*

X

Discapacitado reclama a político el lugar reservado de estacionamiento; este le revienta las llantas

Política

Por: pijamasurf - 10/07/2012

En Italia, un miembro del Popolo della Libertà, el partido de Silvio Berlusconi, no soportó que un hombre discapacitado le pidiera quitar su automóvil del lugar reservado para quienes padecen esta condición y, como respuesta, reventó con un cuchillo dos neumáticos del otro vehículo.

Para desgracia de los italianos, la corrupción de sus políticos en uno de los rasgos que los distingue ante el resto de mundo. A partir del nefasto ejemplo de Silvio Berlusconi, que dedicó varios años a fijar la tradición del cinismo y el escándalo públicos amparado en el poder de su investidura, la clase política italiano ha ido descendiendo en una espiral de soberbia que termina perjudicando a sus gobernados.

En un claro ejemplo de esta actitud, Antonio Piazza, un miembro del partido que preside Berlusconi, Popolo della Libertà, fue sorprendido por el sistema de videovigilancia de Lecco (una ciudad en Lombardía, al norte de Milán) reventando las llantas de un automóvil, un modesto Renault perteneciente a un hombre que tuvo el atrevimiento de denunciar al político por estacionarse durante tres años en el lugar reservado para las personas con alguna discapacidad motriz.

El denunciante mismo, Giuseppe Scuderi, es discapacitado, por lo que se encontraba en todo su derecho de reclamar para sí el lugar de estacionamiento ocupado por el ostentoso Jaguar de Piazza; luego de pedírselo educadamente y ante la iracunda reacción del político, Scuderi se vio obligado a pedir el auxilio de la policía, uno de cuyos agentes le concedió la razón y obligó a Piazza a mover su vehículo y pagar una multa de 80 euros.

Con esto Scuderi creyó poner fin a más de 3 años de abuso, tiempo durante el cual Piazza estacionó siempre su automóvil en el lugar reservado solo porque este queda a pie del lugar donde despacha.

Pero para Piazza el incidente no terminó ahí. Un par de horas después de discutir con el hombre y supuestamente haberse retirado, bajó sus oficinas con cuchillo en mano y, olvidando el sistema de circuito cerrado de televisión, desinfló y dejó inutilizados los dos neumáticos frontales del otro automóvil.

Luego de ser exhibido en tan arrogante y despreciable acción, el político se disculpó públicamente diciendo que había sido presa de un ataque de ira y que “hay personas que hacen peores cosas”.

[Telegraph]

Te podría interesar:

Ley en Estados Unidos busca castigar con 1 año de cárcel a quienes no crean en Dios

Política

Por: pijamasurf - 10/07/2012

Proyecto de ley impulsado en Kentucky castigaría a todo ciudadano estadounidense que no reconozca que la seguridad nacional del país descansa sobre todo en Dios Todopoderoso, una clara persecución contra el ateísmo que viola algunos de los principios jurídicos más elementales de Estados Unidos.

Aunque usualmente Estados Unidos se considera uno de los países más liberales del mapa geopolítico internacional, de vez en cuando surgen expresiones radicalmente conservadoras que dejan ver esa raíz que también pervive en la cultura política estadounidense.

Recientemente, un proyecto de ley en Kentucky ha causado polémica porque busca castigar con 1 año de prisión a toda aquella persona que no crea en Dios.

La reforma se da en el marco de la legislación de seguridad nacional, en la cual se espera que un ciudadano reconozca la seguridad que ofrece Dios Todopoderoso o, en caso contrario, se atenga a la posibilidad de pasar 12 meses tras las rejas.

Tom Riner, impulsor de esta ley, ha sido duramente criticado por el proyecto, que viola claramente la Primera Enmienda de la constitución estadounidense que garantiza la separación de poderes entre el Estado y la Iglesia, además de la libertad de conciencia que también consigna la legislación del país.

De aprobarse, la ley obligaría a instalar una placa en las afueras del edificio de Seguridad Nacional con la inscripción “La seguridad y protección de la Unión no se puede conseguir lejos de la confianza en Dios Todopoderoso”, y la pena de al menos 1 año en prisión recaería en toda aquella persona que se quejara formalmente de esta frase.

[Alternet]