*

X

La exitosa incursión de 8 animales en la política

Por: corrector - 10/23/2012

Quizá parezca extraño y hasta una equivocación si en la boleta electoral aparece la cara de un rinoceronte o de una mula, pero en distintas latitudes del orbe, varios animales, cobijados por el cariño de la gente, han ocupado cargos públicos de elección popular.

Estas especies han ocupado diversos cargos políticos como una tipo de manifestación de los votantes contra la deshonestidad de los gobernantes o debido a la falta de práctica en este tipo de ejercicios sociales. Quizá te parezca irreal, pero muchos animales recibieron  miles de votos sin importar su condición, muchos bajo el argumento de que, en comparación a los humanos, los animales se conducen por la vida con más nobleza y sentido de amor por sus semejantes. 

Iniciatus

Existen varios rumores sobre este caballo, el favorito del célebre emperador romano Calígula. Después de que su dueño fuese asesinado, el corcel ocupó una senaduría y, con ello, todos los lujos que ello implica: un establo de mármol, un grupo de sirvientes a su entera disposición, se alimentaba de avena mezclada con escamas de oro. En reiteradas ocasiones se organizaban majestuosas cenas en el establo de Iniciatus. Algunos dicen que el caballo era una sátira sobre la falsedad en la vida política de la época. De cualquier manera, él ha sido el funcionario no-humano más famoso de todos los tiempos.

 

Pigasus

En 1968, comenzó su carrera política en la Convención Nacional Demócrata. Fue el candidato oficial del Yippies —Partido Internacional de la Juventud—. En general, los candidatos elegidos se “comen” a la gente, pero con Pigasus sucedió lo contrario. Debido a sus condiciones porcinas, fue imposible que realizara actos de campaña por la ciudad de Chicago, ya que las autoridades lo consideraban ganado. Tiempo después de haber sido un candidato oficial, una sociedad contra el maltrato animal lo liberó del oscuro mundo de la política y sus dueños fueron llevados a la cárcel.

 

Lucy Lou

Este afelpado Border Collie se postuló para la alcaldía de Rabbit Hash, Kentucky. En un inicio el cargo lo ostentaba un labrador negro, pero tiempo después, tras recibir 8 mil votos, Lucy Lou se convirtió en la máxima autoridad de su pueblo.

 

Cacareco

Todo comenzó en Brasil en el año de 1958, donde un rinoceronte llamado Cacareco fue lanzado como candidato para la elección del Concejo Municipal de Sao Paulo.

Por su parte, la gente estaba harta de la corrupción de sus políticos, por lo que el rinoceronte obtuvo 100 mil votos que, a manera de protesta, se obtuvieron para incomodar a la clase política humana.

 

 Tiao

No todas las historias de animales políticos son tan inspiradoras como la de Cacareco. La candidatura de este primate estuvo respaldada, en la década de los 80, por el Partido del Plátano de Brasil. Bajo la frase “Vota por el chango, vuélvete chango”, el partido criticó a la clase política de su país. El candidato del Partido del Plátano quedó en tercer lugar, pero lo triste para los votantes fue cuando se supo que Tiao era un chimpancé, que es un simio y no un chango.

 

Tuxedo Stan y su noble derrota

El truco para campañas políticas de animales es mantenerlos fuera de problemas. Stan, un gato de raza tuxedo, recientemente compitió por la alcaldía de Halifax, tratando de obtener la mayor atención a los gatos de la calle de esta región. Los servicios de esterilización y castración escasean y pocos habitantes se ocupan de los felinos. El resultado: explosión demográfica gatuna. Desgraciadamente, el candidato Anderson Cooper unió a su equipo de campaña a Stan y ni esta estrategia le sirvió para ganar la elección.

 

Billy y Tai

Los ciudadanos de Whangamomona, Nueva Zelanda, en un episodio de su historia, decidieron declararse independientes y separarse de los poderes “comunes y corrientes”, por lo que eligieron de presidente a una cabra llamada Billy que estuvo en el cargo durante 4 años. Por su parte, Tai, un poodle, la mascota de un propietario de un bar, ocupó el cargo de Billy, aunque, por desgracia, sufrió un intento de asesinato y abandonó el puesto. Actualmente un hombre que se hace llamar Murtle “The Turtle” Kennard es el presidente de Whangamomona.

 

Boston Curtis

En 1938 los republicanos estaban encantados de ver que Boston Curtis había ganado la elección de miembro del comité de Milton, Washington, pero la ilusión se desvaneció cuando se dieron cuenta de que su candidato era una mula. El motivo de la candidatura de la mula fue demostrar que un animal puede ganar unas elecciones anticipadas cuando la gente no está informada y no existe un digno representante.

[io9

Te podría interesar:

TOP 10: experimentos psicológicos que salieron de control

Por: pijamasurf - 10/23/2012

10 experimentos que de algún modo revelan la existencia de esas potencias que al menor descuido se apoderan de la frágil mente humana, ese juguete de fuerzas que nunca creeríamos que también nos habitan y forman parte de nosotros.

La mente humana —que de algún modo experimentamos como un teatro— se compone de elementos que fácilmente podemos manipular, sea con variaciones de la propia percepción o con agentes externos que, como los químicos, intervienen directamente en las estructuras del cerebro.

Sin embargo, como con todo experimento, la posibilidad de fracaso se encuentra siempre presente. Hay ocasiones en que las cosas no se resuelven como la hipótesis inicial lo planteaba y las variables salen del control de los experimentadores.

A continuación presentamos 10 experimentos que desbordaron todas las previsiones planteadas, demostrando de algún modo que la mente es, como querían los antiguos griegos, el juguete predilecto de potencias que se manifiestan solo cuando el precario dominio que ejercemos sobre ella afloja por un instante la rienda.

 

El experimento de la prisión de Stanford

En 1971, Philip Zimbardo, psicólogo en la universidad de Stanford, convocó a un grupo de estudiantes para estudiar la manera en que se asumen ciertos roles —y, secretamente, para explorar la noción del mal en el alma humana. Simulando una cárcel, algunos tomaron el papel de guardias y otros el de prisioneros, aunque sin avisarles previamente. Una mañana kafkiana los primeros fueron a los hogares de los segundos y los arrestaron, llevándolos a celdas donde los vigilaban y incluso más que eso: pasados algunos días, el poder obtenido súbitamente trastornó tanto a los guardias que pronto incurrieron en prácticas sádicas como la tortura. Apenas 6 días después de iniciado, Zimbardo se vio forzado a suspender el experimento.

 

Wendell Johnson y los huérfanos tartamudos

Tomando como sujetos de experimento a 22 niños huérfanos, 10 de ellos tartamudos, Wendell Johnson, de la universidad de Iowa, los dividió en dos grupos que recibieron, cada uno por su cuenta, terapia del lenguaje, solo que el primero con un terapista que reconocía sus progresos y el otro con uno que castigaba sus errores. Con el tiempo, los niños pertenecientes a este último grupo mostraron serias afectaciones en su salud mental e incluso algunos desarrollaron trastornos que antes no tenían. Todo esto sucedió durante seis meses 1939. En 2007, seis de los niños del grupo “negativo” recibieron una compensación de casi 1 millón de dólares por el daño causado por el experimento.

 

MK-ULTRA

El célebre proyecto MK-ULTRA de la CIA, que tenía como propósito fundamental explorar la noción y las aplicaciones del control mental, fue durante la década de los 50 y los 60 un semillero de individuos desequilibrados cuyas vidas terminaron destruidas por esta ambición de reducir a una persona —y eventualmente a cientos o miles— a un objeto sin voluntad propia.

 

Elefantes en LSD

El LSD, una de las drogas favoritas de la experimentación en la década de los 60 y los 70, enigmática en sus efectos sobre la mente, conoció también una prueba en que fue administrada a un elefante por Warren Thomas, director del Lincoln Park Zoo situado en Oklahoma. Su prueba, sin embargo, aportó poco o nada al conocimiento científico, pues el animal que recibió la dosis murió a los poco instantes entre convulsiones y estremecimientos.

 

El experimento de Milgram

Antecedente directo de Zimbardo, Stanley Milgram estaba obsesionado con el concepto de autoridad y la manera en que cualquiera lo asume casi sin reflexionar, apegándose inmediatamente a los mandatos de otro solo porque, digamos, este viste una bata (y entonces suponemos que es un médico) o se encuentra en una jerarquía social superior (categoría que, cuando se le mira de cerca, también parece bastante endeble). En particular Milgram no entendía el asunto del Holocausto, el hecho de que una persona perdiera toda piedad, compasión y demás emociones humanas y, aparentemente como si realizara una acción mecánica, matara a decenas o cientos de personas.

El experimento de Milgram consistió en pedir a una persona que hiciera preguntas a otra, a quien cada respuesta equivocada le costaba un choque eléctrico cuya intensidad aumentaba a la par de los errores, todo esto supervisado por un hombre con la aparente autoridad de un científico que conocía las razones del experimento.

Lo que no sabía la primera persona es que su contraparte era un actor que fingía el dolor sentido por las descargas eléctricas, mismas que en realidad no existían.

Para sorpresa de Milgram, había personas que siguiendo las órdenes del supervisor seguían aplicando los choques a pesar de que el hombre se retorcía de dolor y suplicaba que su agonía cesara.

 

Esquizofrénicos que dejaron de tomar sus medicinas

En los ochentas, un grupo de psicólogos de la Universidad de California diseñó un experimento para saber cómo mejorar el tratamiento de la esquizofrenia, teniendo como fase fundamental que pacientes con esta enfermedad suspendieran los medicamentos que acostumbraban consumir para mantenerla a raya. La medida fue contraproducente y casi todos vieron exacerbados sus síntomas. Incluso uno, Tony LaMadrid, saltó desde la azotea de un edificio seis años después de haber formado parte del estudio.

 

El pozo de la desesperanza

Como inspirado en una ficción de Poe o algún otro maestro del terror, el psicólogo Harry Harlow buscó arrancar su secreto al amor aislando monos en un aparato que denominó “el pozo de la desesperación”, una cámara vacía en la que el animal se encontraba privado de todo estímulo y socialización. ¿Los efectos? Ninguno otro más que la locura, manifestándose en comportamientos como que algunos animales comenzaron a comerse a sí mismos.

 

La Tercera Ola

La Tercera Ola (The Third Wave) fue el nombre que recibió un experimento a un tiempo psicológico y político, en el que se pretendió comprender cómo una sociedad democrática podría virar hacia el fascismo y el autoritarismo. Entre un grupo de estudiantes adolescentes se creó una especie de “clase privilegiada” u orden en la que eran admitidos solo unos cuantos. Y si bien, de inicio, esta circunstancia motivó a todos a esforzarse por pertenecer a dicha élite, con el tiempo sus miembros desarrollaron prácticas como la marginación y la discriminación de quienes no gozaban de dicho privilegio, comportamientos que incluso fueron llevados más allá del salón de clases. Bastaron cuatro días para que el experimento, ante la evidente falta de control, se diera por concluido.

 

Terapia de aversión a la homosexualidad

Si toda enfermedad tiene su cura y la homosexualidad es una enfermedad, entonces esta puede curarse. Víctimas de tan falsa e insostenible lógica, muchas personas en la década de los 60 asistieron a terapias que prometían curarlas de su orientación sexual y devolverlas a la “normalidad”. Técnicas entre las que destacó la “terapia de aversión”: al mismo tiempo que una persona era expuesta a imágenes homosexuales, se le daban electroshocks e inyecciones que provocaban náuseas y vómito.

 

David Reimer

Con tan solo 8 meses de edad, en 1966, David Reimer perdió su pene a causa de una circunsición mal realizada. John Money, psicólogo, sugirió entonces a sus padres que la mejor alternativa para el futuro desarrollo del pequeño David era una cirugía de cambio de sexo. Money, sin embargo, tenía intereses propios en el asunto y, sin comunicárselo a los padre, utilizó al recién nacido para probar que la identidad de género no era innata, sino una consecuencia de la educación y la interacción social. David se transformó en Brenda y aunque sus genitales tenían la apariencia de una vagina y desde siempre recibió suplementos hormonales, actuó como un niño durante toda su infancia. Esto provocó que la familia se separara. A los 14 Brenda supo la verdad, y tomó la decisión de volver a ser David, nombre con el cual se dio muerte a los 38 años.

[Brainz]