*

X

4-20: Feliz Día Mundial de la Marihuana (20 de abril de 2013)

Por: Pedro Luizao - 04/20/2013

Hoy millones de fumadores de marihuana se reunirán a degustar unos porros, sincronizadamente, para celebrar a esta planta que ha acompañado a la humanidad durante milenios.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

A lo largo de la historia humana la marihuana ha desempeñado múltiples roles. Desde su uso original, ligado a rituales sagrados y ejercicios chamánicos en diversas culturas alrededor del mundo, continuando como una planta cuya sustancia activa fue empleada con fines medicinales, para luego consolidarse como ícono de 'apertura mental', posteriormente haber sido estratégicamente satanizada , y en la actualidad ser un ingrediente de relevancia en la economía mundial –con su distribución a cargo de narcotráficantes. En síntesis, resulta innegable que más allá de la opinión que esta planta nos merezca, lo cierto es que ha acompañado a la humanidad a lo largo de milenios –la primer relación humano-cannabis que se haya registrado data de hace aproximadamente 2700 años–. 

De acuerdo con esa peculiar costumbre social que consiste en asignar un "día mundial de...", y como cada año, hoy veinte de abril (4-20) de 2013, celebramos una vez más el Día Mundial de la Marihuana. A fin de cuenta se trata, creo, de un pretexto para sincronizar masivamente una misma intención, la de celebrar, en torno a un ingrediente cultural, en este caso la 'ganja'. El hecho de que desde hace unas cuatro décadas este día se haya decretado como la "fecha más verde" se debe a, como hemos advertido en años anteriores, un legendario código que alude a fumarse un porro por la tarde.

El origen de este carnaval en torno al consumo de THC responde a un ritual inaugurado por un grupo estudiantil (conocidos como “Los Waldos“) en San Rafael, California, quienes adquirieron la costumbre de disfrutar cotidianamente un cigarrillo de ganja después de clases, a las 4:20 de la tarde. Y a pesar de que seguramente la mayoría llegaba tarde a la cita, honrando la flexibilidad temporal de los fumadores de marihuana, este ritual habría de trascender a este grupo de risueños estudiantes para convertirse en el código mundial de la marihuana. 

Hoy el planeta tiene un rostro distinto, risueño, ojos ensoñadores y lentamente sincronizados con una amigable sonrisa. Pues el día marca una cita masiva reúne a millones de aficionados a la cannabis, quienes conviven mientras degustan su hierba favorita y narran confusas e irrelevantes anécdotas, penetran los resquicios más caprichosos de la filosofía humana,  y llegan tarde a todos sus compromisos del día –tal vez empezando por la misma reunión para celebrar. Por cierto, como dato de sincromística marihuanera, el 20 de abril también es el onomástico de Hitler, lo cual se rumora es responsable de que algunos fumadores de ganja se malviajen entrando a la dimensión de la paranoia.

Más allá de marchas pro legalización y celebraciones relajadas, las cuales sin duda tienen sentido de ser, quizá esta fecha es buen momento para profundizar un poco más en las entrañas socioculturales de esta milenaria planta. Por ejemplo, sería bueno reflexionar en argumentos genuinos y desinteresados para abogar por su legalización (lean estas 5 buenas razones para legalizarla), informarnos acerca de los beneficios médicos, científicamente comprobados que la marihuana provee, entender las agendas políticas y financieras detrás de su criminalización hace alrededor de cinco décadas, o analizar lo que ha sucedido con los países que han decidido legalizarla, y cuáles han sido hasta ahora las consecuencias de está decisión, por ejemplo el caso de Portugal.   

En fin, fumes o no marihuana, hoy es un día especial en el que seguramente se registrará un extraordinario flujo de sonrisas alrededor del planeta. Y en caso de que optes por no prender un porro de ganja –lo cual me parece algo tan respetable como optar por prenderlo–, ojalá al menos todos nos sincronizemos para fumar un cigarrillo de información, conciencia, y objetividad, alrededor de esta, una de las plantas que mayor incidencia han tenido en nuestra historia. Feliz 4-20...  

 

¿Las redes sociales promueven el terrorismo?

Por: pijamasurf - 04/20/2013

Al transmitir información sin filtro en tiempo real, las redes sociales podrían ser un medio atractivo para que potenciales terroristas se decidan a llevar a cabo actos que les den una infame y efímera publicidad. Pero hay más que decir al respecto.

Screen shot 2013-04-22 at 04.13.11

Durante la cacería que el FBI y la CIA llevaron a cabo para capturar a los sospechosos de los recientes atentados de Boston, el departamento de policía de la ciudad pidió a la gente que se abstuviera de compartir a través de las redes sociales la localización de las unidades de policía, tanto para no comprometer su propia seguridad como para no advertir a los sospechosos. Pero fuera de este aspecto negativo en un nivel táctico, ¿la existencia y uso de las redes sociales puede proveer una audiencia para los terroristas?

El fenómeno no es nuevo. Max Abrahms, investigador especializado en el tema, afirma que lo que se busca en su espacio académico es "saber los motivos del terrorista. [Deseamos saber eso] para privar al terrorismo de cualquier utilidad. Si logramos quitarle valor al hecho de cometer terrorismo, [este] no se realizaría." Esto se debe, según Abrahms, a que "una de las principales metas de los terroristas es ganar atención. Por definición propia, el terrorismo necesita una audiencia... Las redes sociales sin duda diseminan el mensaje de los terroristas mucho más rápido y a más personas."

Y es que el periodismo ha estado cerca de los crímenes desde que los anarquistas ingleses plantaban bombas en cafés de Londres a finales del siglo XIX: ¿cuál es el tratamiento adecuado de la información? ¿Estar informado va de la mano con tener miedo, e indirectamente con promover un estado de tensión entre la población que lee las noticias? Hace unos meses, Christopher Dorner (un oficial de policía que supuestamente buscaba vengarse de un caso de corrupción donde su nombre se vio mancillado definitivamente) difundió un largo manifiesto a través de Facebook --a pesar de que los medios de comunicación pudieran prestarle atención, fue el efecto dominó de las redes sociales lo que finalmente permitió a Dorner hacerse de una fama breve y terrible, luego de que cazara uno por uno a los implicados en su caída en desgracia.

Incluso en terrorismo a gran escala los medios están implicados: según las declaraciones de las fuerzas especiales que encontraron y asesinaron a Osama Bin Laden, este habría estado viendo su propia imagen en televisión cuando el equipo irrumpió en la habitación. La publicidad y eco de los medios de comunicación deriva en utilidad para el terrorismo en la medida en que difunde su mensaje, o que simplemente les presta atención.

En ese sentido, las actualizaciones en tiempo real en redes como Twitter pueden ser nocivas --sin embargo, se trata de que los usuarios comprendan que cada uno es a la vez editor de información a la vez que lector, y que lo que ponemos en las redes sociales tiene un impacto, así sea mínimo, en la percepción de la información que recibe la gente cercana a nosotros.

Somos tanto productores como difusores de información: nuestro papel en esta nueva etapa del periodismo descentralizado es informarnos y adoptar prácticas periodísticas (revisar varias fuentes, no difundir rumores, etc.) simplemente para filtrar tal disponibilidad de información. Se trate de individuos perturbados o de información inocua, cada usuario de las redes sociales posee una responsabilidad intransferible en este nuevo estado rizomático de la transmisión de información.

[Tech Crunch]