*

X

Investigadores desarrollan nano-piel capaz de regenerarse a sí misma

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/26/2012

Gracias a la nanotecnología, investigadores de Stanford desarrollan un tejido sintético capaz de regenarse a sí mismo, conducir electricidad y sensible al tacto, que posiblemente se utilice en prótesis de miembros humanos.

Las promesas de la biotecnología son muchas y muy ambiciosas, algunas de ellas enfocadas en la sustitución de tejidos que por alguna razón trágica —accidentes, enfermedades, etc.— quedan dañados y, hasta ahora, sin posibilidad de cura. Por otro lado, una tendencia paralela es mejorar por vía del desarrollo científico las capacidades corporales del ser humano, extenderlas más allá de sus límites y crear una especie en que la materia orgánica y la cibernética se unan simbióticamente para conseguir habilidades impensadas.

Este es un poco el caso de una nueva piel desarrollada por investigadores de la Universidad de Stanford, quienes desarrollaron un tejido flexible, resistente al agua, capaz de regenerarse a sí mismo, conducir electricidad y, además de todo, sensible al tacto.

Se trata de un polímero combinado con piel que utiliza enlaces de hidrógeno, los cuales se rompen y se reforman fácil y reversiblemente, conectándose con sus propias moléculas, gracias a lo cual la superficie puede rasgarse con una navaja y sin embargo restituirse a temperatura ambiente. Asimismo, añadiendo partículas de níquel, se consiguió su capacidad conductora de electricidad. La posibilidad del tacto se obtuvo en la respuesta a la presión que provoca la resistencia a la conducción eléctrica.

Los investigadores —Benjamin C-K. Tee, Chao Wang, Ranulfo Allen y Zhenan Bao— esperan que eventualmente este nueva piel pueda utilizarse en prótesis de miembros humanos, aunque, en lo inmediato, parece que servirá para mejorar dispositivos electrónicos que trabajan conjuntamente con la piel, como los monitores portátiles de frecuencia cardiaca.

[Discover Magazine]

Te podría interesar:

Astrónomos encuentran “Santo Grial” que podría explicar la formación de nuestro sistema solar

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/26/2012

Astrónomos documentan, por primera vez en la historia, el nacimiento de una estrella, lo cual también da pistas sobre la formación de nuestro propio sistema solar.

La formación del universo es, fuera de toda duda, uno de los procesos más enigmáticos que desafían las capacidades humanas de conocimiento e investigación del mundo en el que vivimos, de ahí que cualquier indicio que se tenga al respecto contribuya a entender mejor cómo, aparentemente de la nada, surgió nuestra residencia en el cosmos.

En este sentido, un grupo de astrónomos en Estados Unidos encontró un “Santo Grial” que podría arrojar luz sobre la manera en que se formó nuestro sistema solar.

Por primera vez en la historia de la astronomía, se registró el nacimiento de una estrella a partir de una combinación de gas y polvo. La “pequeña” tiene tan solo 300 mil años de edad (nuestro Sol ronda los 6 mil millones) y se encuentra a 450 años luz de la Tierra, en la constelación de Tauro. Su importancia radica en que el surgimiento de un astro de este tipo, justo porque nunca antes había sido documentado, era una especie de eslabón perdido en la información que se tiene sobre la evolución del universo.

Entre otros aspectos, el comportamiento de la estrella —denominada L1527 IRS— revela algunas pistas sobre las etapas propias de la formación de un sistema solar. De entrada se ha observado que el joven astro está rodeado de un disco de material cósmico cuya velocidad de rotación cambia según la distancia a la que se encuentre este mismo, un poco de la misma manera en que las órbitas de los planetas varían según la cercanía o lejanía que tengan con respecto al Sol.

Para Hsin-Fang Chiang, investigador post-doctoral en la Universidad de Illinois, este patrón, conocido como rotación kepleriana, “marca uno de los primeros pasos esenciales para la formación de planetas”. John Tobin, por su parte, estudiante en el Observatorio de West Virginia, piensa que dicho proto-sistema tiene muchas de las características que, se supone, nuestro sistema solar tuvo en etapas más tempranas.

En cuanto al mote de “Santo Grial”, quizá este se deba a la figura que la estrella y el disco que la rodea trazan.

[Daily Mail]