*

X

Kate Upton casi muere en la Antártida solo para que miles de hombres puedan masturbarse con su imagen

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/13/2013

La reducción del sexo a la condición de mercancía encontró una singular manifestación en el hecho de Kate Upton estuvo a punto de morir solo porque, para la portada de la edición de bikinis de Sports Illustrated, los fotógrafos la semidesnudaron en la Antártida, a una temperatura promedio de -35°C.

Desde hace tiempo se discute el exceso sexual de nuestra época que, en términos generales, no es más que la reducción del sexo a la condición de objeto, de mercancía sujeta de intercambio comercial, la cual, sin embargo, como en todo producto, comienza a descender en su demanda cuando la novedad ha cesado y el interés es menor.

Un ejemplo elocuente de esta situación se encuentra en el número más reciente de Sports Illustrated dedicada a los trajes de baño, y cuya portada tiene a Kate Upton en un gélido escenario antártico. Los fotógrafos de Sports Illustrated decidieron llevar a sus modelos a los siete continentes, y a Upton le tocó la suerte de pisar territorio polar.

El hecho, sin embargo, no sería más que una anecdótico de no ser porque la modelo estuvo a punto de morir, dado que la temperatura promedio era de -35°C y ella no estaba más que en las pocas ropas con que se le ve en la imagen.

“Cuando regresé estaba perdiendo el oído y la vista porque mi cuerpo se estaba apagando, era tan difícil mantenerme caliente”, dijo Upton.

Lo paradójico es que, como bien señala Caity Weaver, esta puesta en peligro de la vida de Upton no es útil más que el goce un tanto solitario y fútil de miles o millones de hombres que se satisfacen ante la vista de una fotografía, un simulacro que dicta el curso de una fantasía.

[Gawker]

Te podría interesar:
Cada acción realizada en la web deja un pequeño rastro del que, una vez descifrado, puede extraerse gran cantidad sobre tus hábitos de consumo, tus contactos y, en general, sobre tu propia vida.

huella digital

 

Cada parte de nuestra vida en línea -ya sea que envíes un e-mail o des like a una página en Facebook- deja un rastro que puede ser seguido por gente interesada en tus hábitos en la red. Esto no tiene por qué ser negativo necesariamente: es así como Google te ofrece resultados de búsqueda con mayor personalización o Facebook sugiere amigos en común.

Sin embargo, la información residual de todas nuestras comunicaciones también sirve para que las compañías publicitarias logren sesgar sus mercados: e incluso, conocernos a nosotros y a nuestros hábitos mejor que nosotros mismos.

El video Network muestra cómo una pequeña cantidad de información, al ser acumulada legalmente por las compañías proveedoras de Internet, es a su vez vendida y contrada sin tu autorización.