*

X

Kim Dotcom demandará al gobierno de Estados Unidos y a Hollywood para ofrecer Internet gratuito en Nueva Zelanda

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 11/05/2012

Kim Dotcom planea recuperar su fortuna al demandar al gobierno de los Estados Unidos y varios estudios de Hollywood por “la destrucción política e ilegal” de Megaupload; de ganar, sería posible ofrecer Internet gratuito a todos los usuarios domésticos de Nueva Zelanda.

Luego del polémico proceso jurídico que llevó a Kim Dot Com, el dueño de Megaupload, a exiliarse en Nueva Zelanda, este empresario dio a conocer un plan para proveer Internet gratuito, esto porque demandará a varios estudios cinematográficos de Hollywood e incluso al gobierno de Estados Unidos.

Kim Schmitz, de origen alemán pero residente durante varios años en Hong Kong, busca recuperar su fortuna perdida luego de la caída de Megaupload con una compañía que llevaría un cable de fibra óptica a través del Pacífico hacia Estados Unidos, con lo cual el ancho de banda de Nueva Zelanda se duplicaría.

Sin embargo, lo verdaderamente atractivo del negocio es que los usuarios domésticos de Internet podrán acceder gratuitamente al servicio porque un parte importante del capital de la empresa la proveerán estudios cinematográficos estadounidenses y aun el mismo gobierno de este país, a quienes Dotcom piensa demandar por “la destrucción política e ilegal” de su compañía.

Sin duda un plan arriesgado y audaz que, de nuevo, vuelve a plantear el dilema de a quién pertenecen verdaderamente los bienes intelectuales, sobre todo en Internet, cuyo contenido en buena medida se compone de estos.

[Guardian]

Te podría interesar:
Estudio de la firma Nielsen revela, entre otras cosas, que las redes sociales y la ubicua presencia de Internet en la vida cotidiana contemporánea han modificado uno de los momentos más propiamente humanos: la ida y estancia en el cuarto del retrete mientras se evacúa.

 

El viaje al sitio donde se realizan las necesidades de la evacuación corporal es algo que el ser humano hace todos los días, en varias ocasiones, desde siempre. Quizá por esto, se trata de un buen parámetro para descubrir los detalles que lo caracterizan en distintos momentos de su historia: la manera en que alguien se entretiene mientras, según reza la expresión barroca, “se hace del cuerpo”, revela parcialmente tanto algunos aspectos de su personalidad como también de la sociedad a la que pertenece.

En este sentido y con la casi omnipresencia que Internet tiene en nuestra vida cotidiana, parece comprensible que, según un estudio reciente llevado a cabo por la firma Nielsen, las redes sociales hayan modificado sustancialmente nuestros hábitos higiénicos, particularmente al momento de defecar.

Sitios como Twitter, Facebook y Pinterest —que de algún modo también requieren de una atención sostenida por la incesante actualización de su contenido— han provocado que, al menos en Estados Unids, 3 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 24 años se conecten a alguna red social mientras se encuentran en el excusado, experiencia que resulta satisfactoria en un 76% de los que la realizan.

Resultados poco alentadores para la industria de las revistas de moda y contenido banal, que parecen condenadas a perder su protagonismo en un lugar tan importante como el cuarto del retrete.

[Slate]