*

X

Cartografía ideológica: sobre la interpretación tendenciosa de la información

Por: pijamasurf - 05/20/2013

Creer que algo es cierto sólo porque aparece en el televisor o en una página de Internet es un error: la información también oculta agendas ideológicas que pueden no ser claras en un principio. Mantener la mente crítica es más necesario que nunca.

bullshit

La necesidad de proveer de información "nueva" y consumo de datos a diferentes sitios web dentro de la inmensa blogósfera hace que la información no tenga el rigor científico que los lectores merecen. En un nuevo editorial de la página Africa is a country, Siddhartha Mitter escribió duramente contra el bloguero Max Fisher, encargado de un blog de asuntos internacionales en el Washington Post. Fisher publicó hace unos días un lindo infográfico que supuestamente representa visualmente los países más y menos tolerantes; esto podría ser un contenido interesante para leer. El problema es que, como demuestra Mitter (en un post titulado elocuentemente, "The cartography of bullshit"), su contenido no sólo es inexacto sino caótico.

En el mapa, podemos ver que las áreas del mundo con mayor tolerancia racial (azul oscuro) incluyen a los Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia, Europa del Norte y parte de Latinoamérica. Los lugares más racialmente intolerantes (rojo oscuro) incluyen a su vez a la India, Bangladesh y Jordan. Rusia y China están a la mitad; la mayor parte de África se muestra en gris por falta de datos, y Sudáfrica aparece en azul claro (altamente tolerante), por ejemplo.

Muchos lectores incluyendo a Mitter han marcado al menos la posibilidad de una sospecha respecto a la metodología de la cual se desprenden estos resultados, así como respecto a la idiosincracia cultural que predomina en la muestra. El concepto de raza, por ejemplo, no es suficientemente estable para operar un muestreo de este tipo en un sólo país, afirma Mitter, menos para hacer generalizaciones a escala mundial.

La raza es, según el país, motivo de prejuicio, persecución, prestigio o violencia. "Raza" es un concepto que sólo puede entenderse según múltiples consideraciones locales, pues no es lo mismo hablar de "la raza" como identificador simbólico dentro de una comunidad mexicana en Los Angeles a los brotes de racismo étnico que aún se viven en Sudáfrica, marcado en el infográfico de Max Fisher como una zona tolerante.

Es increíble también que las áreas consideradas como "primer mundo" sean las más altamente tolerantes. Por ejemplo, en Estados Unidos hasta 2007 el sistema penitenciario mantenía encarcelados a 7 millones de personas, uno de cada 31 habitantes, la tasa más alta de encarcelados en el mundo. De ellos, 905 mil son afroamericanos, un 13%

La metodología misma es sumamente cuestionable. Fisher utilizó la pregunta A124_02 de la encuesta mundial World Values, la cuál cuestiona a los participantes sobre si "no les gustaría tener vecinos de otra raza." El caos comienza cuando esta pregunta (mal planteada de inicio, según Mitter) se extrapola a hacer una comparación entre países. Hay países donde la convivencia interracial es parte de la cotidianidad, mientras en otros existen aún guerras territoriales y xenofobia. Fisher utilizó estos datos para compilar las respuestas de todos los países y mapearlo gráficamente en su post.

Esta historia puede servirnos para cuestionar una vez más la naturaleza de la información que recibimos, procesamos y en última medida consumimos. Es arriesgado e irresponsable hacer suposiciones tan gratuitas como las de Fisher, las cuales, según Mitter, "envían un mensaje de superioridad moral del hombre occidental, anglosajón, mezcladas con un retrato mistificado del resto del mundo y acompañado por interpretaciones cercanas al balbuceo --todo basado en un proceso metodológico que falla en realidad cualquier estándar de investigación en ciencias sociales e higiene de datos.

"En otras palabras", concluye Mitter, este infográfico termina, "ya sea por diseño o accidente, jugando [a favor] de una agenda ideológica."

[Africa Is a Country]

¿Sabes cómo escuchan los demás tu voz? Podría determinar tus oportunidades laborales

Por: pijamasurf - 05/20/2013

La voz es un preciado instrumento de comunicación y expresión artística. Sin embargo no sólo no conocemos el sonido de nuestra propia voz, sino que muchas veces no sabemos modularla y hacernos conscientes de ella.

voice

No conocemos el sonido de nuestra propia voz. El verdadero sonido, el que sólo los demás pueden escuchar y que conforma más del 23% del mensaje hablado, eso sin contar el contenido mismo, que para el escucha tiene una importancia de un 11%. Es decir que para nuestros interlocutores, el timbre, color y personalidad de nuestra voz suele ser más importante en términos de comunicación que el propio mensaje que queramos transmitirles.

La voz no transmite solamente las palabras o sonidos que queremos comunicar; a pesar de nuestras intenciones, nuestra voz habla por sí misma. Y es que la voz está teñida de información emocional que todos podemos percibir y que afecta la recepción del mensaje, aunque muchas veces seamos incapaces de decir por qué. "Escuchas a alguien hablar y lo primero que haces es formarte una opinión sobre ellos", en palabras de Lynda Stucky, presidenta de una compañía de coaching de voz para ejecutivos.

En el caso de gente que debe dar órdenes a otros, como gerentes de empresas o soldados, la voz transmite no solamente la información que otras personas necesitan para realizar su trabajo, sino que el matiz vocal influye en gran medida sobre la información. La autoridad no podría mantenerse con un tono de voz suave o casi inaudible; al mismo tiempo, no hablamos con un bebé con las palabras, el volumen o los gestos que utilizamos con nuestros amigos en una fiesta.

En la actualidad existen muchas empresas que dan coaching a gerentes, empresarios y políticos para enseñarles a utilizar su voz como una herramienta de persuasión y autoridad. El Wall Street Journal incluso estima que, además de conocimiento y experiencia, muchos empleos requieren que los candidatos tengan un timbre y volumen de voz preciso para hacerse entender con otras personas. Es decir que tu voz podría determinar en gran medida si consigues ciertos empleos o no.

Algunas voces tienen problemas innatos, como nódulos en las cuerdas vocales; la sordera no diagnosticada puede hacer que la gente hable muy fuerte, pues son incapaces de escucharse a sí mismos, además del desgaste natural del aparato fonador con la edad y los hábitos. En cambio, algunas personas creen que tienen voz fea o poco agradable, pero muchas veces se trata de que simplemente no saben usarla. 

Los ejercicios profesionales de voz no están diseñados para hacernos cantar (aunque podríamos), sino para enseñarnos a respirar correctamente, fortalecer los músculos de la laringe y producir una sensación de mayor confianza en nosotros, lo que se reflejará en nuestra voz. La razón por la que la gente no sabe cómo suena su propia voz es que esta debe viajar entre los huesos de la propia cabeza antes de llegar al oído de los demás. Podríamos decir que la voz que creemos que es la nuestra en realidad es un eco de nuestra voz escuchada desde dentro de nuestro cuerpo.

Para saber cómo te escuchan los demás prueba a decir algo mientras te tapas los oídos, o simplemente grábate: no, no hay problemas con la grabación, esa es tu verdadera voz.

La voz es la parte inmaterial de nuestro cuerpo y un preciado instrumento artístico y de comunicación. Un poco de conciencia sobre el sonido de nuestra propia voz puede hacernos reflexionar no solamente en lo que decimos a los demás, sino en el cómo nos escuchan. La diferencia entre lo que queremos decir y lo que decimos efectivamente, sin conciencia de la propia voz, puede ser enorme.

[Wall Street Journal]