*

X

La clave del bienestar en la vida: las relaciones íntimas (según el estudio más extenso hasta la fecha)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/01/2013

Más que una infancia feliz, una infancia en la que se formaron lazos emocionales íntimos parece ser el más claro predictor de una larga y disfrutable vida.

En 1938 se inició en Harvard el estudio más completo sobre el bienestar y el desarrollo de hombres adultos. En 1966, George Vaillant, en ese entonces de 32 años tomó las riendas de lo que se conoce como el Grant Study. Básicamente: dar seguimiento a la vida de 268 hombres que estudiaron en Harvard y determinar que factores predicen el bienestar. Hace unos meses Vaillant publicó las conclusiones de décadas de entrevistas, investigación y viajes para visitar a los sujetos de estudio en el libro "Triumphs of Experience", donde sugiere que el común denominador del bienestar son las relaciones íntimas. Al parecer la esencia de nuestra existencia en este mundo es el ser-con, y la otredad es la llama de la vida que permite vivir más y mejor.

Cuando se formuló este experimento, los investigadores, según los prejuicios de la época, consideraban que los factores más importantes a seguirse tenían que ver con la fisonomía de un hombre: su estatura, su tipo de cuerpo "masculino" e incluso el tamaño de su pene. Pero el Grant Study no permite aseverar que el cuerpo (al menos no su tamaño) es destino (o felicidad). En cambio las características más decisivas tienen que ver con el aspecto cualtitativo de las relaciones formativas. De entrada, los hombres que venían de un entorno familiar cálido tuvieron una mayor ascendencia en el ejército, durante la Segunda Guerra Mundial, que aquellos que crecieron en hogares más fríos y con relaciones parentales menos amorosas.

El tipo de cuerpo resultó inútil para predecir cómo le iría a un hombre en la vida.  Tampoco su afiliación política o incluso su clase social, pero tener un alto coeficiente de cariño en la infancia fue un predictor muy alto de bienestar --curiosamente, en hombres, auqellos que mostraron tener un mejor vínculo emocional con su padre lograron vivir más tiempo y encontrar mayor bienestar, según el índice de Vaillant.

De los 31 hombres en el estudio que no lograron desarrollar vínculos íntimos, sólo cuatro siguen vivos. Mientras que de aquellos que sí lograron formar relaciones íntimas, más de una terecera parte siguen vivos. Pareja e hijos, ese parece ser el éxlir de la longevidad dentro de nuestra sociedad.

Vaillant considera que las personas pueden sortear experiencias negativas en la infancia siempre y cuando tengan una influencia íntima positiva, la cual, sugiere, opaca aquello que pudo haber salido mal tempranamente. Así que más que hablar de idilios infantiles, lo importante es establecer una relación íntima que guíe el desarrollo, más allá del cariz de las vicisitudes. Otro de los factores que descubrió se correlacionan son el orden, la disciplina y la capacidad afectiva.

Aunque para algunos este estudio podría parecer como una condena psicológica (un poco freudiana), Vaillant notó que algunas personas lograron cambiar ya en la madurez, incluso a los 80 y 90 años y aprender nuevos trucos: básicamente abriendo su corazón a la expresividad y a la vinculación emocional. Algunos hombres lograron "florecer" entre los 60 y 70 años, abriendo una brecha de esperanza en el viejo saco de los huesos.

Según escribe  David Brooks para el NY Times: "Los hombres del estudio frecuentemente se volvieron más conscientes de sus emociones al envejecer, más aptos a reconocer y expresar emociones. Parte de esta explicación es biológica. Las personas, especialmente los hombres, se vuelven más alerta de sus emociones al envejecer[...] Parte de esto es probablemente histórico. En los últimos 50 años, la cultura americana ha descubierto el poder de las relaciones. La masculinidad ha cambiado, al menos un poco".

La visión de Brooks sugiere que existe una pequeña revolución emocional --incluso habla de un efecto Grant similar al efecto Flynn (que describe un progresivo aumento en los puntajes de I.Q.) pero en cuestiones de incremento de "inteligencia emocional masiva", o "el corazón se vuelve más inteligente", con la edad y con la evolución cultural. Esto es discutible, algunas personas podrán considerar que en realidad los hombres adultos se vuelven más duros --son los ancianos y los niños los que tienden a la ternura. Pero quizás sí estemos atravesando un periodo de reconocimiento del valor emocional, una preponderancia sobre lo racional y material que anticipa un cambio de paradigma  --algo quizás relacionado a un gradual giro de una sociedad de dominio masculino a una mayor igualdad y a una mayor admisión de las cualidades relacionadas históricamente con lo femenino. Sabemos científicamente que el contacto humano (físico y psicológico) tiene efectos positivos en la salud (y entre más íntimo más poderosos). Sabemos que la forma principal en la que se encuentra este contacto humano, esta intimidad, es a través de la apertura emocional, fundamentalmente del desarrollo de capacidades empáticas. Sería interesante realizar pruebas psicométricas y electroencefalográficas a los hombres del estudio para determinar su facilidad de formar lazos de empatía -- esto y su correlación con un índice de felicidad. De cualquier forma queda, para aquel que quiere emular a los viejos felices del estudio de Grant, la tarea de aguzar su sensibilidad y  recorrer el camino de la desnudez emocional con ahínco, de esta forma quizás pudiendo subvertir la predeterminación de los primeras experiencias.

Te podría interesar:
Con esta primera colaboración Pablo Doberti, director de UNO Internacional, inaugura su columna en Pijama Surf: "El Inversor", con la cual buscará provocar la reflexión directa sobre uno de los temas más urgentes de nuestro tiempo: la educación.

educaciondosMe llaman “el inversor”, no porque invierta, sino porque invierto. Por esa empecinada vocación de darle la vuelta a las cosas y de pronto hacerlas decir lo que no decían y ponerlas a estar donde no estaban ni querían estar. El inversor… Y yo me dejo. Me dejo porque ese malendendido que trae, me gusta. Aporta. Predispone porque se interrumpe y genera un brinco. Y porque me gusta, pues. 

Quiero aprovechar esta primera salida de la columna de El Inversor para –por única vez- reflexionar sobre su voz, que es mi voz. 

Los beneficios son evidentes, pero los problemas de abrir una reflexión sobre un tema demandado es la saturación, el nivel de toxicidad que ya envuelve a ese tema. Enseguida que se abren los debates, se saturan. Y entonces las ideas comienzan a confundirse con las intenciones, los actos con las especulaciones y las propuestas con las denuncias. Ya nada es lo que es y todo es posible. Todos, a toda hora y por todos lados, resulta que tienen algo para decir. Ya nadie nota las insoportables repeticiones ni denuncia las intolerables faltas de calidad. El lugar común toma la escena; las cuatro máximas de Perogrullo se vuelven eje de las cien mil notas ponderadoras… 

¡Menudo escenario! 

Pues eso le ocurre ya hoy al necesario debate educativo. Está saturado. Denso de más. Apretado y monumental. Irrespirable. Si de cantidad de palabras se tratara, la educación ya ha sido resuelta… diez veces. Pero no. Pero claro que no. 

¿Cómo hablar en medio de esa selva amazónica de retóricas y contrarretóricas? ¿Cómo recortarse en esa densa oscuridad? ¿Cómo construir un lugar de enunciación legítimo y con identidad? ¿Cómo hacernos oir? 

Todo el que abre un espacio como el que estoy abriendo ahora yo debería preguntarse estas cosas antes de ponerse a hablar; nos ahorraríamos unas cuantas notas innecesarias. Más de lo mismo ya no; más densidad a lo denso y más oscuridad y humedad a la ya tanta… 

Algunas premisas básicas de la construcción de la voz pueden ayudarnos. No me referiré jamás al debate en marcha; haré como si no existiera. Hablaré como si estuviera solo. Tampoco me afiliaré a ninguna tradición ni me enmarcaré en ninguna obra o marco teórico. Andaré libre; liviano como si no hubiera otros ni otras. Enunciaré sin hacerme cargo de mis antecedentes ni mis referentes; como si fuera ubicuo e instantáneo. Ayudaré al lector a enfocar en la idea. Seré locuaz con la sintaxis; fluido y casi dialógico. No buscaré cerrar; buscaré abrir. Retomaré esporádicamente y haré sinapsis solo cuando crea que vale la pena. Usaré el legítimo recurso teórico de la insinuación y el tal vez. Seré breve y provocador. Efectista, si fuera necesario. Avanzaré. Compartiré mis dudas, pensaré en voz alta; trabajaré frente al lector y con el lector. Trabajaré. 

Es decir, deliberada y diría que hasta incisivamente abandonaré cualquier posición magistral para hablar de la escuela y sus ecos y reverberancias. Seré incierto como quiero ser y cuidaré de las ponderaciones. Haré abuso de la retórica estimulante y cada tanto contaré alguna historia. 

Sondearé, avizoraré, probaré, auscultaré, tantearé. Exageraré, por supuesto, como toda teoría. Tomaré posiciones extremas. Los estimularé. Los haré enojar. Los angustiaré. Seré bueno para interrumpirme. Seré bueno para no abusar. Seré mejor –¡dios me acompañe!- en entretenerlos. Seré leve, para no caer en los lugares comunes de la profundidad ramplona. Seré leve y etéreo y a ver a dónde nos lleva. 

En cuanto al repertorio, será educación, en su sentido más amplio. Y específicamente la escuela. La escuelas, ecos y reverberaciones de la escuela, podríamos decir. La cosa educativa. 

Pero no olvidemos lo del principio, que es ahora lo del final también: buscaremos una voz en medio de una multitud eufórica y a los gritos; trataremos de pasar un mensaje en una discoteca. Perseguiremos una voz que no ganará por quantum de decibeles, sino por oportunidad e identidad, si gana. Una voz que se trabajará en esta intimidad recogida esperando su momento. Alguna vez tanto grito y tanta histeria desatada se cansará y tal vez alguien, entonces, mire a los lados para buscar algo que valga la pena. 

En ese momento, trataremos de estar listos. 

También en Pijama Surf: Reformar o transformar la escuela y el papel de lo digital en México y América Latina: entrevista con Pablo Doberti.

Twitter del autor: @dobertipablo