*

X
Desde 2005 el 4 de mayo es el Día Mundial de la Jardinería al Desnudo, una fecha para reflexionar tanto en torno a la belleza inherente de nuestro cuerpo como al hecho de que este es una manifestación más de la naturaleza.


20080502_naked0_27Aunque el ser humano, por su desarrollo evolutivo y civilizatorio, se encuentra distanciado de la naturaleza (irrevocablemente, según algunos), ello no significa que no puedan crearse maneras para restituir o recrear ese vínculo perdido, esa relación que nos ata indeleblemente con el vasto sistema del que surgimos, al que pertenecemos y al que volveremos bajo otra forma.

El 4 de mayo nos trae un buen pretexto para reflexionar en torno a este asunto. ¿Por qué razón? Porque hoy se celebra nada menos que el Día Mundial de la Jardinería al Desnudo, una fecha en la que confluyen tanto una de las actividades culturales más enriquecedoras y edificantes inventadas por el ser humano, la jardinería, y, por otro lado, el reconocimiento de la naturaleza como parte inherente de nuestra constitución, la desnudez del cuerpo.

La efeméride comenzó a celebrarse en 2005 cuando un movimiento de nudistas en Seattle, Estados Unidos, encontró este modo de promocionar tanto la aceptación amoral del propio cuerpo como el cultivo y el cuidado del entorno.

“Pensamos que si la gente intentara la jardinería al desnudo por una vez, quizá sonreirían. Se darían cuenta que la desnudez es de hecho placentera y inherentemente una buena cosa […]. No importa la figura de tu cuerpo ni la edad que tengas”, dijo al respecto Mark Storey, de 53 años, uno de los principales impulsores dela festividad.

Así que, si estás leyendo esto, aún estás a tiempo de salir y quitar las hoja secas a esa planta de tu jardín, cambiar la maceta donde se encuentra esa flor que te regalaron hace poco, recoger los limones del árbol en tu patio o lo que sea que tus plantas o las de tu barrio necesiten para mantenerse en buen estado. Todo en ese estado extraña pero satisfactoriamente liberador que es la desnudez.

También en Pijama Surf: Playas nudistas: consejos prácticos para disfrutar tu experiencia

[Inmortal Life]

Te podría interesar:

Cómo ordenar bebidas en un bar utilizando lenguaje no verbal

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/04/2013

La ciencia te dice cómo dejar de gritar en la barra sin que el barista te preste atención.

Happy-Hour-Los-Angeles

Investigadores de la universidad de Bielefeld en Alemania intentaron extraer del lenguaje corporal humano aquellos rasgos que indudablemente atraen la atención de los bartenders en las atestadas barras de los bares; esto con la finalidad de construir un robot barista que pudiera ser capaz de identificar a los consumidores potenciales y servirlos, más allá de la comunicación verbal.

Tenemos la imagen: uno o dos bartenders van de un lado a otro de una barra, digamos, de unos 10 metros de largo, llena de hombres y mujeres empujándose y gritando al mismo tiempo, mientras otros simplemente disfrutan de su trago o platican con alguien. ¿Cómo puede saber el bartender el orden para atenderlos e identificarlos claramente, a su vez, para diferenciarlos de los demás y no confundir las órdenes?

Según Sebastian Loth, director del estudio, los consumidores se identifican a sí mismos en esta situación precisa mediante su comportamiento; para ello, dos señales son indudables de que desean pedir algo al bartender: “Primero, los consumidores se posicionan directamente en la barra y, segundo, miran a la barra/bartender.”

No parece que hayamos avanzado mucho… Sin embargo, la obviedad es sólo aparente: Loth y su equipo analizaron 105 intentos de ordenar bebidas en bares de Alemania y Escocia, evaluando el comportamiento de los consumidores 35 segundos antes de que pidieran una bebida. Estar en la barra y mirar al camarero fue la ruta más exitosa para que les sirvieran tragos: en 95% de los casos, el consumidor se coloca frente a la barra (sin darle la espalda, sin ofrecer el perfil, sino colocando el pecho y la mirada hacia el frente) y observa al bartender.

Inclinarse ligeramente hacia adelante también es una estrategia útil, pero es irrelevante si no se está de frente a la barra. Técnicas como mirar atentamente el menú o sacar la cartera para llamar la atención del camarero tuvieron éxito variable, pero sólo exitoso entre el 3 y el 7% de las veces.

El estudio buscará programar correctamente al robot bartender, “James”, que deberá reconocer y responder el lenguaje no verbal de los consumidores en los bares.

Un gran caso de ciencia aplicada a la fiesta.