*

X

León marino muestra habilidad rítmica siguiendo el beat de los Backstreet Boys (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/09/2013

Ronan, un león marino, ha aprendido a seguir ritmos musicales complejos con la cabeza, convirtiéndose en el primer mamífero no humano en demostrar esta habilidad.

Los leones marinos son sin duda algunos de los animales más simpáticos, atracción de las multitudes junto a otros miembros de la familia anfibia de los pinnípedos, entre otras cosas famosos por sus capacidades circenses y sus graciosos chasquidos. Si est simpatía ya era reconocida por oportunistas o sinceros amantes de su expresión animal, ahora seguramente se verá exponenciada por los talentos de Ronan, un león marino de la Universidad de California en Santa Cruz que ha sido entrenado a seguir el ritmo de la música.

Ronan es hasta el momento el primer mamífero no humano en el mundo en ser capaz de seguir el ritmo --anteriormente se creía que sólo los animales capaces de imitación vocal --como las cacatúas-- podían aprender ritmos musicales. El criterio para aceptar a Ronan en esta élite es: "una respuesta de comportamiento que no reproduce el estímulo; transferencia de performance a una variedad de tiempos nuevos; y entretenerse ante estímulos musicales complejos". Ronan ha aprendido diferentes canciones con diferentes ritmos incluyendo la empalagosa "Everybody", de los Backstreet Boys con la cual realiza su demostración en el video.

Para aquellos críticos del gusto musical de Ronan por los Backstreet Boys, sus entrenadores dicen que su música favorita  es"Boogie Wonderland" de Earth, Wind & Fire.

Los investigadores han dicho que este estudio abre las puertas a la posibilidad de que algunos otros animales sean capaces de llevar el ritmo, algo que  quizás alguna productora de Hollywood esté tomando en cuenta para realizar un próximo musical para niños con animales rítmicos bailando la música de alguna pop star adolescente.

Los perros grandes viven menos que las razas de talla pequeña (aprende a calcular la edad de tu perro en años humanos)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/09/2013

Contrario a lo que se cree popularmente, entre los perros las razas de talla grande son más proclives a morir antes que las de talla pequeña, esto por razones genéticas que un par de científicos de la Universidad de Georgia explicaron recientemente.

irish

La compañía ancestral que los perros han brindado al ser humano ha generado todo un conocimiento en torno a su naturaleza, desde su anatomía hasta su comportamiento e incluso las posibles emociones que pueden sentir con respecto a quienes, por genética y por evolución, vuelven parte de su manada.

Entre estas cuestiones una que preocupa frecuentemente a quienes conviven con perros es su edad, en particular comparada con la esperanza de vida del ser humano. Más allá de cuestiones emotivas, el asunto también es práctico: una de las primeras preguntas que tenemos que respondernos cuando nos hacemos cargo de un perro (y en general de cualquier mascota) es si podremos comprometernos con este durante todo el tiempo que podría vivir.

Vagamente, casi como deducción popular, se sabe que las razas pequeñas viven significativamente menos que las razas grandes (o al menos esa es la creencia), o que 1 año perruno equivale a 7 del hombre, o que la esterilización afecta su esperanza de vida, solo que en casi todos estos casos se trata de conclusiones no siempre acertadas hechas al hilo del trato cotidiano.

Recientemente, en entrevista con la BBC, Daniel Promislow y Kate Creevy, genetista y profesora de medicina interna de la Universidad de Georgia, respectivamente, explicaron un método para calcular con un buen grado de precisión la edad de un perro, tomando en consideración factores como la raza, las particularidades anatómicas y algunas otras variaciones que, en el caso de los perros, parecen contravenir ciertas normas que se cumplen en otros mamíferos.

En este sentido destaca especialmente el caso del tamaño. A diferencia de otras especies, entre los perros mayores dimensiones no se traduce en más tiempo vivido, o al menos no en todos los casos.

Un Gran Danés, por ejemplo, es muy probable que viva menos que un Chihuahua. ¿Por qué razón? Fundamentalmente por el cáncer: como en los humanos, la probabilidad de desarrollar cáncer aumenta conforme a la edad, lo cual a su vez se ve agudizado por el tamaño. Los perros de mayor talla tienen hasta 50% más riesgo de morir de cáncer, que tiene solo el 10%.

Asimismo, los científicos también toman en cuenta la rapidez con que las distintas razas alcanzan la madurez, en especial la de su estructura ósea y la de su sistema reproductivo. Los pequeños llegan a dicho estado con mayor prontitud en comparación con los grandes, lo cual también los hace vivir más. En comparación con el ser humano, esto significa también que los primeros dos años de vida en las razas pequeñas son, fisiológicamente, mucho más intensos (de ahí también que al realizar la equivalencia con la manera en que nosotros medimos nuestra edad, en el caso de estas razas esas primeras etapas de desarrollo merezcan un cálculo aparte).

“No pasa con ningún otro animal. No hay otra especie que dentro de sí tenga otras especies con el mismo grado de diversidad de tamaño que los perros tienen. Es posible que al crear toda esta diversidad de tamaños de perros hayamos enmascarado el fenómeno del envejecimiento”, declaró al respecto Kate Creevy.

Con estos antecedentes, los investigadores realizaron una tabla de equivalencias que puedes consultar en este enlace.

[BBC]