*

X

Tropical Data V: Sexo, libros y decadencia (porque sólo el que sabe navegar podrá aprender a naufragar)

AlterCultura

Por: Rafael Toriz - 03/06/2013

Las olas del data love y el hedonismo informático dejan en Pijama Surf una nueva entrega de Tropical Data, curaduría de Rafael Toriz sobre lo mejor de la literatura, la ciencia y el porno que oscila en los vaivenes azarosos de la Red.

Botafogo’s Aleph

Sobre el arte supremo de rockstarear. Pese a lo que muchos advenedizos y otros insolentes presuman, dedicarse al arte supremo de la decadencia exige dedicación, talento y disciplina, tres características que poseyó como nadie Hunter S. Thompson, patrón de los periodistas talentosos, los escritores en llamas y los drogadictos comprometidos (se le suele considerar el patriarca del periodismo gonzo pero, en atención a la verdad, esa es una práctica que se remonta cuando menos hasta los cuatro evangelistas).

Para conocerlo más de cerca, explora este documental, entretenido y estimulante (acompáñalo con leche).

 

La fecundidad o de las amistades literarias. En este enlace se pueden descargar algunos de los libros escritos por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares (entre otros Seis problemas para don Isidro Parodi y un guión cinematográfico de incierta memoria).

En este otro encontrarás casi todos los libros de Bioy.

Finalmente, a la distancia de un parpadeo, el mítico y titánico diario Borges de Bioy, un testimonio pasional –sublime y mezquino, miserable y dichoso– sobre la intimidad del ciego de Buenos Aires que miró más lejos que nadie.

 

Science and society. Un emprendimiento maravilloso para leer, metabolizar e interpretar el universo que nos rodea desde una perspectiva rigurosa, estimulante y completísima. Se trata de una página excelente con fascinantes ramificaciones. Además, la información está disponible en español, inglés, árabe, chino, francés y alemán.

 

La vida con las drogas. Un especial de Soho con distintos periodistas relatando sus experiencias con las drogas. Interesante y entretenido, aunque a uno se le ocurre pensar que acaso habrían llegado a puertos más profundos de contar con un curtido casting.

 

Libros como centellas. No podría asegurarlo, pero estoy bastante convencido de que más pronto que tarde será casi imposible buscar libros y las obras de espíritu que tanto necesitamos para saciar nuestra ansiedad de conocimiento. La digitalización de textos, por ahora, aún entraña más interrogantes que respuestas.

Sin embargo, y mientras nadie nos los prohíba, seguiremos recomendado maravillas para el disfrute de los ociosos y estetas profesionales.  En este oportunidad aparece un libro extraordinario. Lo demoniaco en el arte (con ilustraciones) en un ensayo exquisito del filósofo italiano Enrico Castelli, quien explora la aparición del maléfico en algunas de las pinturas más poderosas del arte occidental (consigno también el lúcido ensayo de la obra a cargo de un comentarista chileno). El coraje de la verdad es la versión impresa de uno de los últimos cursos de Michel Foucault en el Collège de France, publicado por el FCE.

Para quienes tienen debilidad por los libros raros, comparto la Verdadera historia y descripción de un país de salvajes desnudos, feroces y caníbales, situado en el Nuevo Mundo, América escrito por Hans Staden.

Por su parte los fumadores no pueden perderse el exquisito relato de Julio Ramón Ribeyro al del hábito de hábitos y quienes gusten de la poesía podrán nadar hasta extenuarse –o morir, da lo mismo–, en los océanos de Crawl y Hospital Británico del argentino Héctor Viel Temperley.

Finalmente dos opuestos. Primero un libro clásico, poderoso, que todos deberían leer del suizo Robert Walser. Luego, como ejercicio de oralidad y escritura, el último libro de Manuel Puig que tiene un título genial con el que me habría gustado titular mi biografía: Cae la noche tropical.

(recomiendo la pronta descarga o impresión en papel. En el fantasmagórico mundo de la red lo que un día es al otro ha desaparecido completamente).

 

Y porque a todos nos gusta el porno, pero aquel que podemos compartir en la primera cita, con la más buena onda de nuestras tías, la cuñada o las novias de los amigos, consigno algo de material heterosexual que destaca, desde mi monóculo metafísico, por su delicada elegancia.

 

Para quienes se quejan de que varios de los artículos y enlaces consignados están en inglés, los invitamos a no claudicar y los exhortamos cariñosamente a que aumenten su vocabulario en la lengua de que tan bien dominó Joseph Conrad con este divertido juego en línea.

 

Enciclopedia de la vida. Una empresa titánica y maravillosa para todos los temperamentos con ánimos naturalistas y los curiosos destacados. Disponible en varios idiomas y dirigida con tino inmejorable por el padre de la sociobiología: E.O. Wilson.

 

Flor de revistas sorprendentes en línea. Si estás cansado de leer todo el tiempo los mismos diarios anodinos de siempre o te encuentras asqueado de perder tu tiempo y abaratar el sentido de tu navegación en las cada vez más insulsas redes sociales, aquí te sugerimos cuatro revistas diferentes, todas de estupenda calidad.

 

A)    Port, elegante y casual

B)    Yorokobu ponle vos los adjetivos

C)     Revista Paco, especializada en crónica, insolencia e ironía

D)    Jot Down (una de mis nuevas favoritas)

 

Nos leemos en abril….(tomen mezcal).

 

Twitter del autor: @Ninyagaiden

El filósofo anarquista Peter Lamborn Wilson (aka Hakim Bey) comparte su visión vitalista del amor, la fuerza que permea el cosmos y que no necesita ser buscada fuera de sí, sino ejecutada desde dentro y compartida con el mundo, entre hombres, mujeres, animales, piedras, montañas, estrellas y galaxias: el verdadero erotismo no conoce de moral ni de límites.

tazHakim Bey  (nombre de pluma alterno de Peter Lamborn Wilson) es sin duda unas las figuras más interesantes del pensamiento contemporáneo. Al margen de la cultura oficial, Bey ha sembrado una filosofía que llama a la rebeldía poética y que vincula la tecnología con el misticismo árabe y las utopías piratas de siglos atrás. Sus ideas son como una infraestructura metafísica dentro de la ideología de los hackers, piratas cibernéticos y artistas que practican la anarquía y el "terrorismo poético" (esa serie de travesuras estéticas). En su obra maestra TAZ, Bey plantea una liberación socioenergética a través del éxtasis, el caos,  el erotismo, la brujería y la indivdualidad. Una de las propuestas más vitales de la ecología moderna --el hermetismo verde-- tiene un estimulante paralelo en las "zonas temporalmente autónomas" de Bey, microsistemas independientes como aquellas islas de piratas --lejos de las leyes y los monarcas-- donde se forja una nueva economía autosustentable bajo la bandera del arte sagrado y la libertad irreprimible, llevando la sensualidad, esa conexión de banda ancha con la tierra, a un principio eudaimónico.

Hakim Bey, consagrado al erotismo místico sufi  y al hedonismo salvaje de los poetas malditos, ha desarrollado un marco conceptual para el amor y la energía sexual que merece retomarse. Siguiendo el pensamiento místico de la antigua Grecia, que concebía al amor como una fuerza de la naturaleza que poseía a los hombres (los dioses fluyen por la sangre e incendian el corazón) o como la energía orgónica de Wilhelm Reich, Bey llama a rendirse antre el flujo primordial de la naturaleza para liberar al erotismo de la lógica del mercado y de los esterilizantes de la razón.

El amour fou sólo se cría por accidente -su objetivo principal es la ingestión de la Galaxia. Una conspiración para la transmutación.

El amour fou implica una sexualidad no ordinaria en la medida en que la brujería exige una conciencia no ordinaria. El mundo anglosajón post-Protestante canaliza toda su sensualidad reprimida hacia la publicidad y se escinde en turbas enfrentadas: mojigatos histéricos contra clones promiscuos y antiguos ex-solteros. El AF no quiere unirse al ejército de nadie, no toma parte en las Guerras de Género, se aburre con la igualdad de oportunidades en el empleo (de hecho rehusa trabajar para vivir), no se queja, no da explicaciones, nunca vota y nunca paga impuestos.

El amor como la divinidad de la locura, arrastrando al cuerpo del hombre como los cuerpos celestes coleccionan lunas y cometas. Bey evoca la folie de Baudelaire, el corazón al desnudo, la manda: "embriagaos", conjugándola con cierta psicología jungiana de la indviduación, arrellanádandose en la voluptuosidad de la luz:

Siempre borracho, ya en el vino de sus propias secreciones o en el humo de sus propias virtudes polimorfas. No es el trastorno de los sentidos sino más bien su apoteosis -no el resultado de la libertad sino su precondición-. Lux et voluptas.  

En su texto La Revolución Feral, escribiendo bajo su propia identidad, Peter Lamborn Wilson llama, con ecos de Baudrillard, a desatar al erotismo de los engranes del capitalismo y a tener relaciones eróticas no sólo entre hombres y mujeres (y hombres y hombres y mujeres y mujeres y todas las variaciones), sino también con árboles, flores, animales, moñtañas, estrellas y galaxias. El amor, si es, está en todas partes.

Si hemos de experimentar la infinita energía del amor sexual, la divinidad salvaje de nuestros cuerpos en éxtasis, debemos de liberarnos de la economía del amor [...]. Para liberarnos de la economía del amor, el amor no debe de ser una escasez para nosotros. Mientras que en el cosmos salvaje abundan los amantes, la cultura de la comodidad nos ha robado esto. Por lo que nos queda una forma de liberranos de estas escasez de amor. Neceistamos aprender a amarnos, descubrirnos a nosotros mismos como una fuente de placer tal que nos enamoremos de nosotros mismos. Después de todo, ¿no es mi cuerpo la fuente de los placeres que siento enamorado? ¿No son mis nervios, mi carne, mi piel cintilante las vastas galaxias en las que esta energía ilimitada fluye? Cuando aprendemos a estar enamorados de nosotros mismos, a encontrar en nosotros la fuente de interminable placer erótico, el amor nunca puede ser escaso, porque siempre nos tendremos como amante.

El amor así entendido por Peter Lamborn Wilson no es una relación de intercambio, como el que ocurre entre divisas, es una emanación omnidireccional; tampoco es un recurso agotable, como el petróleo, es el propio ser que permea el cosmos;  no requiere de permiso o aprobación, es un flujo eléctrico incontenible. El rapto místico sigue: 

Y cuando nos amamos a nosotros mismos, la alegría ilimitada de Eros fluirá a través de nosotros derramándose libremente en el mundo. No suspiraremos por el amor debido a la necesidad, sino que compartiremos nuestra vasta energía erótica con cualquiera que se abra a ella. Nuestros amantes serán hombres, mujeres, niños, plantas. flores, animales no-humanos, montañas, ríos, océanos, estrellas y galaxias. Nuestros amantes estarán en todos lados, porque nosotros mismos somos amor.

Palabras que quizás podrían encontrarse en Rumi, Gibran o Eckhart, una política del amor cósmico, totalizante, ecos del mistisicmo de todas las eras. No sin un cierto dejo autosuperacional, que para algunos podrá rayar con lo cursi y con la ingenuidad optimista --que fácilmente se entrega al amor, como si esto y éste fuera tan simple. Y, sin embargo, parecen inobjetables, irrefutables e irresistibles para cualquier sentimiento humano profundo, para aquello que se apoya en la esencia incandescente de la existencia .

Twitter: @alepholo