*

X
Cuando se extraña a una persona a la que queremos, es entonces cuando florece el fantasma. Un simulacro que es una suerte de miembro amputado, ya que cuando dos personas se unen por suficiente tiempo sus cuerpos se articulan.

miembro

Unable to believe in anything at the unchanging core

of being but a phantom limb’s complete and constant

Wing-ache

Jefrey Schultz

Hay fantasmas que toman el lugar de una ausencia. Estos seres que nos siguen a todas partes, y que con frecuencia nos habitan, se desenvuelven de distintas maneras y toman diferentes formas de acuerdo al efecto que busquen lograr (asumiendo que tienen agencia propia y que no nacen puramente de la imaginación). Los que incumben aquí no son, como las apariciones, una refulgencia traslúcida, sino una niebla antropomorfa, portadora de  placer y de dolor como lo sería una extremidad de nuestro cuerpo. Son los fantasmas de los sentidos (el fantasma de la vista, el del tacto, el del olfato, el del gusto) que aparecen producto de proyecciones del cuerpo, de la memoria del cuerpo. A ellos, que todas las personas experimentan alguna vez en distintos grados, se les atribuye un lugar importante en el mundo ya que están directamente relacionados con la más alta señal de vida: el dolor. 

En su definición médica, el síndrome del “miembro fantasma” es un fenómeno psicológico post-amputación que se origina en el cerebro. Es la sensación de que un miembro faltante sigue unido al cuerpo y se mueve debidamente como el resto de las extremidades. La sensación fantasma también puede ocurrir después de la extirpación de otras partes del cuerpo: cuando te sacan una muela, te quitan los ovarios, te extraen un ojo. La memoria física de las ausencias se queda impresa en la fantasía. Y duele. Pero el dolor es intermitente; los fantasmas también generan confort y una especie de sensación de compañía, de completitud. Quizá por eso se quedan tanto tiempo. 

Por otra parte existe el llamado “dolor fantasma”, proveniente de alguno de estos espectros; puede darte un dolor de cólicos menstruales después de que te ha dado la menopausia, por ejemplo. Oliver Sacks habla sobre el miembro fantasma en el caso de amputaciones. Y el neurocientífico V.S. Ramachandran aborda el mismo tema desde los espejos. Lo cierto es que este específico fantasma ha ocupado a todo tipo de personas a lo largo del tiempo, desde médicos hasta escritores y artistas, y esto es quizá porque es la inmensa prueba de que el cuerpo recuerda, y es la metáfora que explica el extrañamiento. 

Cuando se extraña a una persona a la que queremos y estábamos bastante acostumbrados, acontece el fantasma. Un simulacro que es una suerte de miembro amputado, ya que cuando dos personas se unen por suficiente tiempo sus cuerpos se articulan. De ahí el dicho común de que una persona es la extensión de otra. La parte responsable de estas presencias es enteramente la memoria del cuerpo, que es tan  potente que dispone de trucos para conseguir un efecto determinado y tiene la facultad de retener geometrías y de mandar señales de dolor al cerebro si se le separa de una porción a la que había adoptado como suya. En consecuencia, cuando una persona se queda sin otra, esta sigue merodeando por su casa, su cama, su hora de comida, su mesa de trabajo. Y, lo más extraño, lleva consigo la temperatura y el peso exacto de lo que sustituye. (Sweet substitute). 

“Constantemente usamos términos simbólicos para representar conceptos que no podemos comprender del todo” diría Jung, es por eso que al fenómeno de tener a nuestro lado una ausencia perfecta le llamamos phantom limb; un fantasma que ocupa el lugar de otra cosa. Sin embargo, a diferencia del miembro fantasma clínico, el metafórico nunca se queda en un mismo lugar; se mueve (lo mueves) a donde quieras que te acompañe. Está como conectado a ti por hilos y venas y tiene mucho que ver con la famosa declaración de Antonio Porchia: “quién no llena su mundo de fantasmas, se queda solo”. 

Pero el fantasma también está acompañado de nosotros. El phantom limb es una relación de mutuo encanto y de puras sensaciones externas; uno siente las cosas allá, donde termina su cuerpo y comienza el espectro, y viceversa. El espectro, que tomó la forma de un objeto de afecto, de deseo, no quiere dejar de serlo. Sería descabellado. La única manera de deshacerse de él es, paradójicamente, volviéndolo fantasma. Dejando que se desvanezca hacia la impalpabilidad por falta de atención y por cambio de costumbres. O, puesto en sus mismos términos, amputando al miembro fantasma.

 

Twitter del autor: @luciaomr

Te podría interesar:
La salvia divinorum, la hierba de la adivinación utilizada en milenarias tradiciones chamánicas en México, podría ser ilegal en poco tiempo. Esto sería otro error en el sistémicamente errático combate a las drogas.

Salvia-Divinorum-Flower

 

"El próposito de estos sacramentos es purificar, abrir la brecha. Cuando se abre es tan clara como el cielo azul y las estrellas en la noche son tan brillantes como el sol". —Aurelia Aurora Catarino, chamana mazateca

La salvia divinorum, una hierba con propiedades alucinógenas o enteógenas, podría ser prohibida durante la administración del presidente de México, Enrique Peña Nieto. Según informa El País, el Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic) considera que esta planta milenaria, usada por los indígenas mazatecas de la sierra de Oaxaca, es un peligro para la salud, por lo cual debería de ser una sustancia controlada.

“Nos toca subirla al catálogo de sustancias adictivas que deben ser controladas. Puede ser fumada o tomada en infusión. Su consumo es sumamente peligroso y eso implica la posibilidad de muerte por su uso indiscriminado”, dijo el doctor Fernando Cano Valle, comisionado nacional de Conadic.

La salvia divinorum --esa mental mental--- conocida como Ska María Pastora, La Pastorcilla, la hierba adivina (o diviners sage, en inglés), pipiltzintzintli ("la más noble princesa" de los aztecas), crece fácilmente, como muchas hierbas salvajes, en diversos climas y además puede ser conseguida fácilmente en Internet. Es hasta el momento el único y quizá el más potente alucinógeno que ha sido aislado sin tener que ser sintetizado químicamente. El principio activo de la salvia divinorum, salvinorin A, a diferencia del LSD u otros alucinógenos, no es un alcaloide y no se parece a ninguna otra sustancia ilegal. Por esto, bajo la La Ley de Sustancias Controladas que dice que una sustancia similar (isomera o estereoisomera) a una ilegal por añadidura pueder ser hecha ilegal, no hay bases para prohibir su uso en Estados Unidos.

Tampoco existe, a diferencia de lo que dice el Dr. Fernando Cano Valle, un peligro de muerte, ciertamente no mayor del que existe por tomar antidepresivos, ansiolíticos, analgésicos o demás sustancias legales. La salvia divinorum tiene una toxicidad sumamente baja así que la única forma en la que alguien podría morir sería suicidándose o tomando alguna decisión irresponsable bajo su influjo. Es un agonista del receptor opiode-K por lo que tiene un potencial adictivo casi nulo. A diferencia del alcohol y otras sustancias legales, no existen reportes de muertes relacionadas a la salvia divinorum, salvo el caso de un adolescente llamado Brett  Chidester en el estado de Delaware, quien según sus padres se suicidó meses después de que empezará a fumar salvia divinorum. Este caso aislado llevó a la legislación de Delaware a proponer la "Ley Brett" que controla su uso en dicho estado. Atribuir el suicidio de un adolescente de 18 años a esta planta es por lo menos reduccionista. Según el abogado Alex Coolman: "Es de llamar la atención que sólo la familia Chidester es continuamente citada, una y otra vez, en los medios de comunicación en la cobertura que recibe la supuesta controversia de los peligros del uso de la salvia divinorum". Expertos han analizado el caso y la mayoría concluye que, aunque los psicodélicos pueden amplificar el contenido mental de una persona, es difícil que puedan ser responsables de implantar una idea suicida, a manera de posesión, y encargarse de su ejecución. Se trata probablemente de una campaña de miedo.

Por otro lado una de las razones por las cuales las sustancias supuestamente se prohiben o no, es su uso medicinal. Estudios muestran que la salvia podría ayudar a combatir las adicciones y que podría ser importante en el desarrollo de una medicina para tratar el Alzheimer, la depresión, la esquizofrenia e incluso el SIDA, según el Profesor Bryan L. Roth, director del National Institute on Mental Health's Psychoactive Drug Screening Program. Es curioso que en México el organismo encargado en tratar las adicciones prohíba una sustancia que podría ayuda a combatirlas --esta es la lógica que impera en cuanto a la medicina psicodélica en el mundo. La misma lógica que impera en México en el combate a las drogas: 563 muertes por sobredosis en 6 años mientras que más de 60 mil muertes por crímenes y enfrentamientos causados al menos en parte por la prohibición de las drogas. Una política muy inteligente

Según la información de El País, el gobierno de México buscaría hacer ilegal la Salvia Divinorm afectando a todas las comunidades, incluyendo a los mazatecas, la vieja tradición chamánica cuya figura descollante fue la curandera María Sabina. “Para nosotros es sagrado y lo empleamos para curarnos de diferentes enfermedades. Por supuesto que no es una droga”,  dijo Magdaleno Flores, experto en tradiciones y costumbres del Ayuntamiento de Huatla.

En México se permite el uso del peyote dentro de un contexto sagrado para  la cultura Wirrarika (huichola); en Estados Unidos la Iglesia Nativo Americana puede hacer uso de este cáctus mágico y la Unión Vegetal de la ayahuasca --lo mismo ocurre en Brasil donde la ley es un poco más laxa.

En mi opinión la salvia divinorum no se debería de prohibir. Se debería de realizar una campaña de información sobre sus tradiciones, sobre sus efectos, etc, fomentando un uso responsable Esto es algo que el gobierno evidentemente no realizará --temiendo que serviría de una campaña promocional. El argumento es que los habitantes de México son ignorantes y no podrían procesar información inteligente y responsablemente (claro que el comisionado de la Conadic muestra su ignorancia antes diciendo que la salvia es una sustancia letal). Pero detrás de este argumento se oculta el viejo temor del establishment por los psicodélicos --el mismo temor a las ideas subversivas. Aquello que hace ver al mundo de manera distinta, que admite realidades plurales y que llama a la autonomía de la conciencia nunca será permitido y menos permitido por un gobierno que para mantenerse en el poder necesita de la aquiescencia ciudadana o de la fácil manipulación de la población --en México esta propaganda ha sido llamada la maquinaria priísta.

Por último habría matizar que el uso indiscriminado de la salvia divinorum empieza a descontextualizar y a profanar todo el gran acervo psicocultural que contiene esta planta. En Estados Unidos, celebridades como Miley Cyrus y cientos de jóvenes han sido grabados fumando salvia divinorum recreacionalmente, sin el más dejo de una exploración espiritual, en el seno de la cultura trash. Utilizando este milenario enteógeno tradicionalmente ligado a la advinación (breves portales del futuro en túneles vegetales) con el sólo fin de embotar sus sentidos y reír un poco. El problema de esto, no es tanto el daño físico, el cual es insignificante, es que se crea un patrón de consumo que altera el uso psiconáutico contextual y lo acerca al abuso. Si la planta tiene una memoria --o un campo morfogenético-- que integra estas experiencias seguro lo resiente. Y es que plantas como la salvia divinorum y la ayahuasca, tan arraigadas en un uso ceremonial, tienen emebebidas una serie de protocolos que potencializan sus efectos y permiten el correcto manejo de energías sutiles --sin estos protocolos los efectos enteógenos pueden no aparecer. Mientras tanto nos queda confiar en que la labor de organizaciones como MAPS que se encuentra intentando sortear la ley para realizar estudios científicos sobre los múltiples beneficios médicos que tiene las sustancias psicodélicas, puedan ir transformando la conciencia de la sociedad para que podamos vivir una relación más sana con las drogas y forjar una relación simbiótica con las plantas,  que han sido y deberán ser las coadyuvantes de nuestra evolución.

Twitter del autor: @alepholo