*

X

Algunos libros de Philip K. Dick digitalizados y listos para descargar

Por: pijamasurf - 02/06/2013

Una selección apresurada pero completa de libros que se encuentran traducidos y digitalizados de uno de los autores predilectos en Pijama Surf: Philip K. Dick.

Como saben bien nuestros lectores, Philip K. Dick es uno de los escritores preferidos en Pijama Surf, un referente obligado en esa cartografía que utilizamos cotidianamente para transitar por el mundo.

Y como todo aquello en lo que uno verdaderamente cree, el proceso no está completo si dicha fe no se difunde, acción menos evangélica de lo que parece cuando se trata de libros y, como en este caso, de hugar en el vasto o inabarcable acervo digital que es Internet, en donde gracias a la generosidad de algunos héroes anónimos (pero no por ello menos dignos de alabanza y agradecimiento), es posible encontrar varias de las novelas del escritor estadounidense.

Philip K. Dick es, sin duda, la mayor rara avis de los escritores de ciencia ficción. Un hombre en quien se combinan el desequilibrio psicológico y la inquietud metafísica, oscilante esta entre las grandes escuelas de la filosofía occidental y oriental y también las corrientes teológicas más influyentes del pensamiento religioso, la búsqueda del sentido de la existencia, del demiurgo que se esconde detrás de nuestros conflictos y las contrariedades que forman parte esencial de la vida, también la preocupación social por un gobierno —una perversa confabulación de las instituciones públicas y los consorcios privados— cada vez más encaminado a la distopía  del totalitarismo y la supervigilancia con el consecuente empuje de los inadaptados y los inconformes a las márgenes de la sociedad.

Se trata, en fin, de un autor que sobrepasa en mucho al escritor promedio de ciencia ficción, alguien de genio y talento innegable que se reflejan claramente en su creación literaria. No por nada Dick es el único autor de su género aceptado en la Library of America, la colección de la literatura estadounidense canónica.

A continuación algunos títulos que, como decíamos, se encuentran disponibles en la red, digitalizados y traducidos, reunidos por entusiastas lectores de Philip K. Dick que esperan contagiar a otros el gusto por este autor inquietante, crítico, que seguro, después de leer, hará que consideres tu realidad desde una perspectiva distinta.

 

Nuestros amigos de Frolik 8 (1970)

Una fantasía distópica cercana a Un mundo feliz, una sociedad dividida en estratos —Nuevos Hombres, Inusuales y Antiguos— de acuerdo con las capacidades cerebrales de cada uno.

 

 

 

 VALIS (1981)

Uno de los títulos mayores y más celebrados: una exposición teológica en clave sci-fi.

 

 

 

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968)

Otro título mayor, base de una cinta no menos icónica: Blade Runner (Ridley Scott, 1982), una problematización de la naturaleza humana y el que podría considerarse su elemento más determinante: la empatía.

 

 

Podemos construirle (1972)

Para algunos, un antecedente de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, un ejercicio preparatorio y, aun así, sorprendente.

 

 

 

El hombre en el castillo (1962)

Con esta novela Philip K. Dick se ganó el Premio Hugo, el galardón más importante en la literatura de ciencia ficción. La premisa del relato es simple, pero también ambiciosa: ¿cómo sería el mundo si los nazis hubieran ganado la guerra?

 

 

Lotería solar (1955)

Uno de los primeros relatos de largo aliento de K. Dick, la singular historia de un inadaptado en un mundo autoritario dominado por la lógica y las matemáticas.

 

 

 

Los Simulacros (1964)

Para algunos un intento narrativo en el que las pretensiones fueron superiores a los resultados obtenidos, en el que el escritor recurre a algunos de sus recursos ya probadamente exitosos y ensaya la hipótesis de que el gobierno de los Estados Unidos de Europa y América —en el que el poder es ejercido por quien menos lo parece— traiga del pasado a  un prominente nazi como su consejero. 

 

 

 

Ubik (1969)

Para algunos una de las tres mejores novelas dickeanas. Otra exploración teológica-filosófica sobre la existencia y el sentido de la vida, pero en un escenario de tecnología vanguardista y conspiraciones interplanetarias.

 

 

 

Una mirada en la oscuridad (1977)

Acaso el libro más íntimamente ligado a la biografía de Philip K. Dick y su paso por las regiones de la locura y la drogadicción. Una sociedad dominada por el consumo de la Sustancia D que, a su vez, oculta un control más siniestro.

 

Te podría interesar:

Surgen en México grupos ciudadanos armados ante la delincuencia

Por: Ana Paula de la Torre - 02/06/2013

En el estado de Guerrero, al sur de México, un grupo civil armado trata de ofrecer seguridad a las comunidades ante la incapacidad del gobierno por garantizarla.

 El fenómeno de la violencia en México ha propiciado el nacimiento de grupos de autodefensa civiles que además de evidenciar el hartazgo de la población ante la ineficiencia de las autoridades para frenar la delincuencia, abre al debate de la posibilidad del “comunitarismo” como una forma de gobierno más eficaz.

En el debate internacional al parecer la última forma de gobierno a la que podremos acceder como sociedades, son las democracias y los estados-nación vigentes desde el siglo pasado. Las discusiones teóricas sobre el perfeccionamiento de los sistemas de gobierno, proponen nuevos canales de participación, más no el hecho de que las personas puedan reemplazar el papel gubernamental .

Además de los más de ochenta mil muertos en los últimos seis años, producto de la guerra contra los cárteles del narcotráfico que el gobierno lleva a cabo en México, la población ha sido objeto de extorsiones a lo largo de la república por parte de estos mismos grupos. Los gobiernos en sus tres niveles han sido incapaces de proteger a la sociedad de estos abusos.

El pasado 6 de enero se dio a conocer en Guerrero[1] un grupo ciudadano armado y encapuchado, que se hace llamar “Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero2. De acuerdo con sus integrantes, el objetivo es defenderse de las extorsiones y abusos de los que son objeto por parte del crimen organizado. La medida es causa de polémica pues, por un lado, este tipo de acciones rompe con la legalidad en el sentido de hacer justicia por mano propia. Sin embargo, si el estado es incapaz de garantizar seguridad mínima a sus habitantes, resultaría absurdo no hacer algo al respecto cuando se es víctima.

El grupo de autodefensa instaló un tribunal popular para iniciar el proceso de enjuiciamiento de 55 personas a quienes mantenían retenidas. La semana pasada liberaron a once de ellas ante 500 habitantes en la explanada del Palacio Municipal de Ayutla de los Libres. Hasta ahora la organización se ha extendido a seis municipios. El 7 de febrero, algunos de los representantes de la misma mantuvieron una reunión con el Secretario de Gobernación Federal en donde se acordó la liberación de por lo menos veinte de los detenidos.

Este peculiar contexto nos invita a analizar un fenómeno particularmente complejo: el argumento de lucha del grupo ciudadano, compuesto por unos mil campesinos e indígenas, es que constitucionalmente la soberanía reside en el pueblo, y por lo tanto les corresponde, ante el abandono gubernamental, devolver la seguridad y dignidad a sus comunidades. Sin embargo, la inciciativa también tiene un aspecto cuestionable, por ejemplo el hecho de que un presunto delincuente fuese abatido por este grupo con armas de fuego el pasado 22 de enero, en el poblado de Atliaca –sobra decir que no hubo juicio de por medio ni existió garantía alguna para el agredido–.

La postura del Gobierno Federal ha favorecido el diálogo, pero no deja de llamar la atención que se halla solicitado, y no exigido, a líderes de este movimiento que restablezcan el estado de derecho. Mas allá de calificar el fenómeno, este caso representa una oportunidad para reflexionar en la relación entre soberanía, legalidad, y estado, y definir la prioridad jerárquica de estos conceptos en tiempos de crisis.

Twitter del autor: @anapauladelatd

 


[1] Estado ubicado al sur de México, que es uno de los más pobres del país –según cifras de Coneval 67.4% de su población vive en pobreza– y que además es hogar de una extensa población indígena con grupos como me'phaas, nahuas, amuzgos y afromestizos.