*

X

Millones de aves oscurecen el cielo de una población en Kentucky y enferman a sus habitantes

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/26/2013

Hopkinsville, una pequeña ciudad de Kentucky, se vio atemorizada por una enorme bandada de mirlos que algunos contaron por millones, los cuales dejaron a su paso una enorme cantidad de desechos fecales que enfermó a los lugareños.

La fantasía hitchcockiana de The Birds se volvió real en Hopkinsville, una pequeña localidad de Kentucky adonde arribaron miles y miles de mirlos (Turdus merula) que desencadenaron el horror de los lugareños y, lo que es peor, una epidemia entre perros y personas debida a sus heces.

Según ciertos testimonios, el tamaño de la bandada fue tal, que parecía oscurecer el sol, al grado de que algunos se atrevieron a contarlos por millones.

Al parecer el apocalíptico fenómeno tiene su origen tanto en los procesos migratorios de estos animales como en las variaciones climáticas que, se dice, las han alterado.

Una de las molestias principales de los lugareños fue la inusitada cantidad de detritus que las aves lanzaron a su paso, tiñendo de blanco fecal árboles, autos, casas y en general toda superficie que encontraron a su paso. Este tipo de desechos es particularmente dañino para los perros y potencialmente tóxico para los sistemas inmune y respiratorio de los seres humanos.

[BDN Maine]

Te podría interesar:

El mundo en el ojo de una ballena: impresionantes cetáceos retratados por Bryant Austin (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/26/2013

Las ballenas se encuentran, fuera de toda duda, entre los animales más impresionantes de la fauna marítima, herederas en amplia medida de todas esas leyendas e historias fantásticas que poblaron de monstruos las inconmensurables aguas oceánicas. Monstruo en el sentido de terrible, de insoportable para el pensamiento pero por motivos de asombro: “Dios está más allá de todo juicio humano y para ayudarnos a comprenderlo se sirve de dos ejemplos extraordinarios: el de la ballena y el del elefante”, dice Borges en alguna de sus Siete noches.

Y si bien una criatura de semejante reputación solo necesita aparecerse para recordarnos toda su magnanimidad, un testimonio de esta no nos cae mal de vez en cuando. Como es el caso de la serie elaborada por Bryant Austin, fotógrafo y ambientalista que ha retratado a las ballenas en toda su desmesurada presencia, tomando además detalles como sus rostros o sus impresionantes globos oculares que, como en una metáfora que algo tiene de hermética, cifran en un parte el todo, sugieren al tiempo que dicen, fragmentan solo para mostrar que, efectivamente, el universo cabe al interior del ojo de una ballena.

Las imágenes fueron capturadas sobre todo en la Gran Barrera de Coral de los mares australes y en las aguas del Reino de Tonga, en el Océano Pacífico.

En Ecoosfera: Aún viven ballenas que nacieron antes de que Moby Dick se escribiera.

Si te interesa participar en la conservación de estas y otras especies visita lanaturalezanosllama.com y entérate de todo de los que esta haciendo Telcel para contribuir a la preservación de la biodiversidad.  ¡Respondamos el llamado!

*Contenido publicitario

[io9]