*

X

La fascinante historia de los 28,800 patitos de hule que se perdieron en el mar

Por: pijamasurf - 05/10/2013

Hace 21 años un contenedor cayó al Océano Pacífico con 28 mil patitos de hule; dos décadas después los patitos siguen brotando en diferentes playas del mundo.

rubberduck

Al principio eran 28,000 patitos de hule y otros juguetes de plástico, navegando por el Océano Pacífico en el calor de la colectividad --como en un gran vientre maternal-- empacados juntos en un container. Pero un giro del destino hizo que el 10 de enero de 1992 una tormenta sorprendiera al buque en el que iban cerca de las Islas Aleutiana y su contenedor cayó, arrojando al agua miles de juguetes de la compañía china First Years Inc. Los patitos quedaron entonces indefensos antes las corrientes marinas y se fueron dispersando por los mares del mundo --probablemente aterrados.

Más de 20 años después los patitos de hule siguen apareciendo en las playas, entre conchas, basura y  osamentas de animales marinos muertos. Muchos de ellos han cruzado el mundo, apilando experiencias inefables en su piel de goma: sus rostros tiernos y mortificados han surgido en los litorales de Alaska, Hawai, Sudamérica, Escocia e incluso en los desiertos de hielo del Ártico.

Su improbable éxodo transoceánico, además de conseguirles una base de fans  y coleccionistas, ha permitido que oceanógrafos desarrollen nuevas investigaciones sobre corrientes marinas circulares conocidas como giros oceánicos. Reconstruyendo los trayectos de los patitos el investigador Curtis Ebbesmeyer pudo determinar el punto exacto en el que su contenedor había caído y establecer que un objeto tarda tres años en completar un círculo --o giro oceánico en estas corrientes.

Friendly_Floatees

"Friendly Floatees": Mapa de la navegación de los patitos

La conmovoedora histiora de los patitos náufragos --la mayoría de ellos amarillos y con una serie de marcas que los hace reconocibles-- inspiró al periodista Donovan Hohn a escribir el libro "Moby Duck " recuento literario e investigación de campo de los múltiples destinos de estos juguetes de baño, que de paso reflexiona sobre la inmensa cantidad de basura que se desposita en el mar, y que, como muchos de los patitos, sigue flotando a la deriva.  "La imagen más encantadora de todo esto es la de un minúsculo pato amarillo que desafía en solitario al océano salvaje. Varias veces me he imaginado estar tumbado en la playa y de repente ver aparecer en el horizonte un patito amarillo".

Quizás inspirados en la hueste de patitos desperdigados, en una mística reunión --como la del pájaro Simurg (el ave conformada por miles de aves, tantas como plumas), hace unos días el patito de hule más grande del mundo entró en la Bahía de Hong Kong, cerca de donde los patitos habían emprendido su viaje a alta mar. 

Con información de El País y Mother Nature Network

 

Los trabajos del futuro no requerirán experiencia académica

Por: pijamasurf - 05/10/2013

Los trabajos del futuro necesitarán conocimientos y recursos humanos que las actuales universidades simplemente no podrían prever. Lo vimos antes y lo veremos nuevamente: el mercado educativo va detrás del mercado laboral.

catschool

Durante los últimos 200 años hemos vivido el auge y caída de la clase media como una porción demográfica de la humanidad que puede recorrer la escalada social a través de la educación: la narrativa de base es la de dejar atrás los orígenes modestos de sus padres y antepasados y cimentar una posición social más cercana al poder y los beneficios de su cercanía. Pero el capitalismo global se ha encargado por sí mismo de demostrarle a la clase media que sus expectativas de clase podrían estar mal encaminadas: las tasas de desempleo, incluso en poblaciones con alto nivel de educación, son alarmantes.

Luego de la crisis financiera del 2009, muchos jóvenes graduados y doctorandos se encuentran con títulos universitarios que son incapaces de ejercer debido a que las empresas están en bancarrota debido al aumento en el precio de los créditos y al volátil comportamiento de la bolsa. Movimientos como el de los Indignados, Occupy Wall Street y YoSoy132 no son sino expresiones de las clases medias urbanas exigiendo al sistema un lugar que el propio sistema es incapaz de darles.

La revista Forbes acaba de publicar una nota donde afirma que los empleos del futuro no estarán tan estrechamente relacionados con una educación formal como los de la actualidad. La economía del conocimiento, en la cual creemos que se basa nuestro actual sistema económico, no es sino un aliciente para la competencia. Empleos como el de carpintero o de secretaria médica han tenido un aumento en la demanda de 56% y 41% --ambos empleos que requieren mucho trabajo y dedicación para resolver problemas, problemas del tipo de los que no enseñan en la escuela.

La relación entre un empleo bien pagado y el grado educativo no siempre se mantiene. Los comerciantes (es decir, la burguesía original) pueden ganar tanto como sus redes de relaciones les permitan, al igual que los vendedores. Además, con la capacidad actual del Estado para educar a la población, y pese a las demandas de esta, es simplemente imposible que los países en desarrollo vean un 100% de educación universitaria entre sus ciudadanos en un futuro próximo: porque simplemente no necesitamos millones de doctores en epidemiología. 

Empleos de reciente creación, como el moderador de foros o el programador web, han sido creados y ocupados por personas que innovaron y modificaron las interfaces web, es decir, por gente que ejerce e inventa lo que van aprendiendo por sí mismos. La escritura para blogs enfrenta una situación similar: no podía enseñarse a nadie a blogguear hace 20 años porque la blogósfera no era tan relevante entonces como es ahora.

Un punto en contra de esto podría ser que, viniendo de Forbes, este sea un argumento enfocado a desmoralizar a los jóvenes estudiantes rechazados de las universidades públicas para integrarse a las fuerzas laborales desde otras perspectivas extaacadémicas. Después de todo, el capitalismo siempre necesitará nueva carne de cañón. Existen casos de éxito en que una persona puede trascender sus orígenes a través de la educación y un poco de suerte (eso es justo lo que nos enseña Edmond Dantes en El conde de Montecristo, la novela de Dumas); pero la posibilidad real de que toda la gente vaya a la educación es simplemente improbable, por lo que nuevas soluciones son necesarias.

[Forbes]