es casi de 2 a 1.

Para favorecer las condiciones para acabar con esta desigualdad, la empresa Google puso en marcha este fin de semana su proyecto Loon, “Lunático”, el cual consiste en el lanzamiento de miles de globos capaces de retransmitir una señal de Internet.

En términos técnicos los globos funcionar a partir de paneles solares que llevan consigo. Reciben una señal que se emite en estaciones distribuidas en tierra más o menos cada 100 km y a su vez la retransmiten a otros globos cercanos. Su área de cobertura es de 1250 km cuadrados y los accidentes del terreno no son obstáculo para esta. No poseen algún tipo de motor propio, por lo que se mueven con la fuerza y la dirección del viento.

projectloon00

 

projectloon032

 

projectloon08

Asimismo, cabe mencionar que los globos se encuentran en la estratósfera, a 20 km de altura, en el llamado “espectro radioeléctrico no regulado”, por lo cual Google no requiere de permisos de gobiernos nacionales o de otro tipo para que estos circulen ni para la transmisión de la señal de Internet.

El primer ejemplar del proyecto Loon fue lanzado en Nueva Zelanda, país que se eligió tanto por sus aislamiento como por sus características geográfica y demográficas, pero se espera pronto poner más en el espacio áereo para cubrir regiones de Australia y Sudamérica (en particular Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina).

Con información de The Verge y Open Culture

Imágenes vía My Modern Met

Te podría interesar:
¿Preocupado por tus pecados y adónde te llevarán estos en la vida después de la muerte? El Vaticano ofrece indulgencias a cambio de seguir la cuenta en Twitter del "Día Mundial de la Juventud", una celebración organizada por la Iglesia Católica.

papa

Como sabemos, uno de los motivos que impulsó a Lutero a emprender la llamada reforma protestante fue la situación que privaba en la Iglesia Católica con respecto a las indulgencias y el perdón de los pecados, gracias que la curia convirtió en mercancías que se compraban con dinero, bienes suntuosos, concesiones políticas y más. Como respuesta la Iglesia a su vez condenó el hecho, pero solo veladamente, pues aun ahora la práctica persiste, si bien disimulada.

Un ejemplo de esto fue la oferta reciente que hizo el papa Francisco sobre la posibilidad de ganar “indulgencias plenarias” a cambio de seguir en Twitter las actividades del “Día Mundial de la Juventud", una celebración que este año se llevará a cabo en Rio de Janeiro a partir del 22 de julio y sobre la cual el propio pontífice tuiteará.

La medida forma parte de la licencia que otorga El Vaticano a aquellas personas que no puedan asistir a la ciudad brasileña pero sigan los “ritos y ejercicios piadosos” a través de medios como la televisión, la radio o, en este caso, las redes sociales.

 “Solo que los eventos se deben seguir en vivo. No es como si una indulgencia se pueda obtener chateando en Internet”, aclaró al respecto un miembro de la Penitenciaría apostólica, el tribunal católico encargado de dirimir estos asuntos.

Sorpresivamente, el anuncio causó cierto revuelo, lo mismo dentro que fuera de la Iglesia Católica, pues, como declaró el arzobispo Claudio Maria Celli al periódico italiano Corriere della Sera, parece que “puedes obtener indulgencias como se obtiene café de una máquina expededora”.

[The Guardian]