*

X
Elefante que reside en un zoológico de Corea del Sur ha aprendido a imitar el sonido de al menos 5 expresiones en coreano, fácilmente identificables por hablantes nativos del idioma.

Al parecer la imitación inédita de palabras humanas se ha vuelto una moda entre ciertos animales, pues a la beluga que hace unos días sorprendió al mundo diciendo la frase en inglés “get out”, se suma ahora un elefante capaz de repetir los sonidos en coreano que significan “siéntate”, “hola”, “no” y otros dos.

El descubrimiento fue realizado por un equipo de investigación dirigido por la doctora Angela Stoeger, de la Universidad de Viena, quien navegando en Internet se encontró en YouTube con el video de Koshik, un elefante que reside en el zoológico Everland de Corea del Sur.

Sorprendida por las habilidades del paquidermo, la académica se trasladó a este lugar para documentar los sonidos hechos por Koshik, grabación que después puso a hablantes nativos de coreano para que identificaran las palabras ahí pronunciadas (quienes, además, nada sabían del elefante).

Para sorpresa de Stoeger y su equipo, la mayoría de los voluntarios coincidió en que ahí podían escucharse al menos 5 palabras en coreano: "annyeong" (hola); "anja" (siéntate); "aniya" (no); "nuwo" (recuéstate) y "choah" (bueno), dichas con las dos cualidades que caracterizan el lenguaje humano, el tono y el timbre, inusuales entre los elefantes, cuyos sonidos son más bien profundos.

“No tenemos rayos X, así que no sabemos realmente qué está pasando al interior de su boca, pero [Koshik] ha inventado una nueva manera de producción de sonido que corresponde sus vocalizaciones con las de sus compañía humana”, declaró Stoeger al respecto, aludiendo a las personas con quienes el elefante tiene contacto frecuente en el zoológico

Asimismo, los investigadores piensan que los sonidos son solo una imitación, de los cuales el elefante no comprende el significado.

 

[BBC]

El pene de este caracol puede ser tan grande como su cuerpo (algo que le da más problemas que placer)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/09/2012

El Dolichophallus, conocido popularmente como caracol banana por su forma y color, es uno de los animales con el pene más grande del reino animal, en proporción con sus dimensiones, una característica que le acarrea más problemas que beneficios.

Este simpático animal es un “caracol banana”, un gastrópodo cuyo nombre en latín, Dolichophallus, significa, literalmente, “pene largo”. La razón es obvia: en proporción con su cuerpo, cuenta con uno de los miembros más extensos del reino animal, tanto, que su longitud puede llegar a igualar la de su cuerpo entero.

Y por si esto no fuera suficientemente sorprendente, en el terreno sexual esta especie de caracoles destacan por otra característica: son hermafroditas, es decir, los especímenes cuentan al mismo tiempo con los órganos reproductores de una hembra y de un macho. Hay un momento durante la cópula que los penes de los involucrados comienzan a asomarse por encima de sus cabezas, en un acto que tardar varias horas en consumarse.

Como se ve, la combinación de estos dos rasgos ―el hermafroditismo y la notable longitud de su pene― da al caracol más problemas que placer, pues al final de la cópula uno de los caracoles intenta desprenderse de sus genitales masculinos, lo cual se dificulta en el caso de especímenes de gran tamaño, situación en la que la pareja, amablemente, se ofrece a masticar los órganos para ayudarle al otro a quitárselos de encima.

Quizá, después de todo, tener un pene tan grande no sea lo mejor que puede ocurrirle a un animal.

[Guardian]