*

X

Prótesis ópticas, lentes inteligentes y el futuro (no tan lejano) de los sistemas de vigilancia

Por: pijamasurf - 04/27/2013

Toda tecnología implica un cambio en la sociedad que la produce. ¿Cómo será una sociedad donde cada usuario vigile los movimientos de los demás con un dispositivo que será tan común como los smartphones actuales?


eyecam3

Todos han oído de la futura computadora "portable" (en el sentido de wearable), Google Eye, una especie de lente con tecnología de realidad aumentada que llevará los smartphones a un nuevo grado de acoplamiento ergonómico con el cuerpo. Pero desde 1978 había alguien más que trabajaba en tecnología de este tipo, y que mientras todos estaban ocupados "procesando texto" con la primera Macintosh, él estaba tratando de llevar la computadora en su propio cuerpo, como un ciborg. Se trata del inventor Steve Mann, quien recientemente hizo algunas predicciones sobre las implicaciones de utilizar prótesis ópticas con realidad aumentada en el curso del mundo actual.

Al igual que tenemos teléfonos "inteligentes", casas, ciudades e incluso autos "inteligentes", Mann cree que este tipo de tecnología podría representar un salto de evolución social como pocas veces hemos visto en la historia: el humano visto como hardware o como base para la mediación tecnológica de la realidad (¿hasta qué punto vivimos ya en ese mundo?)

En principio, Mann considera la tecnología óptica como una amenaza para el sistema de vigilancia actual. En una ocasión Mann fue agredido físicamente por el personal de un Mc'Donalds, debido a que llevaba consigo un prototipo del Digital Eye Glass, la cual, pensaba la gente del restaurante, podía servir para tomar fotografías del menú. Esto, dice Mann, será sólo una vuelta de tuerca en el Estado de vigilancia virtual en el cual vivimos.

eyecam2

Más que orientarnos con Google Maps o Street View sin tener que sacar un smartphone, lo que la tecnología óptica implica es un nuevo paradigma para pensar la privacidad. Todas las tiendas y supermercados cuentan con sistemas de circuito cerrado de vigilancia; entrar en un banco a realizar un movimiento en caja implica atravesar un perimetro de observación. Las grandes avenidas están siendo monitoreadas 24 horas por las autoridades en busca de conductores imprudentes o accidentes de tránsito, y las cámaras en las calles han superado por mucho las fantasías distópicas de 1984 de Orwell. Tenemos imágenes a nivel de piso así como satelitales de virtualmente cualquier ciudad de la Tierra, y en los próximos años se espera que miles de drones (vehículos de vigilancia no tripulados) pasen sobre nuestras cabezas, registrando, si no todos nuestros movimientos, al menos con la posibilidad de hacerlo.

Si las agencias de seguridad y los gobiernos tienen acceso a lo que es visible en la superficie de la Tierra, ¿por qué la gente no podría? Es lo que pasó con el Internet a fin de cuentas: una red privada del gobierno de EU se vuelve un espacio público virtual. Con la democratización de la tecnología que hemos vivido desde el siglo pasado, la tecnología óptica no debería ser una excepción.

Mann predice que cuando las prótesis ópticas sean tan comunes como los anteojos, la gente comenzará a considerar su entorno en términos de vigilancia, así como a cuestionar la cantidad de cámaras de seguridad que están observando silenciosamente todos nuestros movimientos. Decirle a alguien que no recuerde algo (la escena de un crimen, por ejemplo), según Mann, será el equivalente a la actual destrucción de evidencias.

Los carteles de "no fotografiar" en museos, bancos y oficinas de gobierno será irrelevante, a menos que el establishment adopte nuevas medidas coercitivas expresadas en regulaciones simples, como prohibir el uso de tales aparatos. Sin embargo, ¿qué pasaría si la nanotecnología permitiera una computadora que pudiera colocarse directamente en la retina, como los actuales lentes de contacto? ¿Cómo podrían identificar a los usuarios si no hay un "hardware", sino que el hardware está completamente integrado al cuerpo?

Big Brother efectivamente te estará observando: ¿qué pasaría si el gobierno tuviera acceso incluso a tus sitios más íntimos gracias a tus propios ojos? El videojuego WATCH_DOGS retrata un mundo distópico no demasiado lejano donde un programa central del gobierno puede utilizar la información cruzada de nuestros dispositivos electrónicos para mapear lugares y trayectos, para identificar personas, para espiar y sobre todo para "vigilar" en aras de nuestra propia seguridad. Los héroes del juego son hackers que entran en esta red para anticiparse a una mafia o algo así. Sea cual sea el desarrollo de la historia, WATCH_DOGS muestra cómo sería un mundo donde el hecho de poseer un dispositivo portátil te pusiera en el mapa de los sistemas de vigilancia (y nos deja preguntándonos hasta qué punto esta es una realidad ya en nuestros días.)

[Techland]

 

Neutrinos de otra galaxia aparecen bajo el hielo de la Antártida

Por: pijamasurf - 04/27/2013

Partículas de otra galaxia habrían llegado a la Antártida para ser descubiertas por científicos que buscan sus rastros luminosos --algunos viajando más rápido de la luz.

Científicos del Observatorio de Neutrinos IceCube del Polo Sur han descubierto los neutrinos de mayor energía jamás vistos. Para hacerlo utilizaron taladros que penetran hasta 1.5 millas al interior de la superficie helada de la Antártida (la cuál puede tener hasta 4 km. de espesor.) Un poco de contexto: los neutrinos son partículas subatómicas que pueden atravesar la materia como fantasmas. Lo hacen gracias a que carecen de carga eléctrica, por lo que no son atraídos por las fuerzas electromagnéticas de otros cuerpos, como ocurre con electrones y protones.

Entre otros orígenes, estas partículas vienen de las reacciones nucleares de las estrellas. El sol, por ejemplo, proyecta la mayoría de los neutrinos que llegan a la Tierra. Pero los dos neutrinos que fueron descubiertos recientemente tienen una hiper alta densidad. 

Apodados cariñosamente "Bert" y "Ernie", estos neutrinos pudieron haber tenido su origen en una ola de rayos gama de una lejana supernova. Para llegar a ellos, los científicos del IceCube utilizaron el detector de neutrinos más grande del mundo: toda una instalación que cubre un kilometro cuadrado de hielo. Como explica Philip Plait, el detector de neutrinos detecta una onda de choque parecida a la de los aviones cuando sobrepasan la velocidad de la luz, sólo que se manifiesta como luz:

"Es una onda de choque de luz. Esto crea un débil flash azul llamado radiación Cherenkov, y puede ser vista utilizando detectores muy sensibles."

icecube

Un aspecto interesante de los neutrinos, además del hecho de que hayan viajado distancias enormes para llegar al Polo Sur, recae en el hecho de que pueden viajar más rápido que la luz a través del hielo. "Sé que suena imposible", dice Plait, "pero la velocidad de la luz es el límite universal cuando se está viajando a través del vacío. La luz se alenta al pasar a través del aire, un líquido o la materia. Así que una partícula subatómica puede viajar más rápido que la luz a través de la materia, mientras que aún viaja más lento que la luz cuando está en el vacío."

Los científicos están 99% seguros de que estos neutrinos no vienen de otras fuentes ajenas, y que efectivamente se trata de viajeros intergaláctivos. Pero como sus estándares les piden estar 99.7% seguros aún hay mucho trabajo por hacer.

[io9]