*

X

El cabello es tu espejo (reflexiones metafísicas sobre este ‘órgano’)

Por: Mitsy Ferrant - 04/07/2013

En diversas tradiciones el cabello ha desempeñado un rol protagónico dentro de la identidad etérea y los recursos energéticos de una persona.

IMG_7460_1

"Nuestras modas del cabello podrían ser sólo una tendencia, pero si investigamos a fondo, podemos descubrir que nos hemos estado privando de una de las más valiosas fuentes de energía para la vitalidad humana", advierte Yogi Bhajan, el gran maestro encargado de introducir la práctica del yoga Kundalini a Occidente.

Siempre he tenido una extraña fijación por el cabello, le he dado siempre, consciente e inconscientemente,  un lugar muy simbólico en el desarrollo de mi persona. Estoy convencida de que el cabello juega un papel trascendental en la vida de uno, en el espejo que uno proyecta, en la realidad que uno percibe de sí mismo. Sé que es el mejor reflejo de mis estados anímicos y de los cuidados que me doy. Por ejemplo, cuando me despierto sin entender nada de la vida, amanezco lacia; cuando la felicidad no cabe en mí, mis chinos parecen resortes; y en el común de mis días manejo semi-rastas naturalmente estilizadas por la sazón de la cotidianidad.

Soy mujer y tengo el pelo pasando la cintura. Me considero muy afortunada, ya que tengo una melena bastante formidable, debo de reconocerlo —modestia a parte.  A veces, de hecho, estoy convencida de que es una entidad aparte que se me vino a arrejuntar, medusas que se conectan con lo íntimo de mi ser y que me potencializan. Me he rapado dos veces en las etapas más significativas de mi vida; momentos de reconstrucción, rituales donde incendiaba todo lo que era para dar lugar a lo que iba a ser, trazando objetivos en el tiempo en que me volvía a crecer la melena.  

Es difícil ser mujer y no tener pelo, es difícil encontrarte o proyectar tu femineidad sin él. Difícil pero no imposible. De hecho ahora me cuesta trabajo considerar cualquier etapa simbólica en mi trascendencia personal sin que ello afecte significativamente mi cabello. Y como es la vida, en estos momentos estoy pasando por una transición que requeriría de una buena rapada y nueva serie de objetivos, pero ya no puedo.

IMG_7457

A través de la meditación, el estudio de la yoga y una que otra terapia psicodélica autoinducida, me he dado cuenta de que, como para todo, hay una razón perfecta e incuestionable para la cual está ahí TU cabello… lleva la cuenta perfecta e inmutable de todo lo que consumes y has sido.

¿Acaso no pierde Sansón toda su fuerza cuando le cortan la melena?

Desde una perspectiva yoguica el cabello es un regalo más de la maravillosa naturaleza que te puede ayudar a aumentar tu energía Kundalini, lo cual a su vez aumenta tu vitalidad, tu intuición y tu tranquilidad. Cuando no te cortas la melena, crece a la medida justa para ti, sin más ni menos, alimentándote de la cantidad justa de Prana y vitaminas.

Si lo ves también desde una perspectiva histórica, en muchas culturas o religiones el cabello no se cortaba porque era parte de tu esencia. Sin embargo, cuando te conquistaban o te esclavizaban te cortaban la melena. Simbólicamente te separaban de tu registro, de tu historia, de tu ser.

Yogi Bhajan nos dice que si decidimos cortarnos el cabello no solo perdemos esa energía y el alimento extra, pero nuestro cuerpo debe entonces compensar la perdida, produciendo nutrientes para hacer crecer de nuevo el cabello faltante. Nos explica que cada cabello funciona como antena, que recibe y canaliza la energía o el Prana a los lóbulos frontales —la parte de la mente que usas para meditar y visualizar. Cuando te cortas el pelo, a este le toma aproximadamente tres años volver a crecer las antenas en sus puntas.

Básicamente el cabello puede ser una de tus fuentes más valiosas de energía, tu espejo más fiel, tu autobiografía más certera… ¿Por qué cortártelo? ¿Por qué mutilarte y borrar parte de tu historia?

Rabindranath Tagore dijo sabiamente: “Cuando me di cuenta de la unidad de todo, tiré mi juego de afeitado en el océano. Renuncié a mi ego y me entregué a la naturaleza. Yo quería vivir en la forma en que el Creador me trajo”.

Entonces, ¿será que cuando te dejas crecer el pelo estás simbólicamente dándole la bienvenida a todo tu ser? ¿Será que simbólicamente te estás aceptando tal cual, reconociéndote en tu totalidad?

En lo personal, después de por lo menos 20 años de exploración consciente con mi melena, hoy he decido, a partir de la información y la intuición que tengo a mi alcance, que no vuelvo a cortarme el pelo, aún cuando me urja renacer de las cenizas y reconfigurarme.  

¿Y tú qué opinas?

 

A continuación les comparto varias técnicas para el cuidado de su cabello que pueden serles de utilidad si ustedes, como yo, deciden ya no cortar sus antenas.

- Es recomendable lavarte el pelo cada 72 horas, con un shampoo natural de preferencia. Si acabas de sufrir un disgusto o alguna emoción negativa es también recomendable lavártelo.

- Desenreda tu cabello cada mañana y cada noche con un cepillo de madera –la madera no crea estática y estimula tu cuero cabelludo. Péinate de adelante hacia atrás, de atrás hacia delante, de izquierda a derecha y luego de derecha a izquierda, esto ayudará a refrescarte, ideas, emociones y percepciones.

- En India dicen que el hombre sabio se hace durante el día, en la corona de su cabeza, un chongo; esto para energetizar las células cerebrales, su glándula pineal y su percepción espiritual.

- También dicen que la noche es ideal para dejar el pelo suelto o en trenza para equilibrar el campo electromagnético que absorbió durante el día.

- Cuando tengas las puntas abiertas o el cabello reseco, aplícate aceite de almendras en la noche y esto te ayudará a regenerar.

Con estas indicaciones podrás aprovechar al máximo tu cabellera, el prana que perciben y asimilan sus antenas, y la fuerza que en ti esto permea.

¡Enjoy!

 Twitter de la autora: @ellemiroir 

Te podría interesar:

¿Es posible controlar la temperatura corporal con la meditación?

Por: pijamasurf - 04/07/2013

La ciencia comprueba los beneficios de la meditación que afirman que la mente tiene prioridad sobre la materia.

tummo-yoga

Nada más odioso que estar muriéndote de frío (o de calor) y escuchar a un sabihondo pseudo-zen decirte que la percepción de la temperatura es mental. Por desgracia, un equipo de investigación del departamento de Psicología de la Universidad de Singapur parece darle la razón a la lógica de mente-sobre-materia, quienes comprobaron que una serie de meditaciones tiene efectos térmicos sobre el cuerpo y que incluso puede desarrollar ciertos beneficios para el sistema inmunológico del cuerpo.

El equipo estudió a practicantes de una forma tibetana de meditación conocida como g-tummo, cuya práctica hace que el cuerpo de las monjas aumente de temperatura. El g-tummo se basa en el control de la "energía interna", y se considera una de las prácticas más sagradas: los monasterios que aún lo practican son escasos y están perdidos en el este del Tibet, una zona de difícil acceso.

Los investigadores asistieron a una ceremonia donde las monjas elevan su temperatura corporal para secar hojas empapadas que se pegan a sus cuerpos para tal propósito, todo esto a -25 grados Celsius en medio de los Himalaya, meditando. Utilizando electroencefalografía, el equipo comprobó que la temperatura corporal de las monjas se elevó hasta 38.3 grados C.

Los investigadores creen que comprender estas técnicas podría ayudar a los no-practicantes a aumentar su temperatura en medios helados, mejorar su resistencia a las infecciones y aumentar su velocidad de reacción cognitiva en medios hostiles. Los dos aspectos de la meditación g-tummo son la respiración y la visualización. La respiración produce termogénesis, un proceso de producción de calor, mientras la visualización se concentra en producir imágenes de flamas a lo largo de la espina dorsal para prevenir la pérdida de calor.

[Science Daily]