*

X

Tomados de la mano hasta el fin del mundo: emotiva celebración fotográfica del amor

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/06/2013

When we are in love, we love the grass,
And the barns, and the lightpoles,
And the small mainstreets abandoned all night.

[Enamorados, nos enamora el pasto,
y los graneros, y los postes de luz,
las carreteras toda la noche abandonadas.

 (traducción de Aurelio Asiain)]

Robert Bly, Love Poem

Probablemente pocos gestos tan amorosos como ese de tomar de la mano a una persona a quien sostenemos y asimos, a quien nos atamos de esa manera y, probablemente, quisiéramos no soltar ni ser soltados. Desde la madre que toma la mano del hijo hasta el hijo que, quizá, toma la del padre enfermo, la de los hermanos que se acompañan en la infancia y los novios que pasean, los amigos en los juegos de la niñez y los descubrimientos dela juventud, la del anónimo que ayuda a alguien en la calle, llevar a otro de la mano es un símbolo de empatía y afecto sumamente elocuente y ante el cual el lenguaje se rinde a la soberanía de la expresión corporal.

Sirviéndose de este simbolismo, el fotógrafo de origen ruso Murad Osmann ha realizado una serie sumamente emotiva en la que el motivo retratado es elegantemente simple: una mujer de espaldas, llevando de la mano a un hombre, a quien conduce a través de distintos escenarios.

Los fotografiados son el propio Osmann y su novia, Nataly, quienes han recorrido diversos países del mundo elaborando paralelamente esta constancia sentimental de su travesía.

Se trata de una serie en la que el exotismo se combina con el sentimentalismo de las emociones humanas, acaso también de ese elemento de idealización necesario en las relaciones humanas, especialmente las amorosas, que nos hace creer ferviente e incontrovertiblemente que, en efecto, la otra persona se encuentra ahí, a nuestro lado, unida a nosotros, vínculo tanto o más real como la mano que sostenemos entre la nuestra.

[Daily Mail]

Immersive Cocoon, la interfase más sofisticada y envolvente hasta ahora

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/06/2013

Capullo inmersivo que revolucionará la experiencia que tenemos de la información digital.

Immersive Cocoon "2011" from adNAU on Vimeo.

Como un deja-vu de la penúltima escena de Odisea 2001, un hombre se encuentra un objeto misterioso y se acerca a él. En el teaser, el objeto misterioso es el Immersive Cocoon [Capullo inmersivo]: un pequeño mundo que te conecta con el futuro de la información.

“Imagina una experiencia digital que es intuitiva y holística, en la que tu interfase no se ve reducida a un clic del mouse y a un escritorio análogo en dos dimensiones. Un domo de proyección envolvente complementado por el sofisticado software de sensores de movimiento que inspiraron la tecnología mostrada en la película “Minority Report”. Con movimientos naturales e intuitivos, tu cuerpo entero se convierte en tu interface”.

Eso es lo que apunta NAU, la firma suiza de diseñadores que desarrollaron el concepto del capullo. El potencial del Cocoon se extiende a todos los rubros de la tecnología: desde el placer de entrar a una cápsula que te transporte a las Islas griegas; hacer yoga con un instructor virtual; trabajar en línea; conectarte por video a una junta de negocios o visitar un templo preservado en el Tíbet. Todo esto en una proyección de 360 grados desde la comodidad de tu hogar o de dondequiera que se encuentre localizado el capullo (un aeropuerto, un centro comercial, tu oficina).

El Immersive Cocoon se abre silenciosamente y extiende unos pequeños escalones que te ayudan a entrar a donde tu imaginación quiera que la lleves. Este receptáculo esférico parece ser prometedor a muchos niveles, pero la cuestión financiera y la aceptación social aún están en vías de ser aceptadas.

Aunque muestre increíbles oportunidades hacia el futuro cotidiano (podríamos trabajar dentro de uno de estos y olvidarnos de la computadora personal), y ya hayamos visto tecnologías similares en la gran pantalla, la absoluta absorción e individualismo que conllevaría usar una de estas puede llegar a ser preocupante. Y sin embargo sería sólo un paso lógico en la evolución digital. El Immersive Cocoon es el primer modelo de un futuro casi inminente.

Haz clic en las imágenes para ampliarlas.

Immersive-Cocoon-Step-Into-The-Future-MIT-Media-Lab-and-NAU-yatzer-6 Immersive-Cocoon-Step-Into-The-Future-MIT-Media-Lab-and-NAU-yatzer-4 Immersive-Cocoon-Step-Into-The-Future-MIT-Media-Lab-and-NAU-yatzer-5 Immersive-Cocoon-Step-Into-The-Future-MIT-Media-Lab-and-NAU-yatzer-8 Immersive-Cocoon-Step-Into-The-Future-MIT-Media-Lab-and-NAU-yatzer-