*

X

Nicolás Maduro designa a la bella (y bizarra) Alejandra Benítez como encargada del deporte en Venezuela (FOTOS)

Política

Por: pijamasurf - 04/23/2013

Nicolás Maduro fue elegido recientemente presidente de Venezuela, luego de que Hugo Chávez falleciera víctima del cáncer. Y si bien Maduro era uno de los hombres más cercanos a Chávez —al grado de que fue el vicepresidente durante los últimos años antes del deceso del presidente—, es posible que se acerque una época de cambios para la nación sudamericana.

Pero quizá no como el que, de entrada, tiene el ámbito deportivo del país, en particular el que se fomenta desde el gobierno y que a partir de ahora estará encabezado por Alejandra Benítez, una joven odontóloga y esgrimista de 32 años que fue designada por Maduro como Ministra de Deportes.

Sin embargo, este nombramiento ha causado revuelo por la apariencia de Benítez, sumamente atractiva físicamente de acuerdo con los cánones occidentales de belleza contemporánea: alta, rasgos finos, piel clara, cuerpo discretamente voluptuoso y ese toque caribeño —los ojos grandes, los labios carnosos— al que también se le adjudica cierto encanto.

Pero contrario a lo que podría pensarse, la mujer no ha alcanzado dicho puesto por su presencia física. Según medios locales, la precede una amplia trayectoria política en las llamadas filas del chavismo, gracias a lo cual el año pasado fue diputada local y desde hace varios promotora del deporte. Por otro lado, uno de sus opositores, Miguel Pizarro, asegura que Benítez es “una joven muy radical que llega en un momento muy delicado”.

También en Pijama Surf:

TOP 14 políticas más sexy del mundo

Conoce a Yana Lapikova, la nueva (y sexy) fotógrafa personal de Vladimir Putin

[El Tiempo]

Te podría interesar:
Estudio revela que el candidato que protagoniza mayor porcentaje de tuits en comparación a sus contrincantes, triunfa en el 99% de las contiendas.

twitter_elecciones

 En la última media década, Twitter se ha convertido en una arena de particular interés para actores de la vida pública. Candidatos, periodistas, y funcionarios, entre muchos otros, apuestan a esta red como una herramienta para fortalecer su presencia y mantenerse en “la jugada” –ese intercambio cotidiano de opiniones, críticas y propuestas. Y aparentemente no se equivocan al contemplar esta red como un recurso de particular relevancia.

Investigadores de la Universidad de Indiana presentaron un estudio que sugiere que se podrían predecir los resultados de una elección considerando el porcentaje de tuits que mencionan a cada contendiente en relación con sus rivales. A partir de una muestra obtenida alrededor de las elecciones legislativas de 2010, en Estados Unidos – periodo que arrojó más de cinco millones de tuits mencionando a los distintos candidatos–, los investigadores fueron capaces de predecir acertadamente 404 de 406 casos. Además, entre más competida fuese la contienda, mayor la correlaciónn del método.

Independientemente del impacto que esto pueda tener en el futuro del ‘arte’ de las encuestas políticas, un campo para el cual este tipo de 'hallazgos' resulta de particular interés, el estudio sugiere premisas bastante interesantes, por ejemplo este par: 

Por un lado, parece confirmar que aquellas figuras públicas que logren pulsar con mayor frecuencia dentro del imaginario colectivo, terminan obteniendo de esto beneficios concretos. El estudio comprobó que el porcentaje (no el número) menciones en Twitter correspondían, con relativa precisión, a los votos obtenidos, sin distinguir si estas eran negativas o positivas –aparentemente lo importante es, simplemente, mantenerte ahí, en la escena del momento.

Lo anterior me recuerda a un proyecto de la escritora Sheila Heiti, el cual compiló los sueños de decenas de personas en los que aparecían los candidatos presidenciales de EU, en 2008. De forma similar a esta reciente investigación, el aspirante que apareció con más frecuencia en los sueños de los votantes, finalmente obtendría el triunfo.  

El segundo aspecto se refiere a la potencial relevancia de Twitter en el juego de lo público, especialmente en lo que respecta a política. Indudablemente esta red se ha convertido en un pulso fundamental para medir la percepción de un cierto sector de la población, tal vez el más influyente, frente a un determinado personaje político.

Si bien en países como México, en donde el acceso a Internet es aún relativamente limitado, y la “twitterizacion” de su sociedad es todavía un fenómeno muy de nicho –lo cual no evita que triunfen candidatos que durante las elecciones son vapuleados en Twitter–, lo cierto es que conforme aumenté la penetración de Internet, los flujos tuiteros se corresponderán en mayor medida con la realidad política o electoral.

Tomando en cuenta lo anterior y si, como evidencia la actual tendencia, se materializa la enfática injerencia de Twitter en el rumbo público, entonces tendremos a nuestra disposición una herramienta que, de emplearla con inteligencia, nos permitirá a los ciudadanos ejercer mayor presión y vigilancia alrededor de los funcionarios. Sobra decir que este virtual empoderamiento conlleva una responsabilidad proporcional por parte de los tuiteros, quienes tendremos que tendremos que demostrar madurez, y no visceralidad, e intentar ser propositivos, sin caer en la frivolidad.   

Twitter del autor: @ParadoxeParadis