*

X

Inspector del Campeonato de Salto en Trampolín Topless Femenino, ¿el mejor trabajo del mundo?

Salud

Por: pijamasurf - 10/24/2012

Alguien tiene que ser el Inspector de seguridad y salud del Campeonato Mundial de Salto en Trampolín Topless Femenino y ese hombre es Lars Larsen.

Cuidar e inspeccionar a las chicas del Campeonato Mundial de Salto en Trampolín Topless podria ser el mejor trabajo del mundo. Estar con estas hermosas y saltarinas chicas semidesnudas todo el día en una especie de idilio sería para muchos hombres un sueño hecho realidad. 

El hombre que ocupa este puesto es el afortunado Lars Larsen quien parece haber ganado la confianza de las chicas (y la lotería de paso) y es mimado constantemente por sus dulces atenciones. Supuestamente elegido como el hombre con el mejor trabajo del mundo, Lars lo toma en serio aunque se da tiempo para tocar canciones de cuna para las chicas con su ukulele.

¿Existe el Campeonato Mundial de Salto en Trampolín Topless? Existe pero solo para generar conciencia en torno al cáncer de mama en hombres, un fenómeno que ha pasado desapercibido en los medios pero que afecta a algunos hombres, puesto que, como dice Lars "los hombres tienen pechos y entonces pueden contraer cáncer".

 [Topless Female Trampolining World Championships]

Este traje muestra a los jóvenes en carne propia lo que se siente ser viejo

Salud

Por: pijamasurf - 10/24/2012

Instituciones alemanas desarrollan traje que imita las sensaciones de la vejez: la torpeza de los miembros, la visión borrosa, las capacidades disminuidas; un ejercicio empático y médico para entender mejor dicha etapa de la vida.

Hasta ahora, para saber lo que se siente ser viejo, la única alternativa existente era esperar a envejecer, esperar el paulatino pero inevitable decaimiento de los músculos y los miembros, la pérdida de las capacidades, el cansino abandono de la fuerza física.

Pero gracias a un desarrollo del Meyer-Hentschel Institut y un centro geriátrico de Berlín, es posible conocer dicho estado antes de su arribo, esto gracias al “Traje de Edad” que imita las sensaciones que ocurren durante el proceso de envejecimiento.

Dentro del casco, los sonidos se distorsionan y la visión se nubla. En el traje, pesas distribuidas en los miembros ralentizan el movimiento, y en las manos los gruesos guantes están diseñados para dificultar la interacción con los objetos.

Algunas personas seleccionadas para probar el traje describieron la experiencia como “claustrofóbica”, sintiendo en carne propia el conflicto de los ancianos que tienen plena conciencia de lo que hacen, con objetivos claros de sus acciones, pero cuyo cuerpo simplemente ha perdido la destreza física de antaño y hace de la torpeza el sello de sus movimientos.

El dispositivo está pensando para estudiantes de medicina que se especializarán en el trato de las personas de edad avanzada y, en buena medida, se trata de un ejercicio empático para entender mejor lo que objetivamente se siente ser viejo.

[Co.Design]