*

X

¿Qué ocurre en tu cerebro cuando experimentas un blackout alcohólico?

Salud

Por: pijamasurf - 02/25/2013

Si has sufrido un black-out y crees que hay probabilidades de que experimentes otro, lo mejor es que sepas qué ocurre en la química cerebral cuando el alcohol borra tu memoria.

Todos sabemos qué es un blackout causado por alcohol y, debido a que muchos tienen la certeza de que les ocurrirá de nuevo, los informamos acerca de cómo se produce este daño cerebral. 

No todos los blackouts son iguales. Hay dos tipos: “bloque” y “fragmentario”. El fragmentario es cuando la persona pierde la memoria de manera intermitente, mientras que el blackout “bloque” se refiere a perder los recuerdos de periodos muy largos de tiempo. Quienes experimentan el primer tipo, generalmente pueden recordar los eventos olvidados cuando alguien les cuenta lo sucedido. Los que experimentan el segundo tipo, no. Pero se cree que ambos son provocados por la misma causa, una interrupción química en el hipocampo cerebral, la región integral de la formación de la memoria.

El alcohol interfiere en los receptores en el hipocampo que transmiten glutamato, un compuesto que a su vez transmite señales entre neuronas. Durante esta interferencia, el alcohol hace que algunos receptores dejen de funcionar mientras que activa otros. Este proceso causa que las neuronas creen esteroides que privan la comunicación adecuada entre las mismas, lo que interrumpe la potenciación a largo término, un proceso que se asocia con el aprendizaje y la memoria.

En términos más simples, el efecto es similar a la amnesia anterógrada en la cual el cerebro pierde la habilidad de crear nuevas memorias.

Tener el estómago lleno ayuda a prevenir esta molesta consecuencia de la embriaguez, ya que no comer provoca que el nivel de alcohol en la sangre se eleve más rápido. También es importante tomar más lento. Estudios muestran que la principal causa de esta pérdida de la memoria es un pico dramático en el nivel de alcohol en la sangre, ocurre cuando se alcanza rápidamente un nivel de alcohol de 0.15% en la sangre.

Para las mujeres puede ser más difícil evitar blackouts porque tienen menos agua en su cuerpo, al igual que deshidrogenasa gástrica, una enzima que disuelve el alcohol. 

El experto en adicciones E.M. Jenillek, quien comenzó una investigación importante acerca de los blackouts en 1940, creía que éstos eran un claro signo de dependencia. Estudios más recientes indican que no siempre es el caso, los bebedores sociales pueden sufrir blackouts tanto como quienes beben cantidades copiosas a diario. Básicamente todo se debe a un incremento abrupto del nivel del alcohol en la sangre, sin embargo también podría tratarse de predisposición genética.

Para quienes sí se preocupan por el cuidado cerebral,  los blackouts deben ser tomados como asunto serio ya que, lejos de hacerte ver ridículo, cada vez que se dañan las funciones básicas cerebrales aumenta la posibilidad de un daño cerebral permanente.

[Gizmodo]

Médicos curan a niño de 2 años que nació con VIH: no volverá a tomar medicamentos en toda su vida

Salud

Por: pijamasurf - 02/25/2013

En un caso médico que ya se califica de histórico, médicos en Estados Unidos consiguieron erradicar el VIH en un niño de dos años, el letal virus que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Este domingo, en el marco de la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas que se celebró en Atlanta, Estados Unidos, se dio a conocer un caso médico que ya se ha empezado a calificar de histórico, pues se trata de la cura de un niño de 2 años y medio que desde su nacimiento portaba el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), probablemente una de las enfermedades más letales de las últimas décadas y contra la cual, se pensaba hasta ahora, no había remedio definitivo, sino tratamientos que solo la mantenían a raya.

Los detalles de identidad del pequeño no se dieron a conocer. Lo poco que se sabe es que nació y reside en Mississippi, en donde también recibió atención médica durante todo este tiempo.

Asimismo, tampoco fue revelado el tipo de tratamiento que recibió el paciente, y al parecer tampoco se sabe con precisión qué suscitó su cura, la cual tomó por sorpresa al personal médico que vigilaba su evolución. Lo único que se ha podido confirmar es que, en efecto, se trata de un paciente “funcionalmente” curado, término que se da a las personas en quienes todos los exámenes estándar de VIH dan negativo, a pesar de que es posible que queden algunos residuos de este en el cuerpo.

En este caso se tomó la decisión de administrar una serie de tres antiretrovirales al recién nacido, una decisión médica arriesgada, pues usualmente se inyecta uno solo. Sin embargo, en vista de que ni la madre no había recibido ningún tipo de tratamiento contra el VIH durante su embarazo, sus doctores recurrieron a dicha medida.

Y si bien en ese momento la infección no pudo evitarse, los médicos continuaron con el tratamiento. Casi un mes después, el virus comenzó a desaparecer de la sangre del bebé. Durante el año siguiente este y su madre acudían regularmente a recibir atención y medicina. Después dejaron de asistir y regresaron solo hasta que el pequeño tenía poco más de 2 años de edad; exactamente, 23 meses después de haber iniciado su tratamiento. Contra todo pronóstico, la siguiente revisión mostró que el pequeño seguía “funcionalmente” libre del virus (es decir, aunque hay trazas de este, su presencia no es suficiente como para multiplicarse).

“Ahora, después de al menos un año de no tomar medicina, la sangre del niño se mantiene libre del virus, incluso para los exámenes más sensibles disponibles”, declaró al respecto la Dra. Hannah Gay, una de las responsables de la salud del pequeño en el centro médico de la Universidad de Mississippi.

Según los doctores, de ahora en adelante el menor no necesitará medicamentos contra el VIH, tiene ya una esperanza de vida normal y, lo que es aún más sorprendente, es altamente probable que no vuelva a contagiarse del virus.

Por otro lado, se espera que esta situación pueda emularse con otros niños recién nacidos y considerados de alto riesgo por ser portadores del VIH.

Niños mayores y adultos no son susceptibles de esta cura porque una de las particularidades del comportamiento el virus es que infecta células de glóbulos blancos conocidas como CD4, caracterizadas por su longevidad y las cuales pueden albergar el VIH por muchos años, ayudándole a reproducirse. Una vez que el VIH alcanza las CD4, la infección es irreversible ―al menos con el conocimiento y los recursos con los que se cuenta hasta ahora.

[Guardian]