*

X

Consecuencias psicológicas de la crisis en España: más de 200 intentos de suicidio diarios

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/30/2013

De acuerdo con estudios recientes la crisis económica en España ha provocado que, en promedio, 243 personas se intenten suicidar diariamente, utilizando como método la sobredosis de medicamentos.

En años recientes la población española se ha visto obligada a enfrentar una crisis económica que, según algunos, es consecuencia de la mala administración del gobierno y su preferencia por los intereses de sectores muy específicos en detrimento del bien común y generalizado.

Más allá de los efectos que esta situación ha tenido en las estadísticas macroeconómicas, la industria y demás ámbitos del desarrollo nacional, debemos recordar, aunque usualmente lo olvidamos, que la economía está hecha de personas y que en ellas y sus vidas recalan las buenas o malas decisiones que se toman o se dejan tomar en el sistema.

Así, no parece del todo sorprendente que según algunos investigadores reunidos en el Congreso Nacional de Laboratorio, reunido en Barcelona, alerten sobre el alarmante aumento de problemas psicológicos que en los últimos meses se ha observado en el país ibérico. Uno de los informes presentados en este simposio académico y científico asegura que diariamente ocurren, en promedio, 243 intentos de suicidio por la vía de la sobredosis de fármacos.

Estos números son alarmantes en cualquier sociedad, pero en España adquieren otra relevancia tanto por la proporción que representan con respecto a la población total como por la zona geográfica donde se observan, un país que supuestamente pertenece a la vanguardia de las economías nacionales.

De acuerdo con Bernandino Barceló, jefe de la Unidad de Toxicología del Hospital Universitario de Son Espases, en Palma de Mallorca, es probable que dichas personas acareen ya un historial de trastornos psíquicos que en tiempo de crisis —económicas, familiares— adquieren expresiones críticas, las cuales, sin embargo, no dejan de ser un tanto lamentables: vivir en un sistema que siembra en una persona la idea inquebrantable de que la solvencia económica es el único parámetro válido para tasar el valor de su existencia, al grado de que prefiera morir a vivir en la vergüenza del supuesto fracaso material.

[RT]

Te podría interesar:

Las 10 ciudades más felices del mundo: ¿es ahí donde se encuentra la felicidad?

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/30/2013

La firma GfK Custom Research ha clasificado las 10 ciudades más felices del mundo —Río de Janeiro en la cima, Buenos Aires en el fondo—a partir de criterios que nos hacen preguntarnos si de verdad la felicidad puede encontrarse en determinado punto geográfico.

“Buscamos la felicidad pero sin saber dónde, como los borrachos que buscan su casa: sabiendo confusamente que tienen una”, escribió, famosamente, Voltaire, un apunte que de algún modo hace eco de ese carácter elusivo de la felicidad, esa condición suya a un tiempo fugitiva y fugaz que la hace posible pero también improbable, instantánea y al mismo tiempo con cierta impresión o dejo de eternidad.

Quizá por eso llaman tanto la atención estudios como el realizado hace poco por la firma mercadológica GfK Custom Research, la cual ha rankeado a las 10 ciudades más felices del mundo, un título ambicioso que sin duda merece mirarse con cuidado para saber qué idea de felicidad se encuentra de fondo.

El estudio consistió, en términos generales, en una encuesta llevada a cabo entre 10 mil personas de 29 países, y tomó en cuenta sobre todo la cantidad y cualidad de atracciones que la metrópoli ofrece a sus residentes, divididas estas en 5 categorías: Exteriores, Centros Culturales, Centros Comerciales, Espectáculos y Entretenimiento en general. Así, el top resultante fue el siguiente:

10. Buenos Aires

9. París

8. Roma

7. San Francisco

6. Madrid

5. Melbourne

4. Ámsterdam

3. Barcelona

2. Sydney

1. Rio de Janeiro

Según los datos que se resumen en este infográfico: 

Partiendo de que cualquier lista con los 10 o los 100 mejores o peores exponentes de determinado ámbito es, casi siempre y por definición, cuestionable, quizá mucho más cuando se trata de situaciones totalmente subjetivas y multivariables como las emociones humanas. No se trata, únicamente, de decir que no hay un concepto de felicidad bajo el cual toda la humanidad pueda cobijarse, sino también de preguntarnos qué tanto tiene que ver con la felicidad el número de, digamos, centros comerciales que haya en la ciudad donde vivimos. O, visto desde el otro extremo, el número de salas de concierto que programen habitualmente sinfonías de Beethoven o conciertos de Mozart. ¿Ahí se encuentra la felicidad?

Al final puede ser un asunto probabilístico y de estimulación, pero no mecánico: en dichas u otras ciudades pueden tenerse más elementos que susciten la posibilidad de felicidad —personas amables, calles limpias o tranquilas, transporte eficiente—, pero no menos cierto es que se puede ser feliz incluso en medio de la podredumbre y el desorden. Al respecto, un fragmento de los Diarios de Kafka, que en cierto modo revela el verdadero carácter de la felicidad, por qué a esta se le puede encontrar, sí, en un centro comercial, pero no bajo la forma que otros nos dicen que tiene:

Es perfectamente imaginable que la magnificencia de la vida esté dispuesta, siempre en toda plenitud, alrededor de cada uno, pero cubierta de un velo, en las profundidades, invisible, muy lejos. Sin embargo está ahí, no hostil, no a disgusto, no sorda, viene si uno la llama con la palabra correcta, por su nombre correcto. Es la esencia de la magia, que no crea, sino llama.

[Co.Design]