*

X

40 años de The Dark Side of the Moon (la leyenda más allá del arcoiris)

Arte

Por: pijamasurf - 03/21/2013

Los 40 años del emblemático disco The Dark Side of the Moon de Pink Floyd son celebrados con su inducción a los archivos de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos

Dark_Side_of_the_Moon_dark_side_9064

Este fin de semana se cumplen 40 años del emblemático y enigmático álbum The Dark Side of the Moon, de Pink Floyd, uno de los discos más importantes en la historia del rock psicodélico. A esta efeméride se une la inducción del disco a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, gala que sólo pueden presumir  350 grabaciones.

Material de leyenda, brujería sonora que progresa de melodías hipnóticas hacia la demencia, The Dark Side of the Moon es uno de los discos de culto que va más allá del fanatismo común --fue el álbum que hizo millonarios a David Gilmour, Nick Mason, Roger Water y Richard Wright, quienes donaron parte de las ganancias a la producción de una película de Monty Python, pagando de sobremanera las risas que los habían acompañado en la composición del disco. Y aunque para algunos el álbum es menos innovador y psicodélico --sin la presencia de Syd Barret y seguramente con un consumo menor de LSD que en otras ocasiones-- indudablemente es el que mayores interpretaciones esotéricas ha generado.

Desde el arte del disco, considerado una obra maestra del diseño, que en su concepción más sencilla es sólo un triángulo prismatizado (o prismatizando la luz). Pero que ha sido interpretado como una pirámide que guarda una relación con los astros o hasta con el acroiris del Mago de Oz. Lo cierto es que se ha convertido en un sigilo de la cultura pop.

Aunque los miembros de Pink Floyd han declarado que no vieron la película de El Mago de Oz durante la grabación ni intentaron cifrar la música alrededor de la trama o de los símbolos, para crear una ópera mágica alrededor de este moderno cuento de hadas, de cualquier forma millones de personas han consumido psicoactivos observando esta cinta sincronizada --al rugido del león-- con The Dark Side of The Moon. El sincromisticismo se alimenta de las coincidencias y encuentra fuerzas ocultas de las cuales las personas son apenas vehículos, eso o las drogas que van a veces demasiado bien con la música y la elevan y distorsionan.

Existen varias lecturas del disco que le otorgan una dimensión simbólica o una potencia secreta. No faltan los partidarios de la conspiración que encuentran en las letras la revelación --que parece más una conmixtión-- de que la llegada a la Luna fue un hoax o de que existen bases militares en el satélite y que incluso se genera desde ahí un programa mental que manipula subrepticiamente a través de alta tecnología la conciencia del ser humano. "Realmente no hay un lado oscuro de la luna. De hecho es toda oscura", en esta oscuridad se genera la especulación de llenar el cráter de lo posible, la voz lunar que declina asombrosamente hermética. Hay quienes creen que The Dark Side of the Moon es una especie de obra de alquimia sonora que refleja el drama cósmico de la existencia humana, desde los procesos corporales --como el pulso del corazón y la respiración, motivos frecuentes en los arreglos de sonido--- hasta el conflicto con el sistema económico dominante y la locura o desintegración del individuo (la banda y  sus miembros: microcosmos de la humanidad) hasta su final reintegración en el eclipse, el acto místico de la sombra --esta lectura, probablemente un poco hiperbólica y barroca, tiene su paralelo en el cine  en la película de Kubrick 2001:Odisea en el Espacio, esta sí con un simbolismo un poco más intencional.

Como detalle sincromístico, esas coincidencias que para algunos tienen profundos significados ocultos, la canción "On the Run" es usada comúnmente por los Chicago Bulls para introducir al equipo rival. Cuando los Toros salían en la oscuridad, la música que los introducía era "Sirius", de Alan Parsons, el ingeniero de sonido de The Dark Side of the Moon, quien habría tenido una fuerte injerencia en el sonido del disco. Micheal Jordan, "Su Majestad", portaba, para la inmortalidad, el 23 en el dorso de su jersey, este número es la cifra asociada con una serie de sincronicidades  que derivan de William Burroughs a Robert Anton Wilson, quien las conecta con la estrella Sirio y unos enigmáticos episodios de comunicación telepática interestelar.Esta es sólo una parte de la fascinante historia que rodea a la música.

Aquí 40 datos de culto sobre The Dark Side of The Moon

Te podría interesar:

La poesía erótica metafísica de John Donne

Arte

Por: pijamasurf - 03/21/2013

El poeta metfísico más representativo del movimiento fue reconocido por sus poemas románticos, sonetos y elegías, pero también debería ser reconocido por ser el escritor de algunos de los poemas eróticos más sensuales de la historia.

john-donne

Nacido en Inglaterra a padres católicos en 1572, en una época durante la cual la Reina Isabel estaba persiguiendo, ahorcando, torturando y descuartizando a jesuitas; los primeros años de su vida fueron marcados por ocultar su devoción. El tío-abuelo de Donne fue Tomás Moro, el célebre autor católico de Utopía que fue decapitado durante la Reforma. El hermano de Donne murió a los 20 años de edad en prisión por ocultar a un sacerdote en sus aposentos. En su juventud Donne practicó su fe más discretamente, mientras lo hacía también se dedicaba a escribir.

Tomando en cuenta el historial familiar del autor no es sorprendente que Donne, después de ser educado en Oxford, se haya vuelto un predicador conocido y respetado en la corte por sus sermones, y que eventualmente llegó a ser nombrado decano de la Catedral de San Pablo.

Tampoco es sorprendente que el autor haya escrito algunas de las piezas románticas más exquisitas de la lengua inglesa, por ejemplo,  “Una Despedida: Prohibiendo el Luto” ("A Valediction: Forbidding Mourning"), un poema metafísico que escribió para su esposa Anne More en 1611. El poema explora el ideal del amor espiritual para Donne, uno que trascendía las barreras de lo físico, una unión de dos almas a las que les “importan menos ojos, manos y labios extrañar”. Emplea metáforas cómo “inundaciones de lágrimas” y “tempestades de suspiros” para crear las imágenes y el sentido de un poema sobre amor sobrehumano.

Lo que podría sorprender a algunos, es que este poeta católico escribió también con su estilo sensual y rico en metáforas e imágenes, poemas altamente eróticos. Algunos ejemplos de las incursiones del decano de San Pablo en lo erótico son:

Elegía XIX: A su amante antes de ir a la cama (Fragmento)

Fuera con esa faja, como si la zona del cielo estuviese brillando,

Pero estuviera englobando un mundo mucho más bello.

Desprende ese peto adornado, que usas

Para que los ojos de tontos atareados puedan parar ahí:

Desátate, porque el repique armonioso

Me dice de ti que ha llegado tu hora de cama.

 

También nos invita a explorar con él lenta y exquisitamente la sensualidad del casi infinito cuerpo de su amante:

 

Elegía XVIII: El progreso del amor (fragmento)

Sus labios hinchados; a los cuales hemos llegado,

Nos anclamos ahí, y nos pensamos en casa,

Porque todos parecen: ahí cantos de sirenas, y ahí

Sabios oráculos Délficos llenan el oído;

Ahí en un arroyo donde algunas perlas selectas se hinchan,

La rémora, su lengua escindida, reside.

Estos y el glorioso promontorio, su mentón

sobrepasando; y el estrecho de Helesponto entre

El Sestos y Abidos de sus senos,

(No de dos amantes, pero dos amores eran los nidos)

Triunfa el mar sin límites, pero que tu ojo

Algunos lunares isla pueda divisar ahí;

Y navegando hacia su India, de esa manera

Me quedaré en su bello ombligo Atlántico;

Aunque desde ahí la corriente esté hecha por tu piloto,

Aún así, ahí es donde desearías estar en bahía,

Estarás  en otro bosque,

Donde algunos naufragan, y no llegan más allá.

Cuando estés ahí, considera lo que en esta persecución

Se malgastó porque empezaste con la cara.

 

Es prácticamente imposible no sumergirse en los versos de este hombre, que al estar enamorado transformó a su amante en un plano metafísico donde el cuerpo mortal se convirtió en un mundo y el acto de hacer el amor se volvió una aventura desmesurada que culmina con la exploración de continentes, mares y bosques. Otro poema es:

 

Seducción

Ven a vivir conmigo, y sé mi amor,

y nuevos placeres probaremos

de doradas arenas, y arroyos cristalinos;

con sedales de seda, con anzuelos de plata.

 

Discurrirá entonces el río susurrante

más que por el sol, por tus ojos calentado,

y allí se quedarán los peces enamorados,

suplicando que a sí puedan revelarse.

 

Cuando tú en ese baño de vida nades,

los peces todos de todos los canales

hacia ti amorosamente nadarán,

más felices de alcanzarte, que tú a ellos.

* Versión de Purificación Ribes

 

De nueva cuenta, al utilizar imaginería natural para describir el acto de seducción logra elevar su relación a un sitio sobrehumano, a un oasis de dioses, puro, como el que recibieron a Adán y Eva antes de sucumbir ante la tentación.

En este enlace más poemas del autor (en inglés).

Con información de The New Yorker