*

X

Nexos con la dictadura y oposición a la homosexualidad: ¿Quién es Jorge Bergoglio, el nuevo papa Francisco I?

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/13/2013

"Humano, demasiado humano": esa podría ser también la divisa de Francisco I, el nuevo papa que cuando era todavía el cardenal Jorge Bergoglio estuvo implicado en una cuestionable connivencia con el regímen dictatorial de Videla, uno de los más sanguinarios y crueles en la historia de Argentina, además de otras actitudes que revelan la conservadora decisión de El Vaticano.

papa

El Vaticano ha sorprendido al mundo con la elección de Jorge Mario Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI en el llamado Trono de San Pedro, la posición de papa que representa la cúspide de la jerarquía católica.

El resultado final del cónclave cardenalicio fue inesperado porque esta es la primera ocasión en que se elige a un papa del “Nuevo Mundo”, interrumpiéndose así la continuidad europea y de alguna manera, quizá, reconociendo la importancia vital que América ha tenido para El Vaticano, sin la cual es posible que este no hubiera sobrevivido los últimos quinientos años.

Asimismo, la pertenencia de Bergoglio a la Compañía de Jesús —una orden históricamente progresista, intelectual, lindante incluso con cierta heterodoxia—  o su apelativo de Francisco I (se dice que en alusión a San Francisco de Asís), se miró al inicio como una suerte de nueva etapa dentro de la sucesión papal.

Sin embargo, apenas se supo de esta elección, han comenzado a surgir datos que revelan el lado oscuro del prelado argentino, en algunos casos una aquelarre franca contra el nuevo pontífice y en otros solo un esfuerzo por equilibrar la información, por mostrar que, después de todo, el conservadurismo de El Vaticano es su principal recurso de supervivencia.

De entrada Bergoglio, como usualmente ha sucedido con las élites del poder en los países latinoamericano, tuvo una relación sólida con los regímenes dictatoriales de Argentina, especialmente el de Jorge Rafael Videla, bajo la premisa de que no apoyar a los gobiernos militares conduciría a un gobierno de inclinación marxista, corriente de pensamiento proscrita en la época por El Vaticano mismo

Según Horacio Verbitsky, periodista que desde hace varios años ha documentado los actos moral, ética o jurídicamente cuestionables del jerarca, Bergoglio omitió un par de frases comprometedoras en la transcripción de una reunión que miembros del episcopado argentino sostuvieron con la Junta Militar de Videla, durante la cual dichos sacerdotes se arrogaron la capacidad de fijar la posición de la Iglesia católica en Argentina frente al gobierno, la cual no fue sino de cooperación absoluta. “De ninguna manera pretendemos plantear una posición de crítica a la acción de gobierno [dado que] un fracaso llevaría, con mucha probabilidad, al marxismo”, sostuvieron entonces los prelados, encabezados por Bergoglio.

Esto, por desgracia, puede ser que no sea del todo sorprendente, pues en América Latina la complicidad entre las cúpulas religiosas y las políticas ha sido cosa corriente, pues en buena medida ambas comparten el mismo tipo de poder, aquel que se fundamenta en el sometimiento de las masas, en la alienación como factor imprescindible de su existencia. Sin embargo, que sea común no significa que sea aceptable.

Por otro lado, dicha conveniencia entre Bergoglio y los dictadores argentinos, en especial Jorge Rafael Videla, se manifestó en acciones concretas que incluso llegaron a acusaciones de dos sacerdotes, Francisco Jalics y Orlandio Yorio, ambos pertenecientes a la Compañía de Jesús que en cierto momento comenzaron a defender con vehemencia los derechos de los pobres, una actitud que, paradójicamente, no es bien vista dentro de la Iglesia Católica, por lo cual dichos curas perdieron su licencia religiosa por decisión de Bergoglio, para justo inmediatamente después ser aprehendidos y torturados por personal de la Escuela Mecánica de la Armada. A Bergoglio se le acusó en este caso de delatar y prácticamente entregar a ambos sacerdotes.

También a esta época pertenecen las imputaciones hechas por las Madres de Mayo (el conocido grupo que lucha por el esclarecimiento de casos de personas desaparecidas durante la dictadura) sobre cierto nivel de participación de Bergoglio en el robo de niños nacidos en prisiones argentinas y sobre el cual, según se acusó hace algún tiempo, el cardenal tenía que ser presentado para que declarase al respecto, pues posee información sobre estos crímenes que ha evitado revelar a las autoridades argentinas.

Por último, no es menos importante la oposición indoblegable que hace un par de años Bergoglio manifestó hacia las uniones civiles entre homosexuales aprobadas por el gobierno de Cristina Kirchner, llamando incluso a, sic, una “guerra santa contra el matrimonio gay”.

Así, recurriendo a la frase de Nietzsche, parece claro no solo que Francisco I es “humano, demasiado humano”, y a pesar de todos los supuestos símbolos que lo rodean —ser argentino, ser jesuita, haber elegido el nombre de un santo humilde y que según la leyenda recibió el encargo divino de limpiar la podredumbre de la Iglesia, San Francisco de Asís—, tal parece que su pontificado dista mucho de la transformación renovadora que algunos quisieran para la Iglesia Católica, cuyo poder e influencia bien podría ser un factor decisivo, de quererlo y ejecutarlo, en la transformación del mundo mismo, en su tránsito hacia una realidad menos desigual, más justa, trabajar realmente por la implantación del Reino de los Cielos en este mundo.

También en Internet: Recordando con ira: Jorge Bergoglio en la dictadura argentina, de Horacio Verbitsky

Te podría interesar:
¿El sistema educativo odia la digitalización per se? Pablo Doberti, de UNO Internacional, nos comparte una reflexión al respecto.

educacion¡Se habla tanto de lo digital en la escuela! Que la Khan Academy, que la inclusión social, que la conectividad, que las apps, que Corea, que las redes socieles cerradas, que los tablets, que la pedagogía y que los maestros y que los alumnos y que PISA y que lo de más allá. 

Tanto que se habla y tan poco que se hace, ¿verdad? ¿Será que lo uno es determinante de lo otro? Creo que sí. 

Hablar muchas veces obtura el hacer. Discutir, ponderar, predicar, evaluar, especular, reflexionar, probar, analizar y sopesar en general, que son buenos verbos para el sentido común, caros a la democracia y a la ciencia y adictivos en el mundo académico, tal vez ahora nos estén jugando la mala pasada; nos están confundiendo. 

Facebook discutió poco y se impuso mucho. Esa es la inversión digital. Recién ahora que Facebook es la de los mil millones empieza el debate social sobre Facebook. Pero antes que el debate, vino la acción arrasadora, que podemos llamar también el tsunami digital. Lo mismo que con Google, lo mismo que con Amazon y Wikileaks y Firefox y Wikipedia y Mercado Libre: antes de discutir el sentido y el valor de cada uno y las prácticas sociales esenciales que cada quien redefine, ellos fueron al frente, se impusieron y capturaron esa “necesidad social oculta” que los hizo explotar hasta niveles planetarios y a valores inauditos. 

Y ahora sí los discutimos, y está bien; y ellos ahora también se discuten a sí mismos. Pero recién ahora, es decir, después. No presencié ni me enteré del debate previsor sobre si Wikipedia es buena o no para la sociedad del siglo XXI. Buena, regular o mala, es ahora, sobre hechos consumados, que discutimos Wikipedia, la ponderamos, predicamos, especulamos y demás… 

El sistema educativo hace al revés, es decir, no hace. Hace como que hace y no hace. Y empieza por discutir y debatir. Y con eso se arriesga hasta lo indecible y no se da cuenta. Debate todo el tiempo qué pasaría si hiciera… a puertas cerradas, endógenamente. El tsunami digital ya está ahí, ya pasó –incluso- y nos dejó lo que nos dejó. Pero los maestros todavía discutimos si habrá tsunami y, sobre todo, si  será útil, conveniente, necesario, potenciador, adecuado, pertinente, eficiente e integrado con los modelos pedagógicos, institucionales y operacionales de los sistemas educativos imperantes. Como si así fueran los órdenes; como si tuviéramos esa posibilidad. Llevamos un delay conceptual inaudito. 

Olvidamos las inversiones; olvidamos que así no son las cosas. ¡Debemos salvarnos! 

Porque la densa atmósfera digital que nos envuelve, que trae de lo bueno y de lo otro y que nos redefine, presiona y presiona los vidrios de las ventanas del sistema educativo. Ya tocó educadamente la puerta mil y una veces y no abrimos. Lo queramos o no, el virus digital nos tomó los recreos, los baños, los parques, las casas, los celulares, las calles, los espacios debajo de los pupitres y de las faldas y las últimas filas del salón. Sin embargo, nosotros seguimos con que a ver, con que cuándo, que cómo, que en qué proporción, en qué momento, bajo qué conducción y con qué software, y así… 

O nos enteramos o seremos arrasados, si ya no lo hemos sido. Manejamos falsas opciones; ponderamos escenarios caídos. 

En definitiva, el debate digital en educación no es que si nos digitalizamos o no, es cómo y en qué sentido lo hacemos, pero sobre la ola misma. La escuela, que todo quiere regularlo, no regula estas olas; la escuela –en todo caso- tiene la oportunidad de conducir su tabla de surf. A la escuela, que nada sabe de aquello de dejarse llevar, de trabajar con la fuerza ajena, le toca aprender a toda velocidad; redefinirse, vamos a decir. Conviene recordar que la escuela es una institución humana, no una instancia divina. No estamos discutiendo (por amor de Dios!) si hay o habrá olas digitales, sino cómo las surfeamos. Es otro debate. Debemos invertir nuestra posición y recolocar nuestras expectativas. Porque si no, si no discutimos cómo surfearlas y sobre todo si no aprendemos a surfear, las mismas olas digitales que podrían impulsarnos nos pasarán por encima y podrán cargarse hasta las instituciones. 

La escuela tiene que entender que esta vez no controla ni manda. Eso es bueno para el sistema educativo? No sé, pero es. Y asumir que es, nos da la posibilidad de volverlo bueno para nosotros, los maestros y educadores. Twitter –por ejemplo-, que desborda de estupideces, sirvió también para derrocar al dictador. 

La escuela no sabe cómo gestionar lo que no controla y se asusta. Ella incluso cree -a veces- que está mandada a controlar. Pero en los ambientes digitales, ya no controla la interacción social, no controla ni monopoliza el saber, no maximiza el frente y la palabra magistral, no verticaliza los procesos políticos del aula y la institución, no sabe todo lo que pasa, no baja línea y no se acaba en sus paredes, sus cámaras y sus celadores. Y cuando la escuela no controla, no se reconoce; y cuando no se reconoce, pierde identidad y así va siendo… 

Estamos ante un fenómeno liminar. La escuela no escolarizará lo digital ni lo digital se avendrá. El duelo es más profundo y los pronósticos no refieren a quién ganará, sino directamente a cómo será el nuevo modelo. Inversiones profundas, como se ve; apelación firme a nuestra capacidad de reposición intelectual. 

Yo soy optimista. Lo soy porque estoy convencido de que la escuela que defendemos ya tiene pocas fortalezas (PISA me avala, inclusive) y lo soy también porque lo que se viene trae cosas que me interesan muchísimo para el aula y nuestros niños. Valga como ejemplo esa interacción compulsiva entre los usuarios que trae el entorno 2.0; y de ahí cómo éste empuja a la producción, a la coproducción, a la colaboración y demás; cómo todo encarna y se hace propio para cada quien. Aprendizaje significativo, que le llamábamos. 

Cuando titulaba INVERSIONES EN EDUCACIÓN lo hacía con total deliberación, así me leen. Pero los he defraudado, embaucado, traicionado; usé las expectativas más comunes para introducir mi mensaje. No hablé de dineros, ni de tasas, ni de PIBs y los traje a mi molino. Mis disculpas, pero en tiempos turbulentos y urgentes, necesitamos de estos trucos y de las provocaciones. Si no… 

Estas son las inversiones de las que quería hablar: invertir los órdenes de los procesos y lo debates y poner lo digital adelante, como dato, para entonces nosotros surfear encima y definir con arte, elegancia y armonía, aún en el riesgo, cómo lo hacemos y por dónde. No es una mala propuesta, ¿verdad? Positiva todo lo que tan mal cargado traemos hace tiempo en esto de la educación y la tecnología.

Twitter del autor: @dobertipablo