*

X

"No estoy sufriendo": mensaje de un hombre en estado vegetativo

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/14/2012

Scott Routley, hombre canadiense que lleva 12 años en estado de coma —uno de los más enigmáticos para la neurociencia moderna— consigue comunicarse gracias al análisis de sus patrones cerebrales, los cuales fue posible interpretar y traducir al binomio Sí/No.

Desde hace algunos años, el desarrollo de la neurociencia ha permitido diseñar interfaces cerebro-máquina que realizan el seguimiento de los procesos cognitivos para traducirlos a mensajes comprensibles sin necesidad de la expresión por parte de quienes los llevan a cabo. Esto ha sido particularmente útil en la medicina, en personas que por algún accidente o enfermedad pierden casi por completo sus habilidades motrices y del habla y, en consecuencia, son incapaces de comunicarse. Y si bien, hasta ahora, la expresión que se consigue es más bien elemental —limitada a conceptos simples como Sí/No, Arriba/Abajo y otros similares—, en dichas condiciones esto es más que suficiente y admirable tanto para quienes se encuentran en semejante estado, como para los médicos, familiares y amigos con quienes estas personas necesitan relacionarse.

Recientemente, un grupo de investigadores consiguió utilizar un escáner de resonancia magnética para descifrar los pensamientos de un hombre que desde hace 12 años, a causa de un accidente automovilístico, se encuentra en estado vegetativo. ¿Su mensaje? “No estoy sufriendo”.

El equipo, dirigido por Adrian Owen, del Brain and Mind Institute of Western Ontario, escaneó el cerebro de Scott Routley para encontrar los patrones mentales correspondientes a Sí y No, labor que tomó un par de años para llegar a resultados satisfactorios, sobre todo porque es la primera ocasión en que la neurociencia consigue hackear el cerebro de una persona en estado comatoso o vegetativo, en el cual todavía no es claro el nivel de conciencia que se posee. Más allá de las implicaciones personales, este avance contribuye a un mejor entendimiento del estado que guarda el cerebro en dicha situación.

“Scott es capaz de mostrar que tiene una mente consciente y pensante. Lo hemos escaneado a menudo y su patrón de actividad cerebral muestra que claramente elige responder nuestras preguntas. Creemos que sabe quién es y dónde está”, declaró Owen al respecto.

Con este procedimiento, los investigadores saben cuando Scott responde sí o no pero de una manera un tanto rebuscada: Sí para cuando imagina que está jugando tenis y No para cuando imagina que está caminando por su casa. Ambos escenarios —elocuentes elecciones subjetivas que añaden enigma al milagro— activan distintas zonas de su cerebro que, una vez identificadas, permiten el ejercicio de traducción.

“Preguntar a un paciente algo importante para él ha sido nuestro objetivo por muchos años. En el futuro podremos preguntar qué podemos hacer para mejorar su calidad de vida. Podrían ser cosas simples como el entretenimiento que les damos o el momento del día en que sean aseados y alimentados”, concluyó Owen.

[Telegraph]

Te podría interesar:

Especie inmortal de hydra podría inspirar programas de rejuvenecimiento para los seres humanos

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/14/2012

Investigación reciente en hydra, una especie de pólipo, revela el papel crucial que cumple el gen FoxO en el envejecimiento celular, el cual podría convertirse en una eterna fuente de la juventud genética.

La imagen que se ve arriba corresponde a una hydra, una especie de pólipo (un animal invertebrado del filo de los cnidarios), que tiene la singular y ambicionada característica de la inmortalidad.

En efecto: su reproducción se da por medio de la gemación y no del apareamiento, razón por la cual la hydra ha sido continuo de objeto de estudio e investigación.

Ahora, sin embargo, científicos de la Universidad de Kiel, en Alemania, han descubierto un rasgo que viene a añadir asombro en torno a este animal: el hecho de que el gen que determina su longevidad es el mismo que en los seres humanos provoca el envejecimiento, coincidencia genética que abre la posibilidad de tratamientos antiedad para nuestra especie.

A diferencia de la hydra, las células madre del ser humano pierden su habilidad de proliferar y formar nuevas células conforme el cuerpo envejece (de ahí, por ejemplo, la flacidez muscular que caracteriza a las personas de edad avanzada).

En el caso del mencionado pólipo, el gen FoxO podría estar ligado con la producción de células madre y, lo que es más interesante, con cierta supresión de su proceso de envejecimiento: en hydras cuyo gen FoxO funciona normalmente, la generación de células madre autoregenerativas se mostró prácticamente infinita, en contraste con los especímenes con alguna deficiencia en dicho gen, poseedores de una cantidad significativamente menor de células madre.

Ya en el ser humano, se ha encontrado que personas que han vivido más de 100 años tienen también una intensa actividad del mismo gen, por lo cual la relación entre este y la vida larga parece ya evidente, aunque no totalmente aclarada, sobre todo porque su comprobación requiere manipular personas genéticamente, tal y como se hizo con ejemplares de hydra.

De profundizarse en este hallazgo, quizá las propiedades del gen FoxO sean la puerta a nuevas biotecnologías que incidan directamente en nuestro envejecimiento, una fuente de la eterna juventud manando en la genética.

[io9]